Deportes

Villa es de Primera

Sueño cumplido para los juveniles

26|11|18 09:38 hs.

Franco Gutiérrez, cuando comenzó el 2018, jamás imaginó que iba a marcar un gol en la final por el ascenso. Inició el año jugando en las divisiones formativas de Villa pero, por “esas cosas del fútbol”, anoche no paró de festejar la consagración de la V Azulada. 


“Estoy muy contento. Tuve un año muy raro. Empecé con inferiores, después me mostré en la Copa García, el técnico me vio y por suerte aproveché esa oportunidad”, expresó. 

El joven delantero, antes de abrir el marcador, contó con claras posibilidades de gol, pero una intervención del arquero Larsen y una definición desviada lo privaron del festejo. Sin embargo, tuvo una tercera ocasión y no la desperdició. Fue la conquista que encaminó la consagración de Villa. “El 1° de febrero empezamos con los entrenamientos y ese día nos propusimos conseguir el ascenso. Por suerte lo logramos”, subrayó el delantero. 

Los dirigidos por Gustavo Appas comenzaron con el pie izquierdo la serie con Cascallares. Perdieron el primer partido y debieron ganar en su visita al Fortín para forzar un desempate. “La actitud y el sacrificio que hicimos fue clave para dar vuelta esta final. Ellos hicieron un buen partido en Villa, nosotros hicimos un buen partido en su cancha y hoy -por ayer- teníamos que ganar y ganamos bien”, manifestó. 

“El grupo le metió mucha garra durante todo el año. No es que entrenábamos cinco o seis. Entrenábamos 30 todos los días, siempre con muchas ganas y sacrificio. Creo que por eso hoy -por ayer- estamos festejando”, señaló Franco Gutiérrez.

“Desde chico soñé esto” 
Tobías Bustos le dio la estocada final al partido cuando, a poco de su culminación y con Cascallares metido de lleno en lograr el empate, puso el 2-0 definitivo, resultado que depositó a Villa en Primera. “Era el objetivo que nos planteamos cuando arrancó el año y lo conseguimos”, expresó el mediocampista, quien no pudo ocultar su efervescencia y alegría tras haber alzado la copa. 

Bustos tiene los colores de Villa impregnados en la piel. Juega en el club desde los siete años y anoche pudo cumplir con un “sueño que tenía desde chico”. “Me cuesta caer. Cuando se vive, uno ahí recién se da cuenta de que lo significa ascender. Creo que el ascenso es justo por el buen año que hicimos”, indicó.