La Ciudad

Analizaron el incumplimiento del pliego

Borneo, "en marzo consideraremos si se puede seguir con el plan del proyecto".

24|11|18 11:50 hs.

FOTOS FERNANDO CATALANO


Los concejales del Movimiento Vecinal pidieron a La Voz del Pueblo explicar cómo resolvió el municipio concederle el permiso a Borneo para instalar por una temporada un container, para reemplazar las obras que no pudo hacer, en el marco de un incumplimiento del contrato de explotación al que accedió por una licitación pública en 2017.

Priorizar el servicio 

El concejal Luis Zorrilla que integra la comisión de Turismo, señaló que “creíamos que estaba bueno que de nuestra voz salgan los motivos por los cuales habían habido algunas excepciones”. 

Tras afirmar que coinciden con su compañero de bancada, Santiago Orfanó, indicó que “la decisión que se tomó con el caso de Borneo fue no tomar decisiones de rescindir una concesión -o tomar medidas más duras- y sí priorizar el servicio turístico”. 

Sostuvo que se le permitió continuar con la concesión “tomando en cuenta el escenario económico”. Plantearon que ante la disparada del dólar “cualquier inversión que haya que hacer cambia drásticamente”. 

El oficialismo también tomó en cuenta –con su ex director de Turismo- que por “cuestiones de crédito que tuvo nos pareció que había que darle ciertos permisos dentro de los parámetros acordados, como la accesibilidad y los servicios al turista”. 

Sin respaldo financiero 
Consultados por si en el caso de Borneo, como en cualquier otra de las recientes concesiones, se verifica el respaldo financiero de los oferentes; Orfanó respondió que “en las concesiones en las que yo participé ninguna de las ofertas tenía un respaldo económico que pudiera superar esto. Normalmente la gente declara las propiedades que tiene a su nombre, los vehículos, algún dinero que tiene en alguna caja de ahorro en algún banco. Surgió en la última comisión de Turismo la posibilidad de exigir un seguro de caución”, expresó el responsable de esa junta que terminó admitiendo –cuando se le recordó- que en la primera licitación del ex Samoa se pidió el seguro de caución. 

Diferentes
 Zorrilla también diferenció el caso de Borneo, del ex Samoa cuando fue rechazado un proyecto de parador hecho “íntegramente” por containers. Afirmó que la propuesta del concesionario del ex Nahuel Epú fue la de utilizar uno pero no de manera estable. 

En cuanto al financiamiento que prometió en su propuesta y al que no tuvo acceso, indicó que “le iba a dar la posibilidad de hacer casi la totalidad del proyecto, ese crédito que tenía ciertos avales no salió, fue una línea de créditos destinados a Turismo que se cortó. Y se logró el nuevo crédito muy sobre la temporada y bastante menor al que había pedido antes”, precisó. 

“Un error de expresión”
Otra consideración que Orfanó hizo tuvo que ver con diferenciarse de las afirmaciones del director de Turismo, Juan Moizzi, quien contó a este diario que el permiso de instalar un container en Borneo se dio desde el Poder Ejecutivo y por concejales del Movimiento Vecinal. 

Después de referir que fue “una conversación que tuvimos nosotros” destacó que los concejales “no tenemos potestad para autorizar ni para desautorizar, nosotros llamamos a licitación”. Y respecto de los dichos del funcionario municipal del área, sostuvo que “por ahí fue un error de expresión”. 

Criterios 
En cuanto al criterio utilizado para deshacer el contrato de concesión con el ex responsable de Parador Uno (ex Samoa), dijo que “es distinto a Borneo porque tuvo dos temporadas de gracia sin ningún tipo de inversión ni avance de obra”. “Se dieron dos temporadas porque el Estado tiene dos posibilidades, o nos poníamos tajantes y al ex concesionario en la primera temporada que no cumplió le cortábamos la cabeza, o –como se hizo- lo fuimos conversando”, indicó Orfanó. Y Zorrilla agregó que tras iniciar los pasos legales “se llegó a una situación parecida” –a Borneo- en la misma época del año por octubre o noviembre de 2017. 

Como no cumplió, se priorizó el servicio -se dejó correr- y en marzo de este año se comenzó con lo que sería la dada de baja. 

“Eso a Borneo sería para el próximo mes de marzo, que es lo que se habló en la comisión de Turismo con la oposición y ahí consideraremos si la persona -que tiene la concesión- está en condiciones de seguir con el plan del proyecto que él presentó”, apuntó Orfanó. A todo esto tanto Orfanó como Zorrilla afirmaron que desde el municipio hubo permanente contacto con los concesionarios de Parador Uno, como de Borneo. 

¿Es adecuado? 
Sobre el cierre y ante la consulta por casos en los que supuestamente habría un choque de intereses, Zorrilla aclaró que mantiene relación de empleador con uno de los socios de la nueva concesión del ex Samoa. Aclaró que por eso mismo no participó de la comisión evaluadora, aunque sí permaneció en la de Turismo. “Estoy tranquilo porque no hubo ningún tipo de decisión a favor para que gane a través mío. El decide presentarse, yo no le puedo decir ‘vos no te podés presentar porque sos empleado mío y yo estoy en la Municipalidad’”, afirmó.

Por su lado Orfanó defendió el rol de una arquitecta que trabajó en los proyectos ganadores de dos paradores, situación que generó críticas de parte de otros oferentes. Sostuvo que “quizá el mérito de esta arquitecta es haber leído bien el pliego e interpretarlo”, después de haber considerado que “muchas personas que participaron de la licitación se alejaron -por completo- de lo que el pliego pedía”.