Sociales

Martín Rodríguez Blanco, director de la Academia

“El Caldén es mi desafío en la vida y en el arte”

09|12|18 11:40 hs.

El miércoles 12, a las 21, en el Teatro Municipal, la Academia El Caldén pondrá en escena "Viajeros", un show en el que recorren los diez años de trayectoria. Su director y creador, Martín Rodríguez Blanco, pasó por LA VOZ DEL PUEBLO para contar cómo se llega a este recorrido y el espectáculo en sí. 


El espectáculo de este año, llamado "Viajeros" va a estar estructurado en dos partes: una primera en la que se van a mostrar lo que es escuela, con los ballets de adultos, juveniles e iniciales. Luego será la segunda parte a cargo del ballet mayor, el grupo que ha tenido más salida, más tiempo de escenario. 

Muy dinámica por cambios de ropa, de presencia escénica, de matices y de música para englobar la historia de El Caldén. El espectáculo va a contar también con la presencia de ex bailarines de la academia en escena, un poco como reencuentro posterior a la cena aniversario del 17 de noviembre pasado.


Una escena del espectáculo del 2017


La década
Para Martín "lo importante de esta gala va a ser el poner en escena los cuadros más importantes de estos diez años, Si bien no hace todo al ballet mayor, los iniciales van a representar al carnaval del norte; los juveniles van a representar el campo de la provincia de Buenos Aires y los adultos, que es un cuadro en vivo con la presencia de Pancho Santarén, van a representar la transición tardía de Buenos Aires. Con el cambio del atuendo del gaucho bonaerense, la música del gaucho, el poema del gaucho. Esto es lo que se muestra en ese cuadro en vivo. Esta es toda la primera parte del espectáculo donde intervendría toda la escuela de ballet de El Caldén: adultos, juveniles e inicial. Ahí me acompaña Yanina Lúquez, que es asistente maestra de los niveles más chicos. La segunda parte del espectáculo hacemos todo un recorrido a través de los diez años con los cuadros que han marcado un quiebre en la danza, para mostrar los cuadros y la vestimenta que tiene la academia". 

Recordando la trayectoria de estos diez años para Martín "no hay uno que se destaque. Todos tienen su importancia porque los bailarines -que son el componente básico-, los que están y los que no, son los que han hecho a El Caldén. Los que se fueron son los que anduvieron el camino para llegar a los diez años y los que están son los que sostienen la academia y todo esto se proyecta para los que vendrán”.  



Desafío
En el caso de Martín Rodríguez Blanco como persona, su pensamiento mirándose al "espejo de la vida", para él "El Caldén hoy cumpliendo los diez años, sigue siendo un desafío para mi. No dejo de aprender, no dejo de equivocarme, creo que esto es el arte. La prueba y error funciona por más que lo hagas mil veces. El día que el desafío me aburra o me establezca en un lugar cómodo, ahí creo que voy a dar un paso al costado. El Caldén me da trabajo de creatividad, de investigación; afortunadamente tenemos una Latinoamérica tan grande y llena de aspectos que nunca dejás de nutrirte con eso. El día que se me terminen las ganas o que me aburra daré un paso al costado. Para mi El Caldén es eso, mi desafío en la vida, mi desafío en el arte. Mi vida es el arte, va de la mano". 

Hablar o escuchar a Martín Rodríguez Blanco es hacerlo con una persona que tiene una forma de transmitir o de expresar las cosas y de pensar la veta artística muy particular y adulta. Su manera de hacerlo es muy precisa y puntillosa, a pesar de su corta edad. Porque en estos casos una persona debe tener la cabeza muy abierta o muy volcada hacia algo o ser muy adulta, lo que generalmente se da después de los 40 o los 50 años, pero en su caso se manifiestan con su corta edad. 

Todo esto ha ocurrido porque según Martín "he tenido que hacerme así. Porque el manejar los grupos lo hace. Yo empiezo con El Caldén a los 20 pero proyectándolo desde los 19, desde que llego a Tres Arroyos. Me tuve que permitir salir de la adolescencia rápido para desarrollar la dirección. Esa dirección implica chicos muy chicos, los que están en plena adolescencia, gente adulta o sea que he tenido que hacerme también a esta madurez que por ahí manifiesto. Cuando me junto con mis amigos soy totalmente distinto", dice y suelta la risa. El grupo de lo que forman el ballet mayor son alrededor de treinta personas, la mayoría supera en edad a su director. Algo muy particular, pero que según Martín, se maneja desde "el respeto mutuo". 

El espectáculo del miércoles ya está a la vuelta y de seguro esta semana todo va a ser ensayos y pruebas para que el miércoles 12, desde las 21, el escenario del Teatro Municipal los reciba. Las entradas anticipadas se pueden adquirir en el Club Español, a un valor de $ 200, de 18.30 a 20.30. 

Significado
"Viajeros" va a ser un viaje de transformación, de recorrido por paisajes, un viaje musical. Si el espectador va con los sentidos abiertos va a poder percibir hasta los aromas de las regiones hecho danza. Por esto dice Martín: “Hemos elegido música muy acorde a todas las edades”, precisó Martín Rodríguez Blanco.

“Se va a poder escuchar tanto un Juan Inaki, alguien contemporáneo, como una Mercedes Sosa, los más popular y reconocido mundialmente. Estarán presentes la música de Los Chalchaleros, El Chango Nieto, Chango Spasiuk, Liliana Herrero, gente muy distinta musicalmente pero con una misma raíz que es lo popular y que con su voz te pintan el paisaje que ellos quieren o el pueblo que ellos quieren". 

El viaje de estos diez años es el recorrido por regiones y músicas, un viaje en el que se ha subido gente y se ha bajado; pero todo tiene que ver con el viaje este, con ochenta bailarines en escena y la asistencia permanente de Yanina Lúquez y Héctor Somovilla.