La Ciudad

Angélica Fernández

"En la sociedad actual se torna más complejo cumplir con la misión original"

21|11|18 11:00 hs.


Ayer por la mañana se ofició una misa para conmemorar el 125º aniversario de la Congregación Hijas de Nuestra Señora de Luján. En la oportunidad, y acompañando a la comunidad educativa del Colegio Nuestra Señora de Luján, donde se llevó a cabo la ceremonia, estuvo la madre general Angélica Fernández, quien fue parte de la especial jornada. 

Previo al inicio de la actividad prevista desde el establecimiento, Fernández dialogó con este diario y se refirió a la particular jornada celebrada ayer. “En esta semana, que es muy especial para la Congregación, voy a acompañar a las distintas comunidades”, indicó. 

En tanto, la madre general sostuvo que durante todo el año se realizaron actividades en el marco del arribo de los 125 años de la Congregación. “La Argentina tiene 208 años y la Congregación tiene 125. Hemos transcurrido muchísimo tiempo de la historia de este país. Crecimos junto con la Argentina”, remarcó Fernández. 

Entre sus apreciaciones, manifestó que la Congregación Hijas de Nuestra Señora de Luján “tiene nueve colegios dentro de la provincia de Buenos Aires, los cuales funcionan y trabajan muy bien”. 

“Es importante esta comunidad. Gran parte de las hermanas son mayores, pero contamos con laicas que son consagradas a las Hijas de Nuestra Señora de Luján. Este sábado 24, en la Casa General de La Plata, veinte laicas reciben la admisión, quienes están trabajando en nuestras comunidades que siguen nuestro carisma”, aseguró. 

Posteriormente, dejó en claro cuál son las formas que se ponen en práctica para mantener vigente los valores iniciales de la Congregación. “A estas laicas las formamos y las acompañamos. La representante legal, las dos directivos de Primario y Secundario son laicas consagradas. Ellas van impregnando el espíritu, tal como lo hicieron las hermanas en otro tiempo”, subrayó. 

“En cada una de las comunidades vemos como esas laicas consagradas van conduciendo los establecimientos. Y nosotros acompañamos y asistimos en momentos especiales”, manifestó. 

Momento complejo 
En sus consideraciones, puso de relieve que en el actual contexto de la sociedad “se torna más difícil cumplir con la misión original”. Y en ese sentido, dijo: “Son otros tiempos de la historia. Antes era difícil por los comienzos. Y hoy también es complejo porque no hay hermanas. No hay religiosas”. 

“Los colegios son muy grandes y la sociedad también está muy compleja. El hecho de formar laicas es nuestro principal de desafío, siempre con la idea de que conduzcan y sigan con nuestro carisma y nuestros principios”, puntualizó. 

A su vez, expresó: “Hoy la realidad es otra. La semana pasada estuve en Salto, donde el padre Pepe fundó un centro barrial para atender a drogadependientes y a todas las necesidades que tiene el barrio. Es otra realidad y otro desafío teniendo en cuenta el momento de que vive la sociedad”. 

Finalmente, la madre general puso de relieve que “nosotros seguimos los valores cristianos. Esos valores tienen 2018 años y van a perdurar por gracia de Dios. Entonces, lo que hacemos es aggiornar y poner en práctica los valores cristianos, tales como respeto, paz, amor y solidaridad en las necesidades que hoy tiene la sociedad”.     

Te interesaría leer