La Región

De a poco

Claromecó se repone del temporal

31|12|18 10:20 hs.

Después que un fuerte temporal de descargas eléctricas, lluvia y viento, castigara a vecinos y turistas que pasan el fin de año en Claromecó, la situación volvía a la normalidad ayer entre el trabajo del ente descentralizado, bomberos voluntarios y de la cooperativa eléctrica. 


Con las primeras luces de la madrugada los trabajos se concentraron en la playa, Dunamar, la Escuela Agrícola, la tradicional casa de la familia Bellocq, calles anegadas de la localidad, y hasta en un incendio que en la noche del sábado se generó por una de las varias descargas eléctricas ocurridas, y que se reavivó por la acción del viento en un campo próximo a la zona de El Caracolero.

Descargas eléctricas 
Los bomberos voluntarios de Claromecó comenzaron su trabajo ayer –en el marco del temporal- con cuatro incendios generados por fuertes descargas eléctricas. Dos sucedieron en Dunamar, uno en el Vivero y el restante en cercanías a la arenera. 

Según contó el segundo jefe del cuerpo de bomberos claroquense, Roberto Bancur, “los focos ígneos más grandes fueron en Dunamar sobre los campos de Arie Groenenberg y Franganillo. Y el otro en Eguivar y Las Gaviotas. A los dos primeros los apagó bomberos, y a los otros dos la lluvia”. 

Como precedentes recientes, Claromecó registra al menos dos tormentas fuertes que se dieron a esta altura del verano, entre fines de diciembre y comienzos de enero.


También precisó que intervinieron en un incendio provocado por un rayo que cayó en la Estación Forestal, donde recibieron –para sofocarlo- la ayuda de las intensas precipitaciones. A esas intervenciones se le sumaron cuatro voladuras de techo, seis caídas de plantas y tres de postes telefónicos. 

Bomberos de Claromecó además fue asistido por sus colegas de San Francisco de Bellocq por la caída de una planta sobre la ruta 73 a la altura de la Escuela Nº 35, del paraje La Manga. En tanto ayer por la tarde dos dotaciones debieron asistir al establecimiento Las Gaviotas porque se había reavivado el fuego, presumiblemente por la acción del viento y restos de brasas.   

Ayer a primera hora, el ente descentralizado ayudó a limpiar el camino adyacente a la Escuela Agrícola que sufrió la voladura del techo. El organismo descentralizado también repuso arena debajo de los miradores y quinchos de guardavidas


Cortes de luz 
Desde la cooperativa eléctrica (CELCLA) contaron a LA VOZ DEL PUEBLO que debieron intervenir ante la caída de una línea en Dunamar. El hecho se generó por el desplome de una planta. La intervención de los servidores públicos se dio además por la caída de líneas y postes en caminos rurales, y además por muchos reclamos que se dieron en domicilios particulares por cortes de luz generados en las bajadas de fusibles. En tanto informaron que los postes caídos dentro de la localidad, son de telefonía.

Playa y calles anegadas 
El director del Ente Descentralizado Claromecó Servicios Turísticos, Carlos Avila, contó a este diario que el trabajo del organismo comenzó minutos antes de las 22 del sábado y se extendió hasta las 2 de la madrugada de ayer. Se reinició posteriormente a las 6 y se extendió por la tarde. 

Después de acomodar las ramas y plantas caídas en el barrio parque Dunamar, para ser recogidas ayer por la mañana, le siguió con el rellenado de arena en los miradores y quinchos de guardavidas que resultaron socavados por la intensa acción del viento. También se asistió a El Parador, local al que las turbonadas de viento le voló mesas y sillas sobre una amplia zona de playa. 

Desde temprano además se abocaron al “secado” de charcos generados por la acumulación de agua en calles “33 y 36; 31 y 30; 21 y 36; y 19 y 34, estas últimas donde se forman ‘las lagunas de siempre’”. 

También se quitaron gajos de plantas en varios puntos de la localidad, y se limpió el camino adyacente a la Escuela Agrícola, zona de montes, y en la vuelta de la zona de Las 7 Cascadas, donde aparte de gajos y plantas, se voló un techo.  

El Esqueleto
“Fuimos a mirar el edificio (el esqueleto) porque había chapas sueltas. El dueño empezó a hacer un trabajo de apuntalamiento después que se mandaran un montón de notificaciones. Se acomodó el material suelto, y está pronto a comenzarse los trabajos sobre la estructura, según los responsables quienes dicen que está todo asegurado para que nada se pueda caer o volar”, describió Carlos Avila. 

Precedentes 
El fuerte temporal del sábado 29 se produjo alrededor de las 21, y después de un día muy caluroso. Comenzó con fuertes descargas eléctricas, y una intensa –pero breve- lluvia posterior que acumuló unos 30 milímetros de precipitaciones. Como precedentes recientes, Claromecó registra al menos dos tormentas fuertes que se dieron a esta altura del verano, entre fines de diciembre y comienzos de enero. 

Se recuerda una en 2016 cuando sus efectos se sintieron en el interior del Vivero y un joven motociclista resultó herido por la caída de un árbol; la siguiente en el verano pasado durante los primeros días de 2018 que, entre otras cosas resultó con la voladura del techo del Instituto Secundario. A ésas se les debe sumar la más reciente, ocurrida hace sólo días.