116 años junto a cada tresarroyense

ST 21. 1°
Cielo cubierto

Carta de Lectores

.

Cambalache

28|11|18 23:20 hs.

Señora directora: 


Siempre estará de moda, la Biblia junto al calefón, sea cual fuere la explicación que los estudiosos den a las diversas partes del tango de Discépolo. Somos un verdadero cambalache, ahora del siglo XXI. 

Gobernantes que defienden lo indefendible, gobernantes que cortan cintas inaugurando las cosas más insólitas, escuelas que se inundan si llueve mientras construimos polideportivos que no albergarán a todos, por más que nos quieran convencer de lo contrario, calles cuyos asfaltos aún no celebran el primer año y ya parecen viejas, presupuestos que no alcanzan para garantizar las vacaciones de unos pibes, pero funcionarios cada vez más prósperos, pliegos de bases y condiciones que se respetan o no según la cara del que lo presenta… 

Cambalache, un cambalache que debería obligarnos a pensar seriamente que algo huele mal, muy mal, en nuestro país, no sólo en la Dinamarca shakesperiana. Y de esos olores, unos más y otros menos, todos somos un poco responsables, así que estaría siendo hora de que nos pusiéramos las pilas, exigiendo, controlando, ejerciendo nuestros derechos con responsabilidad, y, obvio, cumpliendo nosotros con nuestras obligaciones, porque es muy fácil exigir, pero a veces cumplir no nos gusta. Pensémoslo. 

Pensémoslo cuando hablamos por celular mientras manejamos un vehículo, cuando estacionamos frente a una bajada para discapacitados, cuando no exigimos factura en nuestras compras, cuando votamos al menos malo, cuando ignoramos los índices de deserción en las escuelas, cuando le vendemos alcohol a un menor, es decir, pensémoslo en las grandes y las pequeñas cosas que forman parte de nuestra vida diaria. Y veamos, también, cuántas de esas cosas podríamos mejorar sensiblemente con solo decidirnos a ir cambiando nuestras acciones para mejor. 

 De a poco, pero no tan lentamente como para condenar a nuestros hijos y nietos a seguir viviendo en un cambalache.

 Alicia Hurtado