116 años junto a cada tresarroyense

ST 34. 7°
Despejado

El Campo

Cooperativa Agrícola de Micaela Cascallares

El valioso acopio de la identidad

02|12|18 11:55 hs.

La identidad y el sentido de pertenencia son cuestiones intangibles, pero que tienen un peso determinante para quienes conducen los destinos de la Cooperativa Agrícola de Micaela Cascallares. 


En un contexto de bonanza y solidez, que quedó expresado en la asamblea anual realizada el viernes para tratar el resultado positivo del último balance, ratificaron que la entidad seguirá apuntando a crecer de la mano de la evolución de sus asociados. No hay planes de expansión a otras zonas, entonces; sí de generar nuevos negocios y condiciones propicias para que los casi 100 socios puedan aumentar el volumen de operaciones. 

“Nosotros vamos a contramano de la mayoría, no queremos crecer, no nos interesa tener sucursales por todos lados, porque eso hace que se pierda la identidad. Somos 100 productores, de esos, 60 son amigos, y además casi todos tienen una historia en común con la cooperativa, porque fue fundada por sus abuelos, porque sus padres fueron socios… Y cuando uno se expande esa historia se pierde”, explicó Jorge Duchosal, gerente de la entidad desde hace 33 años. 

“Esto también nos posibilita estar informados de lo que pasa en la cooperativa todos los días, y también genera que la mayoría puede expresarse, tanto con quejas como con aportes. En cambio, si nosotros nos dispersáramos eso se perdería. Ya no tendría peso la identidad ni la historia de cada uno, porque la entidad se convierte en una oficina en determinado lugar donde trabajás con clientes”, aportó Alejandro Albertsen, presidente de la institución desde 2001. 


La cooperativa hoy cuenta con alrededor de 100 socios activos y 80 empleados


“No tenemos previsto a futuro la ampliación. La cooperativa tiene 88 años, así que los productores de Tres Arroyos que no vinieron en todos estos años es porque ya no van a operar con nosotros. Entonces, la entidad va a crecer en cuanto a volumen de operaciones pero en base a sus propios asociados. En forma individual o en conjunto, porque para eso somos una cooperativa. Quiere decir que si surge un campo para arrendar, lo arrienda la cooperativa, y el rédito que se obtenga va para el conjunto”, completó la idea Duchosal.

Todo a favor 
El viernes por la noche, la cooperativa llevó a cabo su asamblea anual en la que se trató la Memoria y Balance del ejercicio cerrado el 31 de agosto. “El balance ha tenido resultado positivo, tal como viene ocurriendo los últimos años y lo que ha hecho que la cooperativa haya podido seguir afianzándose económica y financieramente”, indicó Albertsen.

“Eso es lo que se ha transformado en la mayor fortaleza de la cooperativa, su situación económica, porque nos permite trasladar servicios a los socios a bajo costo”, agregó. Fue el síndico Mauricio Fjellerup quien indicó varios ejemplos de los beneficios que la entidad pudo ofrecerle a sus asociados: “En los últimos ejercicios la cooperativa le viene financiando los insumos con canje a cosecha. Y además, esta vez también van sin costo financiero, sin pagar interés”. 

A esto hay que sumarles las bonificaciones que siempre ofreció la entidad, como el flete corto, el almacenaje, y en muchas oportunidades, el costo de secado. En relación al secado, el secretario Miguel Llopis contó que “este ejercicio hemos mejorado en la parte operativa, porque se decidió hacer una inversión importante en las plantas secadoras, duplicando la capacidad y llevándola a 1000 toneladas diarias. Y gracias a eso se han podido secar 50.000 toneladas de maíz, principalmente”. 

Los resultados positivos que obtuvo la cooperativa en los últimos años han generado un beneficio directo extra en el asociado. “Desde hace un buen tiempo venimos haciendo un reintegro en efectivo a los socios. Y este último año, a partir del balance que cerramos en agosto, retornamos en efectivo 500 mil dólares. Esa suma se prorrateó de acuerdo a la operatoria que tuvo cada socio”, comentó Duchosal

“Así que en la medida que sigamos así continuaremos haciéndolo. Porque la idea es darle cada vez más importancia a la integración con el asociado que al crecimiento. Porque de esta manera el crecimiento de la cooperativa está asegurado”, completó el gerente. 

