La Ciudad

Quejas porque no se cumple con la ordenanza

En temporada “están parando vehículos en la zona recreativa”

18|12|18 09:40 hs.

En el Consejo municipal de Discapacidad se ventilaron quejas ayer porque en la zona recreativa había vehículos, cuando por ordenanza está prohibida su presencia durante la temporada de verano que el municipio ya inauguró el pasado viernes 7 de diciembre. 


En el mismo encuentro se evidenció cierto desconocimiento respecto a si ya comenzaron los trabajos de control, de parte de inspectores de tránsito. O hasta del mismo inspector de playa que en su momento se dijo –desde el organismo descentralizado- que se nombraría para hacer cumplir las ordenanzas en vigencia.

Vehículos no 
“Todavía hay gente que está parando los vehículos en la zona recreativa”, advirtió Mariano Panizo, quien de todas maneras apeló a la colaboración que puedan hacer las personas. “Es un poco de empuje de voluntades, que sepan que saliendo de la línea de Posta del Faro, hay una zona recreativa donde se pueden usar kayaks, llevar animales, pero no vehículos”, explicó. 

Dijo además que “nos encontramos con que este fin de semana estaba plagado de vehículos así que aprovechamos a impulsar la buena voluntad del tresarroyenses, y convencerlo que es una zona para realizar otra actividad y no para parar el vehículo”. 


Mariano Panizo, Guillermina Oliva y Paula Distéfano


En la reunión también se consideró cómo ha sido el comienzo del uso de la bajada accesible. Paula Distéfano no apuntó en este sentido nada que llamara la atención y dijo a la prensa que analizan “recorrer los balnearios de la zona para visitar los paradores y ver cómo están sus bajadas si están adaptadas para que puedan llegar personas con movilidad reducida, o con cualquier otro tipo de discapacidad”.

A su lado Guillermina Oliva contó que “la bajada accesible pública se logró extender con maderas muy cerca del mar”. También señaló que con el resto de los paradores se propone “apostar a que todos estén accesibles”. 

La integrante del Consejo de Discapacidad manifestó que las políticas públicas se proyectan “no sólo para quienes se trasladan en sillas de rueda sino que tenemos que pensar en gente mayor, cochecitos, embarazadas. 

Nuestro slogan es ese ‘trabajar en la accesibilidad para todas las personas’. Nadie está exento de tener que bajar el día de mañana por una rampa accesible”, apuntó.   

“Mucho mejor” 
Distéfano, que vive en Claromecó, dijo que ve “mucho mejor que el año pasado” a la localidad respecto a medidas de accesibilidad. No obstante resaltó que ha notado “mucho en el tema de restaurantes que debe haber accesibilidad para celiacos, y también cartas en Braille”. 

Dijo al respecto que “hay como tres que ya se enfocaron esto y es importante”. Consideró también que “hay un círculo más abierto”, pero al mismo advirtió que en el centro “todavía estamos en un proyecto para el próximo año para que (la localidad) sea más accesible, y no sólo para los paradores”.