La Ciudad

Proyecto de huertas escolares

Sembrando Futuro tuvo su cierre en el Museo Mulazzi

01|12|18 09:52 hs.

El segundo año de Sembrando Futuro, el proyecto de huertas escolares impulsado por la Cooperativa Rural ALFA, tuvo ayer su cierre en el Museo Mulazzi. 


Y el broche para esta propuesta solidaria que apunta a inculcarles valores a los chicos a partir de la realización de las plantaciones, no podría haber sido mejor: Juan Ouwerkerk, presidente de la entidad, anunció que la Escuela Agropecuaria becará a dos de los alumnos que formaron parte del programa durante los seis años de su secundaria. “Esta es una gran noticia y nos genera mucha satisfacción”, sintetizó Ouwerkerk, y destacó que “fue algo que surgió cuando fue transcurriendo el año, no era algo que estuviera previsto. Y bienvenido sea porque es toda una oportunidad para los chicos”, agregó. 

Los dos alumnos seleccionados recibirán becas del 100% y la cooperativa será hará cargo del transporte, la vestimenta y demás cuestiones inherentes a la asistencia de los chicos a la EATA.


Alumnos de cinco de las 10 escuelas participantes, y de la Escuela Agropecuaria, se reunieron en la mañana de ayer en el Mulazzi para darle el cierre al proyecto de la Cooperativa ALFA


Gracias totales 
El acto de cierre comenzó con un mini discurso de la ingeniera Ana Jensen, la autora ideológica del proyecto y quien lo llevó adelante durante todo el año. Ella fue que una vez por semana visitó cada una de las 10 huertas y les fue enseñando a los chicos el paso a paso. “Les quiero agradecer a todos los chicos por la dedicación y la buena predisposición que tuvieron durante todo el año, también a las docentes, directoras y el personal de todas las escuelas”, arrancó Ana. 

Y luego hizo un especial agradecimiento a los alumnos de primer año de Secundaria de la EATA, quienes hicieron los plantines de acelga y tomate para las escuelas, “y que pese a ya casi estar de vacaciones quisieron estar hoy (por ayer) en este cierre”. 


Alumnos de cinco de las 10 escuelas participantes, y de la Escuela Agropecuaria, se reunieron en la mañana de ayer en el Mulazzi para darle el cierre al proyecto de la Cooperativa ALFA


La CEI Barrow, en la figura de la ingeniera Sandra Vassolo, referente del programa ProHuerta, también recibió un reconocimiento por haber provisto las semillas y haber participado de la elección de las tres huertas ganadoras. “Hemos aprendido a hacer una huerta, así que los que quieran replicarla en su casa, ya tienen las herramientas para hacerla”, dijo Ana. 

Y en el final destacó que “aprendimos el valor del trabajo, nos dimos cuenta de que si no trabajamos la huerta se venía abajo, y también aprendimos lo que es trabajar en equipo, tener empeño y perseverancia”. 

Luego de contar que “para mí fue una tarea que hice con muchas ganas y resultó muy gratificante”, la ingeniera puso énfasis en que “hemos trabajado en equipo, y eso fue lo que nos permitió aprender más”.  


Juan Ouwerkerk, presidente de la cooperativa, y la ingeniera Ana Jensen, la mentora del proyecto. Los chicos realizaron distintas actividades didácticas que ellos crearon durante casi dos horas


Orgullo 
Después fue el turno de Ouwerkerk, que además de pedir un aplauso para Ana, aseguró que “fue un orgullo para nosotros haber llevado este proyecto adelante y nos sentimos plenamente satisfechos de haber visitado las escuelas, conocido a los chicos, a las maestras”. 

Pasado el momento de las palabras, Ana anunció la parte más divertida el cierre: cada escuela llevó al Mulazzi un juego didáctico con la temática de huerta como eje para compartir. Así se armaron los grupos y los chicos interactuaron durante más de una hora. 

Sembrando Futuro, tuvo una gran cosecha.