En lo que respecta a superficie y producción abarcada por la entidad, hoy la cooperativa tiene injerencia sobre unas 70.000 hectáreas y una operatoria anual de 250.000 toneladas, contando con una capacidad de almacenaje de 260.000.  


Miguel Llopis, secretario; Daniel Hastrup, tesorero; Alejandro Albertesen, presidente; Jorge Duchosal, gerente; Mauricio Fjellerup, síndico; y Hans Poulsen, vicepresidente conversaron con La Voz del Pueblo antes de la asamblea


La comunidad 
En lo que se refiere al aporte social que la cooperativa realiza, el tesorero Daniel Hastrup recordó que “en los últimos años, para cada aniversario de la entidad, hemos reunido a todas las entidades de bien público del distrito y les entregamos un aporte. Este año el monto total fue de 1.040.000 pesos. Y ya tenemos previsto que el próximo 21 de marzo la suma entregada sea mayor, incluso estimada en dólares, como para mantener el valor del aporte”. 

Mientras que fue el vicepresidente Hans Poulsen quien mencionó la importante interacción que la cooperativa tiene con la localidad de Cascallares. “Participamos activamente en el mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes, teniendo responsabilidad total o parcial en la construcción de casas, asfaltado de calles, compra de cámaras de seguridad, forestación, instalación de la red de gas y de agua. En forma reciente dotamos de luces Led a las luminarias de las calles”, comentó. 

Los empleados 
El trato y los beneficios para el personal fueron destacados como uno de los puntos que la cooperativa tiene muy en cuenta. Hoy la entidad posee 80 empleados y según explicó Llopis “la mayoría cuenta con la obra social ACA Salud, que al ser una prepaga, la diferencia en el costo es afrontada por la entidad”. 

Mencionó también que se construyeron varias viviendas que fueron destinadas al personal y además, recordó que por tercer año consecutivo “se llevó a cabo un viaje de recreación, que en esta oportunidad fue a Pinamar”. El gerente también aportó que “como norma ya desde hace muchos años, al personal se le deposita el suelo antes de fin de mes. Y en septiembre, el Consejo de Administración decidió compensarle a los empleados la pérdida de poder adquisitivo por la situación que vive el país y se les dio una suma no remunerativa equivalente a un sueldo”. 

Para finalizar, todos coincidieron: “Estamos muy orgullosos de lo que es el presente de nuestra cooperativa”. Y en la satisfacción de esa afirmación también pesa mucho la identidad y el sentido de pertenencia. 

La importancia de formar parte de ACA Bio 
En lo que es materia de agregar valor a la producción primeria, la Cooperativa Agrícola de Micaela Cascallares ha puesto todos sus cañones en la participación que tiene en ACA Bio, la fábrica de etanol que la Asociación de Cooperativas Argentinas posee en Córdoba.

“ACA acaba de anunciar una inversión de más de 50 millones de dólares para ampliar la producción, así que hablamos de una fábrica que hoy ya estaría valiendo alrededor de 200 millones de dólares, y nosotros participamos con casi el 6%. Esa es nuestra apuesta”, explicó Jorge Duchosal. 

Además, el gerente comentó que en caso de aparecer otro proyecto interesante de valor agregado impulsado por ACA, podrían sumarse. “Nosotros por una cuestión de escala sabemos que no es conveniente que encaremos un emprendimiento propio en lo que se refiere a procesamiento de mercadería. Así que lo que podamos hacer en un futuro será a través de ACA. Entonces, llegado el caso, si se presenta un proyecto interesante, lo evaluaremos”, comentó. 

Por otra parte, Alejandro Albertsen indicó que la entidad no tiene previstas obras de relevancia en el corto plazo. “Las inversiones por ahora serán destinadas al mantenimiento de la estructura que tenemos hoy”, dijo el presidente.