Sociales

Encuentro de Escultores en San Cayetano

Los artistas pasan, el legado queda

14|11|18 20:51 hs.

La semana pasada, en paralelo al 4º Encuentro de Custodios del Territorio que se desarrolló en San Cayetano, el director de Cultura de ese municipio, Alan Arias, invitó a artistas de la región a llevar a cabo un Encuentro de Escultores, actividad que se desarrolló desde el lunes 5 al viernes 9 y que dejó un invaluable legado para el balneario de la localidad. 




Alan, reconocido artista tresarroyense que ha embellecido nuestra ciudad con algunas obras que lo trascenderán, esta vez solo ofició de anfitrión de sus colegas, que llegaron desde diferentes puntos de la zona. Entre ellos estaba el tresarroyense Bautista Pellegrino, el necochense Germán Hary, Juan Sacco de Mar del Plata, la pringlense Mary Irigoyen, Silvia Azpiazu de Laprida, y los sancayetanenses Andrés Agel y Cristian Green. 



En diálogo con LA VOZ DEL PUEBLO, Alan contó que “me llevó mucho tiempo organizarlo. Lo más difícil fue conseguir los insumos referidos a lo que es chatarra, pero me dieron una mano empresas locales como Retensur, Metalúrgica Echeverri y algunos particulares como Javier Francois y Federico Morán”. 



Sobre la temática elegida para las esculturas, la elección fueron las aves, aprovechando la presencia de los asistentes al encuentro de Custodios del Territorio y sobre todo de Tito Narosky, uno de los ornitólogos más reconocidos del país, autor de la Guía de Aves Argentinas, quien dio “una charla muy emocionante, ya que es un hombre que ha pasado su vida avistando aves, y tiene un hablar pausado que genera cosas muy lindas en los que lo escuchan. Fue un placer escucharlo”, afirmó Alan.



El legado 
Basta con ver las fotos para notar la calidad de los trabajos realizados, un legado artístico que quedará emplazado en la entrada al balneario, en la plaza principal. “El patrimonio que dejaron es increíble, enriquece a la localidad. La idea es que estén emplazadas antes de febrero, ya que el balneario cumple 50 años. Hay un cauquén colorado de 4 metros de alto, un martín pescador, un cisne, un flamenco, un ñandú y un pato silvestre en posición de vuelo”. 



Alan también se encargó de resaltar el profesionalismo con que los artistas encararon sus trabajos, quienes “trabajaron 8 horas por día, dejando una obra espectacular. Convoqué amigos y eso es lo lindo, poder confiar en ellos y verlos comprometidos, trabajando desde el alma, dejando todo”. 

Las esculturas ya están en la plaza del ingreso al balneario, y en breve serán emplazadas en su lugar definitivo


Sobre el final, Alan se mostró emocionado y feliz por la semana vivida, que culminó el viernes con una exposición de los escultores, quienes contaron al público como hicieron sus obras, de qué se trataban los materiales empleados, y fueron reconocidos de la UNICEN.