La Ciudad

Acto

Noris Hermida, el nombre que se formalizó para el Jardín 913

01|12|18 12:10 hs.

Una jornada para el recuerdo vivió ayer la comunidad educativa del Jardín de Infantes Nº 913. Es que durante la mañana se llevó a cabo el acto de imposición de nombre a la entidad que brinda educación inicial, la cual desde ayer se denomina Noris “Betty” Hermida, una mujer que cumplió con una reconocida trayectoria en el mundo de la docencia. 


Entonces, para reconocer la figura de la docente, quien falleció en 1997, desde la comunidad educativa del Jardín de Infantes 913 se optó por denominar al establecimiento con el nombre de la recordada Noris Hermida. Y la imposición formal, finalmente, se concretó ayer por la mañana en el marco de un acto que contó con la presencia de autoridades educativas, del diputado provincial Pablo Garate, consejeros escolares, concejales y familiares de los pequeños que asisten a la entidad. 

“Además de una excelente educadora, fue una mujer sencilla y con unos valores que siempre la distinguieron”, dijo Silvia Larriestra


La ceremonia comenzó con la presentación de las autoridades presentes y luego continuó con el descubrimiento de la placa alusiva a la fecha, la cual quedó en evidencia en el ingreso al edificio de la entidad ubicada en calle Derqui 325. Luego fue el turno de los discursos, momento en que las lágrimas cargadas de emoción dijeron presente.

Claudia Minisci, actual directora de la entidad, Silvia Larriestra, exdirectora del establecimiento, y Stella Gil fueron las protagonistas de la mañana. “Noris ‘Betty’ Hermida, sinónimo de grandeza, sencillez, dedicación, trabajo, convicción, formación y transmisión de conocimientos”, valoró Minisci, quien, evidentemente emocionada por el momento, agregó: “En esta institución se tejen historias. En esta institución seguiremos tejiendo historias, todos y cada una de las personas que habitamos esta entidad”. 

Posteriormente, Larriestra sostuvo que “tener un nombre siempre es importante. Un nombre es lo primero que reconocemos. Este jardín no podía seguir llamándose ‘el de la Escuela 15’, el de ‘cerca de los bomberos’, el de ‘calle Derqui’ o el 913, tal como es su numeración correspondiente”. 

Y agregó: “El nombre fue elegido por la comunidad educativa del jardín y de los tres elegidos más votados, fue asignado éste por el propio ministro de Educación de la Provincia. Cuando nos llegó la noticia, nos emocionamos. De esa forma, nuestro jardín ya tenía su nombre. Y la elección fue muy buena. Se eligió el de una mujer, primero; educadora, después; profesora de filosofía y de literatura que consagró su vida a la educación y, muy especialmente, a maestras jardineras, a quienes les enseñó mucho”. 

La exdirectora del establecimiento no ahorró en elogios para Hermida. “Además de una excelente educadora, fue una mujer sencilla y con unos valores que siempre la distinguieron. Para nosotros es un honor, que tuvimos la suerte de ser sus alumnas, que este jardín lleve su nombre; y que ustedes, junto a las próximas generaciones, por fin puedan decir ‘voy al Jardín 913 Noris Hermida’”, remarcó Larriestra.

Colega y, sobre todo, amiga 
Posteriormente, Stella Gil, quien conoció a Hermida como pocas personas, no pudo ocultar su emoción al referirse a la recordada docente. “Fue mi amiga y colega. Fue hermoso conocerla. Noris era muy estudiosa. Parte de su vida la pasó dentro del Colegio de Hermanas”, reflejó. 

“La importancia de Noris en su vida fue el aula como docente. Ella conocía y sabía mucho, algo que, además, podía transmitirlo”, expresó Stella Gil


En tanto, agregó: “La importancia de Noris en su vida fue el aula como docente. Ella conocía y sabía mucho, algo que, además, podía transmitirlo. Tenía una cosmovisión de los grandes escritores y pensadores de todos los años. Era fantástica. Es muy lindo que se haya tenido en cuenta el nombre de Noris para denominar a este jardín. 

“Ella era un ser de mucha espiritualidad. Y de la amistad hacía una cuestión de fe. Tenía pocos amigos pero se brindaba a ellos con mucha apertura. Por eso el honor que tengo al hablar en nombre de mi amiga”, destacó Stella durante su exposición que estuvo llena de recuerdos y anécdotas, quien sobre el cierre, y al borde de las lágrimas, dijo: “Noris honró la docencia, mucho, y la vida”. 

La culminación del acto tuvo como protagonistas a niños de la tercera sección, del turno mañana de la entidad, mostraron una expresión basada en diversas versiones de Caperucita Roja contemporánea.