116 años junto a cada tresarroyense

ST 11. 1°
Nubes dispersas

Interés General

Falleció ayer, a los 68 años de edad

Con Irene Gruss se va una maestra de la poesía

26|12|18 11:13 hs.

Ayer, horas después de la Nochebuena, en plena Navidad, murió Irene Gruss. Había sido internada en el Hospital Español, tras sufrir una grave deshidratación. Tenía 68 años y era, además de poeta, maestra de poesía. 


Nació en Buenos Aires y cursó estudios universitarios de Medicina, Biología y Letras, todos de forma incompleta. Antes de eso, participó en coros bajo la dirección de Antonio Russo e intentó canto individual supervisada por Susana Naidich. 

En algún momento decidió que la escritura era lo suyo, y dejó la música a un lado. Quizás la poesía sea el lugar donde se confluyen ambas disciplinas. Durante los años setenta fundó el grupo de poetas del Taller Mario Jorge De Lellis. Y naufragó por diferentes redacciones: no sólo revistas literarias como El escarabajo de oro, El ornitorrinco y El juguete rabioso sino también en distintos medios como La Opinión, Tiempo argentino, La Nación y Clarín. En este último fue durante muchos años correctora. 

Publicó varios libros: La luz en la ventana (1982), El mundo incompleto (1987), La calma (1991), Sobre el asma (1995), Solo de contralto (1998), En el brillo de uno en el vidrio de uno (2000), La dicha (2004) y en su carácter de compiladora, la antología Poetas argentinas (1940-1960), del año 2006. El último, La mitad de la verdad, se publicó en 2008 y es su obra reunida. 

¿Qué se puede decir de su poesía? De todo: que era intimista, sensual, coloquial aunque exquisita. "Si se debiera acudir al epítome de la poesía nacida en los setenta en Buenos Aires y de su despliegue, habría que leer, entre unas pocas opciones, la poesía de Irene Gruss", escribió Jorge Aulicino, en el prólogo de La pared.