116 años junto a cada tresarroyense

ST 20. 2°
Nubes aisladas

Sociales

El espectáculo brilló en lo más alto

Más que velada, una gala del Club Español

09|12|18 12:07 hs.

A la última velada del Club Español seguramente se la recordará como de las mejores de las 67 que ha puesto en escena la prestigiosa entidad, ante una sala colmada del Teatro de la Escuela Nº 1. Se apagaron las luces, llegó el silencio y el Himno Nacional de España irrumpió en la noche con la participación de la Guardia Real, dirigida por Andrea Tolosa, para hacer la primera intervención de una serie de lucidas actuaciones. 


Una apertura diferente a lo acostumbrado, dinámica, fluida y armoniosa hacía presagiar que podía ser una noche distinta, y vaya si lo fue. 



Muy distinta y especial, colmada de fuertes y extensos aplausos, que en muchas ocasiones irrumpieron en distintos momentos de una puesta en escena, acompañados de exclamaciones surgidas de la admiración por el espectáculo brindado, y quizás la más notoria fue cuando el Grupo Ballet brilló muy fuerte en uno de los flamencos que decoró la gala con las mejores luces.

Brillo y luces 
En un entorno cargado de brillo, las más pequeñas de los cuerpos de danzas del club tuvieron intervenciones llenas de frescura, alegría e inocencia no exentas de calidad, causando la admiración y simpatía del público. Cada paso dado en el escenario por cada uno de los intérpretes tuvo la calidad necesaria para que el espectáculo no decayera, y por el contrario todos mantuvieron la vara en lo más alto. 



La invitada Academia de Danzas El Caldén, que dirige Martín Rodríguez Blanco, brindó Colores Latinoamericanos con un gran despliegue de cuerpos en baile que recorrieron distintas latitudes musicales y de danzas con suma alegría y calidad interpretativa. 

El siempre vigente Coro Buenos Amigos del Club Español, con la dirección del maestro Leonardo Ventura, cerró la primera parte de la velada con una actuación acorde a sus pergaminos y trayectoria, luego de que la noche tuviera un espacio de suma emotividad cuando llegó el momento de recordar en un sentido homenaje a Zulema Esther Ruiz Díaz, quien fuera parte misma de la existencia del Club Español y nos dejara poco tiempo atrás. 



El tango también tuvo un espacio en la velada como lo tiene en la casa representativa de la Madre Patria, y entonces la milonga y el dos por cuatro formaron parte de la noche de gala, a través de Nahuel Despósito y Karina Yáñez.  

El flamenco, protagonista 
En la segunda aparte, el flamenco brindó sus mejores notas y figuras a través de los distintos cuerpos de danzas españolas que dirige Gisela Príncipe. Cada uno de los grupos honró de la mejora manera a este género musical que tiene en la zona de Andalucía su epicentro en tierra española, y que se extiende por Extremadura y la región de Murcia, y el lucimiento tuvo puntos altos como cuando el Grupo Ballet se expresó en toda su dimensión al movimiento de sus cuerpos y un zapateo descollante en un taranto flamenco que arrancó repetidos aplausos. 

Fotos Horacio Arbasetti


Hasta cerrar con una elegante versión bailable sobre el Bolero de Ravel, escenificada por los grupos Juvenil y Ballet del Club Español, y la participación especial de Gisela Príncipe, coronando así una noche de alto vuelo artístico a través de la danza y la música en las distintas expresiones brindadas ante un público que vivió una gran gala, cerrada con todos los exponentes sobre el escenario para recibir el último reconocimiento del público que los despidió de pie.