116 años junto a cada tresarroyense

ST 21. 1°
Cielo cubierto

Interés General

.

A Nacho, su vocación le pintó la cara

25|11|18 11:56 hs.

Ignacio “Nacho” Elizari estudió en La Plata en la Facultad de Bellas Artes y en el Instituto Universitario Nacional de las Artes (IUNA) en Buenos Aires hasta que regresó a su ciudad natal, Tres Arroyos. 


Desde muy chico le atraía la música, el cine, el arte, es más, cuando todos sus amigos se enganchaban con el deporte, él lo hacía con el dibujo. Todas razones que lo condujeron directo a seguir una carrera artística. 

Sin embargo, a esa edad, su vocación no estaba totalmente definida, por lo que al finalizar la Secundaria salió para La Plata, maleta en mano, directo a la Facultad de Periodismo. 

 En ese momento no le pareció importante el detalle de ser un aficionado a los comics desde chico y que sus recreos o tiempos libres en las aulas del colegio las pasaba muchas veces haciendo sus primeras caricaturas. 

Ignacio “Nacho” Elizari



No conocía La Plata, nunca había entrado a una universidad, en esas condiciones empezó a estudiar periodismo y lo hizo durante un año hasta que un día “se metió” en la Facultad de Bellas Artes a conocerla, ya que vivía muy cerca de allí. Después de hacer el recorrido por la estructura en forma de U de la casa de altos estudios tuvo una impactante revelación cuando vio a los músicos, los artistas, a un chico tallando en el patio de la facultad y se dio cuenta de que quería hacer eso que veía. 

Durante un año siguió las dos carreras y finalmente continuó sólo con Bellas Artes. Recordó que “las primeras veces que me metía en un aula magna no entendía nada, por eso siento que la Secundaria te tiene que dar esas herramientas para poder decidir, después depende de vos” 

A los veinte años se fue dos años a vivir a España, país en el que conoció gente que lo invitó a trabajar en sus talleres. Al regresar surgió un trabajo en una empresa en Buenos Aires para hacer una tarea de oficina, “algo que me costó bastante, al igual que el ritmo y la energía de la capital”. 

La vuelta 
La familia de Nacho Elizari tiene unos talleres, los que justo cuando el trabajo de saco y corbata lo ahogaban se desalquilaron, por lo que fue la oportunidad para volver a nuestra ciudad. Conseguí una entrevista en (la Dirección de) Cultura. En 2011 ya estaba en Tres Arroyos y comencé a trabajar con Sonia Finocchio, junto con Noemí Rivas y entré como asistente técnico para dar talleres de escultura en los barrios y en lo que hoy es La Estación”, contó el artista y docente. En su taller particular dio clases a alumnos y realizó -para sobrevivir- otros trabajos a pedido: pinturas, restauraciones de muebles, de trofeos. 

“Me atrae el arte urbano en general, es algo más abierto, es para todo el mundo, es muy bueno trabajar en la calle, no comparto el vandalismo, sino hacerlo lindo y cuidar la ciudad, ponerle más color”, explicó Nacho de su gusto por esa forma de expresión en la calle. “Con el tema de las redes sigo a artistas locales y de afuera en esa línea, una forma de arte que permite también un anonimato, dejar un mensaje. La intervención urbana no es sólo intervenir la pared, sino contactarse con el barrio, con el dueño de la pared, cambia el inconsciente y la fisonomía del espacio, que se llena de colores”, manifestó Nacho. 

Entre algunas obras realizadas por el artista en la técnica muralista hay uno en la calle Brandsen, en un paredón de la Escuela N°1, otro en el estacionamiento del ex Planeta, además del último realizado en el predio de Salud Mental del Hospital Pirovano. Confiesa que le gusta trabajar en la calle o hacerlo con los chicos de los barrios en forma conjunta porque “haciendo algo cooperativo sobre una pared que forma parte de su lugar ellos empiezan también a ser parte de su obra, por lo que la cuidan. Para trabajar así, lo primero que hago es tomar contacto con alguien del barrio y así podemos colaborar un poquito en cada lugar”.  

Proyectos 
Nacho mencionó entre los proyectos uno de intervención urbana que la Dirección de Cultura planea trabajar a partir de otras experiencias y actividades, en conjunto con otras Direcciones de Cultura, “se trata de circuitos gratuitos con guía turística para recorrer la ciudad y las manifestaciones artísticas que se ven en cada barrio”, explicó Nacho sobre un proyecto que acercó a la directora del área. “Cada vez hay chicos más chicos que pintan muy bien en Tres Arroyos y me sorprende qué y cuánto talento hay”. 

Últimamente expuso junto a Romina Saint Denis en el Centro Cultural La Estación “con ella tenemos el proyecto de pintar murales en la costa, nos invitó una concesionaria de un balneario en Reta y ese será un trabajo que haremos con Romina”, contó. 

Expresó que “el dibujo humorístico también me gusta, el collage digital, me atrajo siempre leer a los caricaturistas de los diarios, de chico me llamaba mucho la atención y así fue como arranqué”. En ese punto habla de su hijo Antonio porque le recuerda sus primeras experiencias en el arte, “me siento con él que tiene cuatro años y le encanta dibujar, tiene acceso total al taller, incluso hace trabajos digitalizados”, mencionó orgulloso. 

“Está muy bueno pintar con la gente, no me he animado al ciento por ciento a vivir solo del arte, pero no quería quedarme con esa duda, por eso cuando volví a Tres Arroyos me dediqué solo a vender obras, arreglar muebles, pero ahora, con una familia, es más difícil”. 

Nacho quiere que los artistas reconocidos y los nóveles tengan un espacio en la cultura de la ciudad, trabaja para eso. La intervención urbana, el collage digital, el muralismo, todo por hacer y explorar. Un joven que hace su camino al andar, eso sí, con las manos teñidas de colores.  

---0---


Valorar el arte en La Estación 

 Al momento de realizar la entrevista Nacho era el coordinador del Centro Cultural La Estación, lugar en el que ya no desarrolla actividades porque la Dirección del área decidió trasladarlo a la Secretaría de Medio Ambiente.

Antes que eso sucediera, Nacho le explicó a LA VOZ DEL PUEBLO que la demanda para hacer cosas en el CCE es total, “este año invitamos a artistas con trayectoria en la ciudad para que expongan. Considero que es muy importante enfocar a los artistas locales y que la gente los valore y conozca, son artistas con cuarenta años de trayectoria, multipremiados, como otros que recién empiezan, se trata de valorar el arte. Además se logró algo importante para el artista porque en cada exposición todos pudieron vender, lo que le dio valor agregado” a cada exposición, indicó. 

Incluso mencionó una muestra que estaba expuesta cuando se realizó la entrevista: “Mirta tiene 80 años y sus nietas la impulsaron para que traiga sus obras a Cultura, son personas que se acercan al Centro para salir de la casa y cerrar el círculo de la obra de artistas anónimos”. 

Nombró murales de graffitis que son muy buenos, “de artistas muy talentosos que pintan con aerosoles”. Al proyecto de Reta se agregan uno de Educación Vial -durante la clínica de manejo de motos pintó cascos que intervino para sortear-, otro en la Extensión 2040 “trabajamos para intervenir una pared y también participaré de la actividad de violencia de género, hoy en la Plaza San Martín“.