La Región

.

Sudoeste en alerta por posibles incendios

25|11|18 10:35 hs.

Un informe sobre el estado de situación actual y futuro en base a lo observado, advierte sobre los riesgos posibles de incendios rurales en el sudoeste bonaerense, castigado durante el verano pasado por situaciones traumáticas en ese aspecto. 


En una extensa nota publicada en la página digital de LaNueva, se manifiesta que cuando se ingresa en el período de mayor peligrosidad para la ocurrencia de incendios rurales, las precipitaciones y su consecuente abundancia de pastos verdes en los campos de la región, han hecho bajar el índice inmediato de peligrosidad de aparición de siniestros. 

No obstante esto no ha hecho desaparecer el potencial problema, en base a lo observado en campos y a la orilla de caminos rurales y rutas un gran volumen de restos de pasturas, ramas y hojas secas, que se convierten en un posible combustible. 

“Es verdad que debido a las precipitaciones de los últimos tiempos y la abundancia de pastos verdes, el índice de peligrosidad de ocurrencia de incendios ha disminuido; pero esto es como una bomba por estallar. Por ejemplo, el verano pasado no tuvimos grandes incendios, y esto terminó provocando la acumulación de material verde y seco”, señaló al medio Alejandro Pezzola, perteneciente al área de Teledetección del INTA Hilario Ascasubi. 

En tanto para la doctora Cristina Winschel, del INTA Ascasubi la situación actual no significa un riesgo alto, “pero si continúan los días cálidos, se mantiene la acumulación de broza y siguen cayendo las hojas, la situación cambiará. Todo esta masa se va a secar rápidamente y estaremos proclives a la ocurrencia de incendios”, advirtió 

Ambos profesionales vienen llevando a cabo algunas recorridas por distintos puntos de la zona y coinciden en que la situación se repite en toda la región. “Se observa mucha acumulación de materia vegetal en banquinas y en las líneas de caminos vecinales. Si bien la vegetación está verde, con el aumento de las temperaturas entrará en senescencia, se va a secar y se convertirá en material inflamable”, coincidieron en indicar los profesionales. 

“Habrá incendios, pero no creemos que sean de la misma magnitud de aquellos que tuvimos los últimos años”, tranquilizó Winschel. A su vez Pezzola fue claro: los fuegos se apagan mediante la prevención, y apuntó que “lamentablemente hay mucha acumulación de material verde y no vemos que haya cuidado de las banquinas”, lamenta. 

Desde hace algunas semanas ya se vienen dando charlas, capacitaciones y seminarios para productores, bomberos y personal de seguridad de Buenos Aires, La Pampa y Río Negro, para establecer y aceitar el sistema de alerta. 

Te interesaría leer