Deportes

Por Carlos Ordóñez (para La Voz del Pueblo)

Un hecho histórico para el fútbol árabe

19|12|18 11:55 hs.

Llegamos a Dubai el lunes por la noche y rápidamente quedamos impresionados por sus características. Tiene casi tres millones de habitantes y junto a Abu Dhabi, son las dos más importantes de Emiratos Árabes Unidos. El viajero al llegar rápidamente se sorprende por la opulencia de una ciudad que, desde hace veinte años a esta parte, no para de crecer. Esto obedece al factor económico, por el ingreso de “petrodólares”. 


El país hasta el año 60 vivía de la producción de dátiles, de camellos, y a partir del descubrimiento de grandísimas reservas petrolíferas se convirtió -luego de dejar de ser colonia británica allá por los años 70-, en uno de los más importantes en producción de petróleo. El Producto Bruto Interno por habitante alcanza aproximadamente los 70.000 dólares, uno de los más altos del planeta. 

Los gobernantes de Emiratos Árabes Unidos, convencidos de que el país no podía depender solamente de los ingresos petroleros, decidieron hacer de Dubai una ciudad eminentemente turística y sin dudas que lo han logrado. Cada año llegan hasta allí alrededor de quince millones de turistas, que disfrutan sus atractivos a orillas del Golfo Pérsico. 

Algunos la han dado en llamar Las Vegas con anabólicos, realmente es notorio su colorido, sus luces y desarrollo arquitectónico, con enormes edificios, entre ellos el más alto del mundo con 826 metros, los dos centros comerciales más grandes también del planeta, acuarios que llaman la atención, entre otros aspectos relevantes. 

Se puede andar a cualquier hora del día sin ningún inconveniente. Mucho tiene que ver, además del desarrollo económico, que las penas en un hurto o cualquier delito menor pueden llegar a 15 años de cárcel; mientras que en el caso de delitos mayores como violaciones u homicidios, aquí se aplica la pena capital. 

En el transcurso de la tarde del lunes viajamos aproximadamente dos horas para ir al partido semifinal que disputaban River y el local Al Ain, precisamente en la ciudad que lleva el nombre de Al Ain, enclavada en el desierto, mediterránea, en el límite con el país vecino de Omán. Cuenta con 700.000 habitantes. Una amplia mayoría de los espectadores eran locales, habían ido a ver al equipo en su moderno estadio. Se venía constituyendo en una sorpresa, primero al eliminar al equipo neozelandés, luego con contundencia al equipo tunecino. 

La esperanza ante River era mucha y así lo reflejaba una bandera que tendieron en buena parte de la tribuna popular, que decía “misión imposible”, en referencia a la serie de culto que lleva ese nombre, y habían tachado la primera sílaba de la parte imposible. 

Una muestra de confianza y optimismo, pese a que enfrentaban al ganador de la Copa Libertadores. Salieron a festejar luego por la ciudad el triunfo logrado ante River en los penales, logrando así un hecho histórico para un equipo árabe como es llegar a la final del Mundial de Clubes. 

Para desazón de los alrededor de 3000 simpatizantes de River, cada vez que quisieron alentar fueron callados por los abucheos de los simpatizantes locales. Desde el punto de vista futbolístico, lo que vimos es que River entró muy relajado en el comienzo, sufrió un gol a través de pelota parada. 

Luego reaccionó, tuvo una ráfaga de buen fútbol y llegó a revertir el resultado con los goles de Borré, pero sobre todo mediante el buen fútbol en la mitad de la cancha por Palacios, alguna corrida de Pity Martínez y los desbordes de los laterales. Pero River en el segundo tiempo se quedó, el conjunto árabe llegó al empate y a pesar de que había jugado dos partidos anteriormente, uno hasta en tiempo suplementario, pudo aguantar el resultado. 

El equipo argentino tuvo su gran oportunidad en un penal de Pity Martínez que dio en el travesaño. Las modificaciones que hizo Gallardo no dieron resultado, porque no entraron bien al partido ni Scocco ni el uruguayo De la Cruz. Al momento de enviar estas líneas estamos regresando de la ciudad de Al Ain a Dubai. 

Nos estaremos reencontrando el domingo, cuando contemos algunas cosas más de lo que hemos visto en Emiratos Árabes Unidos y apuntes de la definición del Mundial de Fútbol. 

Por Carlos Ordóñez (para La Voz del Pueblo)