116 años junto a cada tresarroyense

ST 11. 8°
Cielo cubierto

La Ciudad

EATA

Educación 4 x 4

04|12|18 11:50 hs.

El proyecto 4 x 4, que consiste en brindar cuatro mejoras en cuatro escuelas, dio lugar a que docentes de la EATA brindaran este año charlas y asesoramiento en doce establecimientos escolares de nuestro país. En la última etapa se incluyó a escuelas agropecuarias de Coronel Dorrego, Coronel Pringles, Laprida y Cascallares, con la organización de la Fundación Bunge y Born, y el financiamiento del Banco HSBC.


Se dictaron cursos sobre “Las herramientas satelitales aplicadas al agro”, a cargo de los profesores Norberto Pierini y Omar Ramos; “Problemas habituales en la gestión de empresas regionales” con María José Lazcano y Pedro López; “Campo y laboratorio: una sociedad productiva”, con Vilma Muller y Etelvina Fosque; así como enseñanza de Matemática, con el profesor Mauro Natale. 

Además Patricio Ferrario y Karina Barci desarrollaron, de manera presencial y a distancia, conceptos acerca de calidad educativa y empleabilidad de egresados de nivel secundario. Esta actividad se complementó con un “Taller de empleabilidad”, que dirigieron Alejandro Mohamed y Daniel Orte. 


Uno de los cuatro cursos que se dictaron es sobre “Las herramientas satelitales aplicadas al agro”


Tras las distintas instancias, se prepara un informe final que incluye recomendaciones de mejora para cada escuela. Fue totalmente gratuito para docentes y alumnos e incluso se entregaron ocho becas en dinero para dos docentes por escuela.

Características 
Alejandro Mohamed, director de la EATA, explicó en LA VOZ DEL PUEBLO que este año “se concretaron tres proyectos 4 x 4 paralelos”, por lo cual fueron doce las escuelas agropecuarias de gestión estatal y de gestión privada incluidas. Las restantes están ubicadas en Saladillo, Monte, Azul, Darregueira, Rivera, Lobería, Jovita (Córdoba) e Inchausti (que depende de la Universidad Nacional de La Plata). El nombre también está vinculado “a la fuerza y la tracción que tiene una 4 x 4. Se busca impulsar un poco esa dinámica en la actividad”. 

Hizo referencia a la finalidad de fortalecer competencias específicas como el manejo de herramientas satelitales o la resolución de problemas en empresas agropecuarias desde un punto de vista contable, legal e impositivo. También “los aspectos más duros que tienen que ver con la genética. En la práctica, los chicos lo que hacen es extraer un ADN, en este caso de una banana, para poder hacer tangible un trabajo con marcadores genéticos”.

Otro contenido es el biodiesel o los biocombustibles, “una de las grandes líneas que se vienen con respecto al reemplazo de los combustibles fósiles”, puntualizó. 

De la misma manera, se trabaja en competencias transversales. En este sentido, en las escuelas de Coronel Dorrego, Coronel Pringles, Laprida y Cascallares, se dictó un taller de empleabilidad. Mohamed indicó que “se realizaron recorridas por el puerto y la Cooperativa Obrera en Bahía Blanca; Molinos Tres Arroyos, Tostex y Maltería Quilmes, en nuestro distrito. Luego se llevó adelante el taller, orientado a ofrecer herramientas para cuando los chicos tengan que buscar un trabajo. Como destacar los aspectos positivos en la carta de presentación y luego en la entrevista personal”.

Como cierre de la capacitación en empleabilidad hay “una simulación de entrevista personal, teniendo en cuenta la elección que hizo el alumno sobre el trabajo que le gustaría tener a futuro”.

La evaluación final es grupal e integra contenidos; “no busca que se resuelvan disciplinas por separado –señaló-. Se mide el impacto que tuvo el proyecto en el alumno; la premiación no es por el resultado más alto sino por la mejora desde el inicio hasta el final, se puede medir la evolución entre las dos instancias”. 

Junto al trabajo con los alumnos, también hay capacitaciones destinadas a los docentes “para que lo puedan seguir aprovechando en el futuro”.  

Con la Unicen 
Por otra parte, personal de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional del Centro (Unicen) de la provincia de Buenos Aires fue asesorado por Alejandro Mohamed, Patricio Ferrario y Karina Barci en Gestión de la Calidad, a lo largo del presente ciclo lectivo. “Tomaron conocimiento de que estábamos trabajando en la EATA bajo normas ISO y les interesó poder implementar esa metodología en la Facultad de Exactas”, dijo Mohamed. 

Por esta razón, durante el año se realizaron siete encuentros sobre “los instrumentos que necesita una institución para poder certificar esta norma que es aprobada a nivel internacional”. 

Recordó que “desde 2006 estamos desarrollando el proyecto Alfredo Hirsch, que es guiar a otras escuelas agropecuarias del país en este proceso de certificación. La Facultad lo valoró y nos convocó para que dictemos los cursos”. 

Como cierre de esta etapa, “está previsto hacia mediados de diciembre finalizar un manual de procesos de gestión para Ciencias Exactas”.  

En Las Marías 
Como parte del proyecto Alfredo Hirsch, docentes de la EATA conocieron y auditaron el Instituto Técnico y Centro de Formación Profesional de Las Marías, localizado en el establecimiento Taraguí, provincia de Corrientes. Mohamed explicó que “hasta el año pasado esta tarea llegaba a diez instituciones, en 2018 se sumaron otras seis y una de ellas es el Instituto de Las Marías. Gracias a todo este proceso pudo certificar. Le brindamos apoyo y a su vez ganamos experiencia en cada una de las orientaciones, el beneficio es mutuo”. 

En el lugar “se prepara al personal para trabajar en el establecimiento productivo, que tiene más de 2000 empleados en relación directa, funciona como en el primer mundo. Es muy interesante ver la manera en que se desempeñan”, concluyó.