La Ciudad

Marcos Rospide

La Escribanía de Gobierno “le da herramientas a los vecinos”

14|11|18 10:40 hs.

El escribano general bonaerense Marcos Rospide visitó LA VOZ DEL PUEBLO junto a la diputada provincial de Cambiemos, Laura Aprile y al concejal Enrique Groenenberg. Fue luego del acto que encabezó ayer en la Municipalidad, donde se entregaron 70 títulos de propiedad a vecinos de nuestra ciudad. 


El funcionario conoce bien nuestra ciudad en la que tiene familiares de su esposa, por lo que la charla discurrió entre el recuerdo de una nota publicada en este diario en el que el funcionario aparecía jugando al golf y otros comentarios relacionados a los lazos fuertes que lo unen con la ciudad. 

Después de entregar 70 escrituras a familias tresarroyenses en el Palacio Municipal -que suman en total unas 350- el escribano general de la provincia de Buenos Aires conversó sobre las funciones en las que el área que dirige tiene competencia. Rospide explicó que encontraron desidia en Escribanía General de Gobierno al inicio de la gestión de la gobernadora María Eugenia Vidal. 

Dijo que se trabajaba sobre el pedido de los intendentes y siempre que éstos tuvieran la necesidad de realizar un acto para entregar las escrituras que los conciudadanos les solicitaban. “Cambiamos esa estructura a la que le dimos la impronta de hacer dos visitas por año por municipio, como mínimo”, señaló.

Rospide explicó que encontraron desidia en Escribanía General de Gobierno al inicio de la gestión de la gobernadora María Eugenia Vidal


Operatorias 
Hay operatorias del Instituto de la Vivienda, muchas construidas en los años ‘80 y que siguen sin escriturarse. También hay distintas etapas que deben cumplir los residentes en barrios como la titularidad de la tierra, los planos y después las escrituras, algunas se subdividen por propiedad horizontal, otras subdividen individualmente cada inmueble, depende la operatoria y el trámite en el que esté.  

La prescripción administrativa 
Hay una herramienta importante para los municipios cuando tienen tierras que se desconocen los propietarios, que las han abandonado o no tienen herederos que es la prescripción administrativa. “Es una importante herramienta para recuperar la tierra y destinarla a alguna finalidad que tiene el municipio, siempre con fines sociales. Cuando el municipio o la provincia requiere la intervención de la Escribanía General de Gobierno la pauta fundamental para poder intervenir es el interés social que siempre debe estar declarado para que nosotros tengamos intervención”, manifestó Rospide. 

El escribano general aclaró que hay que tener en cuenta el procedimiento de la prescripción administrativa que opera con el decreto o con la ordenanza municipal, la Escribanía protocoliza esos trámites y los manda a inscribir al registro de la propiedad para darle publicidad, pero ya está operada la prescripción desde el momento en que se elevó el decreto o sancionó la ordenanza. “El control tiene que estar en este momento”, expresó. 

“Cambiamos esa estructura a la que le dimos la impronta de hacer dos visitas por año por municipio, como mínimo”


Funciones en la provincia
Entre las funciones de la Escribanía General de Gobierno, históricamente interviene en los actos en los que la provincia es parte: jura de los ministros para asumir los cargos, jura del vicegobernador en los casos que la gobernadora delega sus funciones, todas las escrituras de los Ministerios -es depositaria de todos los títulos de propiedad de la provincia- donaciones, ventas, compras en todos los actos notariales. 

También en los sorteos de lotería -hay cuatro por día inclusive los sábados-, las licitaciones, actas de constatación a pedido de ministerios, direcciones provinciales y de gobernación. La escribanía interviene en las compras que hace la Suprema Corte para destinar a la Justicia. 

“Tenemos para escriturar la Catedral de Morón que no se había hecho el trámite, estamos llevando el viernes la escritura del Palacio Municipal de Pinamar -que todavía estaba a nombre de General Madariaga-, hay concejos deliberantes que no están escriturados, escuelas y barrios que están en terrenos particulares hace más de 20 años, muchas problemáticas de regularización dominial que estamos ordenando”, explicó el escribano general. 

En este sentido, agregó que “nos tenemos que enterar -porque no hacemos un relevamiento en toda la provincia- y conocer si la persona que está en un determinado inmueble tiene la propiedad del mismo, para informarnos, es una herramienta que los municipios y la gente tienen. La Escribanía es gratuita para los vecinos -con determinadas condiciones- hay inmuebles que se vendieron solo con un boleto. 

Por eso “los municipios reciben la información que nos mandan y nosotros escrituramos, lo que hace a la regularidad y legalidad de los trámites”, finalizó. Otra función que destacó es la de la “regularización de asociaciones civiles, como los clubes que no pueden conseguir préstamos, subsidios o ayudas determinadas porque no tienen la propiedad a su nombre”. 

Presentación de declaraciones juradas
Cuando el escribano general Marcos Rospide asumió su cargo, la gobernadora María Eugenia Vidal le solicitó ocuparse de las declaraciones juradas porque hasta diciembre de 2015 había 600 funcionarios que presentaban esta documentación y, hoy son más de 40.000 los que presentan sus declaraciones. 

El trámite se hacía en forma presencial en la Escribanía General lo que generaba enormes costos al Estado-cuando comenzó la gestión de Vidal de 600 pasaron a ser 25.000 los funcionarios que la entregaron-. El documento era escrito y se firmaba en las dependencias de la cartera por lo que el gasto era desproporcionado porque generalmente el recurso era oficial. 

“La gobernadora-con buena visión-desarrolló un sistema online, la Escribanía es la depositaria del sistema y de guardar la información”. Hay dos clases de Declaración Jurada, la reservada y la pública que puede consultar cualquier vecino en la página de la Escribanía General de Gobierno o de la Oficina de Fortalecimiento Institucional (OFI), y la reservada sólo a pedido de una orden judicial. 

Todos los funcionarios presentan las dos Declaraciones Juradas, solo que por cuestiones de seguridad en la reservada se consignan las direcciones, datos catastrales, números de tarjetas o de cuentas bancarias, pero los bienes se declaran todos y son públicos. “Las declaraciones juradas públicas mencionan qué bienes tienen, en qué localidad están y en la reservada aparecen los domicilios”, mencionó a modo de ejemplo, “el patrimonio es público, declaran la propiedad que poseen y la valuación fiscal, pero el domicilio no se publicita queda en la reservada, datos de las cuentas bancarias, toda información que está”. 

La diputada Laura Aprile indicó que “la declaración jurada que propone la ordenanza vigente en Tres Arroyos es extemporaria”. 

Asimismo, la legisladora acotó: “Hoy no se tendría que discutir esto, los funcionarios públicos tenemos que rendir cuentas, no esperar a que alguien nos pida esa información, sino brindarla porque es pública. Escuchaba a los concejales decir que no era posible porque el concejal no manejaba presupuesto, pero eso nada tiene que ver, me sorprende que haya tanta resistencia en aprobar algo que es transparencia”. 

El funcionario provincial explicó que se firmaron convenios con los municipios de Quilmes y Berisso, que presentaron sus Declaraciones Juradas a través de la Escribanía General de Gobierno.