Sociales

Premiado en el 2° Certamen Federal de Payadores

Fausto hunde las manos en la tierra y acaricia la guitarra

16|12|18 12:39 hs.

El payador tresarroyense Fausto López Bastián obtuvo el primer premio en categoría “noveles” en el 2° Certamen Federal de Payadores Santos Vega 2018. En el evento, que se desarrolló en Ensenada, a pocos kilómetros de La Plata, hubo presencia de artistas de todo el país y en su categoría compitió con otros 10 artistas. 


La organización estuvo a cargo de Néstor Trolli y los reconocidos payadores Emanuel Gabotto y David Tokar. En su categoría participan payadores de menos de cinco años de actividad, mientras que en la libre lo hacen otros con diferentes antigüedades “en este certamen payó un hombre de 60 años con mucha trayectoria y otros más jóvenes”, ejemplifica Fausto. 

Fausto es un payador formado que trata de mejorar cada día, tiene la sensibilidad que le da el arte y el amor por lo que hace. “No hay un título que te defina como payador sino el reconocimiento de otros payadores, los certámenes, la participación en eventos que son los que terminan de definirlo”, le cuenta el payador a LA VOZ DE PUEBLO. 

Es un chico inquieto, animoso, ávido de enseñanza y desafíos y tiene una meta: “Quiero recibirme y ese día sostener un cartel que diga: Payador ingeniero. Esa es mi meta, quiero ir a Tres Arroyos, instalarme y llevar estas dos cosas a la par”, expresa con mucha seguridad.


El tresarroyense posa orgulloso con su guitarra, el diploma y el trofeo que obtuvo en el 2° Certamen Federal de Payadores, Santos Vega 2018


Ser payador 
“Mi papá y mi abuelo me trasmitieron la pasión por los caballos y por el campo, sin dudas el inicio fue de la mano de mi padre que me regaló un CD de Alberto Merlo -referente del canto surero-. A la semana de tenerlo me sabía las canciones de memoria y me fanaticé”, cuenta Fausto el porqué de su amor por este particular arte tradicionalista. 

Luego, cuando fue más grande y empezó a participar de las jineteadas se enamoró del arte payador, de improvisar, del arte repentista. “El payador pinta en el momento una situación irrepetible, en segundos piensa algo y lo dice por eso decimos que es algo que nace y muere en el momento”. 

Fausto sigue relatando los diferentes momentos que lo acercaron al arte de improvisar versos al mismo tiempo que está cantando acompañado por su guitarra: “Conocí en una jineteada a Manuel Gaboto en La Plata al que le mandé un mail que me respondió e invitó a hacer un Taller de Payadores en esa ciudad”. 

A medida que avanzaba en los aprendizajes impartidos por ese gran maestro empezó a tomar clases de guitarra, de canto, “me fui metiendo y preparando de a poco, este y el año pasado fue de crecimiento, me contrataron en peñas, eventos privados, shows, encuentros de payadores. Este certamen sin dudas es un potenciamiento que me abre muchas puertas artísticas porque fue un evento a nivel nacional”, dice satisfecho. 

Sin dudas la familia López Bastián tendrá en Fausto un verdadero “Payador ingeniero” recibido con todos los galardones, momento al que seguramente le podrá dedicar unas maravillosas coplas.  

Un certamen bien tradicionalista
El primer día del 2°Certamen Federal de payadores Santos Vega 2018 fue el sábado 1 de diciembre en el que hubo entre otras una importante actividad en el Salón Dorado se la Municipalidad de La Plata, se trató de una charla a cargo de Abel Zabala “gran conocedor e historiador de la payada”, así lo presentó Fausto quien además destacó la participación de payadores de todo el país como concursaron del certamen. 

Por la noche hubo un encuentro de payadores en el espacio Dardo Rocha de La Plata del que formaron parte los jurados del certamen y artistas uruguayos. El domingo 2 de diciembre comenzó la competencia que contó con la participación del tresarroyense en la categoría “noveles”. 

La jornada continuó por la tarde con la otra categoría denominada “libre” en la que se podían anotar los payadores sin importar la antigüedad o trayectoria. El premio que recibió Fausto y que lo pone muy contento consistió en un trofeo, una guitarra y “lo más importante”, una actuación en el Encuentro Internacional en Balcarce que se realizará en junio. 

El día de la entrevista Fausto estaba particularmente contento porque había “metido” un final más para avanzar hacia la finalización de la carrera de ingeniero agrónomo. 

“Me quedan sólo tres materias para recibirme de ingeniero agrónomo, así que estos días se me dio de todo un poco, el 22 -si Dios quiere- voy para ‘Tresa’ y paso el verano con la familia”, resume los acontecimientos de las últimas semanas.