116 años junto a cada tresarroyense

ST 6. 5°
Cielo cubierto

La Ciudad

Centro de Formación Profesional 401

“El alumno recibe una formación sólida para la salida laboral”

04|11|18 10:22 hs.

“No es cuestión de decir ‘hago un cursito y listo’, tal como se decía antes. Para nada. Acá se brinda la posibilidad de que el alumno tenga una herramienta sólida de formación y capacitación para una salida laboral”. Así, con esa premisa, Carlos Otero, director del Centro de Formación Profesional 401, defendió con firmeza el amplio abanico de cursos y talleres que desde hace años ofrece la entidad. 


Desde su nacimiento, hace 26 años, y hasta la actualidad, la institución con base en Betolaza 317 ya formó, a través de las distintas opciones educativas que brinda, a unos 25 mil alumnos. Ese número es “motivo de orgullo para el Centro”, expresó Otero en diálogo con este diario. Por estos tiempos, contabilizando los más de 150 cursos a disposición, el CPF 401 cuenta con una matrícula de 1200 alumnos, una cifra que, según expresaron sus autoridades, “se viene manteniendo estable desde hace unos años”.

“Obviamente, uno quisiera que cada uno de esos 1200 alumnos consigan trabajo lo más rápido posible. Nosotros tratamos de hacer un seguimiento cuando nos llega información sobre alumnos que logran incorporarse a alguna empresa”, agregó Iván Ambrosius, regente del establecimiento, el cual está bajo convenio con la CGT Regional. 


Carlos Otero e Iván Ambrosius


El Centro de Formación Profesional, históricamente, se ha caracterizado por ofrecer talleres relacionados con el aprendizaje o capacitación en los “oficios duros”, entre ellos, mecánica, soldadura, herrería, carpintería, electricidad, plomería y tornería. 

Se trata de alternativas que se dictan en la sede ubicada en Alsina y Pringles. Sin embargo, el establecimiento, en su amplia gama, también da otras posibilidades. “Tenemos idiomas, gastronomía e informática, por citar algunas de las opciones disponibles”, indicó Ambrosius, previo a dar a conocer que, por ejemplo, en el ciclo lectivo venidero, se va a dictar el curso de Energía Fotovoltaica, el cual estará bajo la supervisión del profesor Eduardo Ramos y que dará en la Escuela Agropecuaria.

Perfil
Otero, en tanto, se refirió al perfil con el que el alumno se despide de la institución que dirige. “Más allá de tratar de conseguir algún empleo, lo que se trata es que la gente pueda mantener el que ya tiene. Es una capacitación. El egresado certifica competencias y adquiere destrezas y habilidades, ya sea para conseguir y mantener un empleo, como así también para crearlo. De eso se trata la empleabilidad”, señaló. 

El Centro mantiene un fuerte vínculo con instituciones de la ciudad, tanto educativas como intermedias, como así también existe un fuerte nexo con la comunidad del Parque Industrial. Ambrosius agregó: “Durante este año desarrollamos más de 150 cursos, no sólo en la ciudad cabecera sino también en otros lugares del distrito. Tratamos de llegar a cada localidad por pedido de las entidades intermedias, fundamentalmente, teniendo en cuenta las necesidades de la población y, además, considerando mucho el pedido de los delegados municipales”. 

75
Es la cantidad de personas que, entre administrativos, instructores y auxiliares, trabajan en el CFP 


En ese sentido, los directivos del CFP 401 se refirieron al criterio aplicado para definir la oferta educativa. Todo nace a partir de lo que se decide en la Mesa de Cogestión, de la cual participan distintos actores de la comunidad. “La Mesa se conforma con la presencia de todas las entidades intermedias, educativas, sindicales, empresariales, barriales, y fundamentalmente a través de un trabajo mancomunado que venimos haciendo año tras año, el municipio. Se trata de una pata importante de esta mesa. Allí es donde se definen los cursos y la oferta a tener en cuenta en el año venidero”, indicó Otero.  

1200 
 Es la matrícula que la entidad tiene este año entre todos los cursos disponibles 


Buscarle la vuelta 
En sus apreciaciones, tanto Ambrosius como Otero coincidieron en señalar que el Centro, sobre todo en el último tiempo, ha recibido a una importante cantidad de personas que buscan escaparle a la crisis. “Es un año particular, sin dudas, para lo que es empleo en relación de dependencia. Vemos que hay un incremento de demanda en gente que busca hacer los cursos para poder conseguir trabajo. Uno de los factores importantes por lo que eso sucede es la coyuntura y el momento que se vive actualmente”, indicó el director del CFP. 

En tanto, el regente manifestó: “No sólo se trata de inclusión laboral, sino que hay gente que busca perfeccionarse en algo que ya sabe y conoce. Buscamos también que la persona se actualice y le sume mayores conocimientos a los que ya tiene”. Puntualizó que “los de gastronomía son cursos de mucha demanda. Los de informática, idiomas y los de servicios personales, como peluquería, generan también mucho interés. En general, sucede con todos los cursos en las distintas especialidades”. 

“Tratamos de llegar en base a la demanda de la comunidad y a los pedidos de la comunidad. Año tras año venimos creciendo y notamos la falta de trabajo que existe, tanto en el país como en la ciudad. Vemos que el mercado laboral en Tres Arroyos es muy escaso. Entonces nosotros tenemos la posibilidad de darle una herramienta a esas personas que han quedado sin trabajo y quieren obtener uno”, remarcó Ambrosius, quien acotó: “También hay casos que comenzaron un determinado curso trabajando en relación de dependencia y hoy están en forma independiente”. 

El Centro de Formación Profesional, además, cuenta con un plantel numeroso de instructores y auxiliares encargados de dictar los distintos cursos. “Trabajamos codo a codo con los instructores y, año tras año, buscamos jerarquizarnos con personal de calidad”, valoró Otero.