La Ciudad

Florencia Marchini

La química y su experiencia contagiosa

31|12|18 10:06 hs.

En el College de France, París, Florencia está haciendo el posdoctorado. En forma previa, realizó el doctorado en electroquímica, trabajo que realizó junto a su jefe. Desarrolló un método para extraer litio de la salmuera de los salares de la Puna, que no contamina, es más rápido y eficiente. 


El litio es un recurso estratégico para el país, ya que hay mucho en el norte y es el principal componente de las baterías. La investigación despertó gran interés en empresas que quieren llevar a cabo la extracción del mismo. No quería hacer un doctorado, porque le parecía que la vida científica era demasiada sacrificada. 

Ya vivía sola y necesitaba trabajar, pero fueron justamente circunstancias laborales que la llevaron a aceptar una propuesta de su profesor Ernesto Calvo -director del proyecto de extracción de litio en las salmueras- para incorporarse en una investigación. “Acepté, pero le dije: Mirá que no quiero hacer un doctorado. Pero cuando vi el componente social que tenía el proyecto me entusiasmé”. 

En 2012, Calvo organizó un simposio internacional de baterías de litio-aire e invitó a los principales referentes mundiales en el tema y además a treinta estudiantes de Ingeniería de la Universidad de Jujuy, futuros profesionales cercanos al recurso estratégico. “Les inyectó una motivación y ganas de ponerse a trabajar en su provincia, cuando se volvieron conscientes del recurso tan valioso que tenían. Esa experiencia es contagiosa”, resalta. 

Florencia se embarcó en el desarrollo de un método nuevo porque el que existe actualmente para extraer litio de los salares es muy ineficiente. La intención de mejorar ese aspecto y de desarrollar tecnología de punta para el país fue lo que la motivó para hacer la investigación, que tuvo enormes resultados ya que lograron patentar el método y también ganar premios internacionales. 

Este trabajo continúa en el laboratorio de la Facultad de Ciencias Exactas, a través de una doctora jujeña que lleva adelante el escalado a laboratorio de la investigación iniciada por Florencia. 

El reactor en el que se extrae la salmuera del salar funciona como una batería, por lo que el área de “expertice” de Florencia se enfoca a los sistemas de almacenamiento de energía como son las baterías. 

En la actualidad, desarrolla sus trabajos científicos en el College de France. Lo hace con el grupo de electroquímica de sólidos y sistemas de almacenamiento y conversión de energía, en el desarrollo de baterías en estado sólido. 

“Las baterías de litio son las que tienen todos los dispositivos electrónicos que tenemos, adentro poseen un solvente que es inflamable y la principal razón por la que las baterías se prenden fuego. Tratamos de desarrollar unas baterías que no tienen solvente, sino que se usan con un compuesto sólido que no se prende fuego y es más seguro. Además permiten usar otros materiales -que con el solvente líquido no pueden utilizarse- que proporcionan mayor energía”, manifiesta. 

Analiza la vinculación que hay en Argentina entre la industria y la ciencia, a la que califica de “muy pobre” porque considera que “aunque se desarrolla muy buena ciencia, hay mucha reticencia en invertir en tecnología innovadora. En la Unión Europea las industrias y la ciencia están muy cerca y la inversión es directa”. Un ejemplo de ello es el grupo en el que trabaja Florencia, que recibe el aporte de Renault como uno de sus principales inversores. 

La joven analiza que “en el mundo hay una brecha importante entre los sueldos que se cobran en la academia y la industria -que siempre es mucho más alto-; en general hay una falta de inversión en ciencia. Mirando en perspectiva la tarea que desarrolla en Francia y la que hacía en Argentina, Florencia afirma que es muy difícil hacer ciencia en nuestro país, mucho más después de los recortes presupuestarios y de puestos de investigación”.