Deportes

Copa Challenger de Fútbol

Huracán, de festejo en festejo

13|12|18 09:37 hs.

Huracán sólo necesitó 45 minutos para ganar anoche ante Villa del Parque un nuevo trofeo, la Copa Challenger que dispuso desde este año la Liga Regional Tresarroyense de Fútbol y que enfrentará al final de cada temporada al campeón de Primera con el de Segunda. 


Fue una cátedra la del equipo de Leo Gómez, que en el primer tiempo sacó una ventaja de cinco goles y luego cuidó el resultado que finalmente fue 5 a 1 en la cancha de El Nacional. 

Desde el primer minuto el monarca del círculo superior salió a jugar concentrado, y a los 3 minutos avisó con un tiro de Zubillaga que salió pegado al palo. En la siguiente el Globo atacó por la izquierda, el centro llegó al segundo palo y Vannieuwenhoven de cabeza abrió el marcador. 

Antes de los 10 llegó el segundo, porque el autor del primero corrió hasta el fondo, envió el centro y Domínguez anticipó a todos para poner el 2 a 0. Los primeros minutos hacían oler una goleada, porque mientras circulaba la pelota con precisión y velocidad Villa no hacía pie. 

Con un esquema diferente (4-3-1-2), Huracán encontró juego en Elizondo que desde el medio distribuía para las escaladas de Ciccioli y Uzidinger por izquierda y Domínguez y D'Annunzio por derecha, más los pases peligrosos a los dos puntas. 

Recién sobre los 25 intentó el conjunto el Bosque, con un remate lejano de Pallero. Luego siguió siendo todo del Globo, que a los 35 gestó una brillante jugada que comenzó por la izquierda, cambió a la derecha y terminó adentro del área para que Elizondo de cabeza ponga el 3-0. 

Dos minutos más tarde llegó el cuarto, cuando Zubillaga ganó en velocidad, definió ante la salida de Balúl que la desvió pero le quedó a Ciccioli que solo y con el arco vacío la empujó. A los 38 fue la primera intervención de Serén, que detuvo un remate de Marchetti de lejos. 

A los 39 la defensa de Villa salvó en la línea una definición de Zubillaga que superó a Balúl y a los 44 cayó el quinto, con un centro de Uzidinger para que Elizondo defina de cabeza. 

En el segundo tiempo el campeón de Primera bajó el ritmo, aunque nunca su idea de jugar claro y preciso a un toque. Villa se animó con el ingreso de Adrián Leguizamón, que se asoció a Irigoin y Marchetti, aunque sin lograr quedar claro para definir. Los bancos se empezaron a mover y sobre los 35 se unieron los anteriormente mencionados y Marchetti de volea descontó con un lindo gol. 

Los minutos pasaron, la final terminó 5 a 1 y las autoridades liguistas entregar una nueva copa al capitán de Huracán Juan Pablo Fritz, que también había recibido el domingo pasado la del campeón del año de Primera División.