116 años junto a cada tresarroyense

ST 26. 3°
Despejado

Interés General

Por Natalia Balul

La Voz de la filosofía casera: Coca y Bon Jour

30|12|18 12:42 hs.

Por Natalia Balul (*)


Hoy, me puse a pensar: 
Que rápido se olvida uno de la gente que no hizo nada "interesante" en el paso de tu vida 
¿Complicado no? 
Bueno, te lo digo con otras palabras 

Cuanta gente hay que pasó por tu vida y cuando te preguntan: 
¿Te acordás del flaco ese o de la chica esa que hizo o dijo tal cosa? 
y por más que lo intentes ese recuerdo no vuelve ni loco a tu cabeza 
Esa gente fue olvidada, verdaderamente olvidada… 
porque no ha tenido ninguna característica fuera de lo común que la haga inolvidable. 

La gente cree que es difícil de olvidar 
y la verdad, no coincido con toda la gente. 

Aunque sé que también están esos otros personajes que cuando alguien te los recuerda vuelven a tu mente, 
resurgiendo de las cenizas, cual ave fénix. 
Te roban una sonrisa, un gesto, un recuerdo y vuelven al mismo lugar que estaban, 
bien guardados. 

Y por último están esos… 
esos personajes que no te los querés olvidar bajo ningún punto de vista, 
porque te hacen bien, 
¡¡porque son inolvidables!! 
porque la gente auténtica huele a inolvidable, leí una vez por ahí… 

y te empeñas en recordarlos, y conservarlos en la memoria, 
 porque cada vez que los "traes" a tu mente 
te roban una sonrisa de oreja a oreja, te hacen vibrar, te enseñan, te cuidan, 
se quedan un rato, te miman, y después se van. 
y no pasa un solo día que no los quieras tener cerca, y si podés, abrazarlos con fuerza. 
Esos, son los imprescindibles,
los inolvidables 
los que dejan huellas (y no pelusas) 
Los que te hacen sentir que todo esto, vale la pena. 

A esos inolvidables, hoy, dale las gracias 
estén lejos o cerca, 
pero hoy dale las gracias 

Gracias por hacerte sentir 
porque nadie nos puede robar lo verdaderamente sentido. 
Gracias por estar, por conectar, por nunca faltar, por sumar, por siempre con ellos poder contar… 
Simplemente gracias por estar. 

Hoy, agradezco a esa gente inolvidable.
Agradezco a cada uno de ellos por haberse cruzado en mi camino 
porque como dijo Picasso "No creo en los accidentes, no existen los encuentros en la historia, no existen los accidentes" 
a lo que agregaría…
Lo que sucede conviene. 

(*) La autora es profesora de Filosofía