La Ciudad

Dos heridos y muchos daños

La tempestad rozó la tragedia

02|01|19 10:20 hs.

Dos personas resultaron heridas y la ciudad sufrió una serie de fuertes inconvenientes producto de una inmensa tormenta en rotación, tal como se la conoce en el ámbito meteorológico a la supercelda que ayer castigó al casco urbano de la ciudad, la zona de quintas, campos y también al distrito vecino de Coronel Pringles. 


A raíz de cuatro episodios generados a partir del feroz y breve temporal, fueron varias las personas trasladadas al Hospital Pirovano para ser revisadas, aunque de milagro, sin gravedad. Los hechos en donde estuvieron en riesgo sus vidas fueron a partir de la caída de un árbol sobre un auto en la ruta 3 a la altura del aeródromo, el desplome de otra planta sobre otro vehículo dentro del Parque Cabañas, y los colapsos de una chimenea en el patio de una vivienda, y del portón de un galpón en zona de quintas, durante un almuerzo familiar. 



Quienes quedaron en observación resultaron ser dos hombres, uno que circulaba en el vehículo por la ruta nacional junto a dos acompañantes, y el que fue alcanzado por la caída de la chimenea. Ambos permanecían en observación en el centro público de salud, según confirmó a este diario al directora asociada Mabel Elías. 



En tanto pudo regresar a la casa un hombre al que se le cayó encima –mientras almorzaba con su familia- el portón de un galpón en la zona de quintas. Fue atendido por los golpes recibidos, que finalmente no habrían resultado ser de gravedad. Y por último los ocupantes del vehículo alcanzado por la caída de un árbol en el parque municipal, tampoco resultaron heridos de consideración.



Turbonada 
La “turbonada”, tal como muchas personas describieron ayer al violento fenómeno natural que se abatió sobre la ciudad destrozó los techos de los galpones de la fábrica Eima en el Parque Industrial. Y la voladura de esas chapas impactó sobre el tendido eléctrico que conecta al casco urbano con el predio industrial.  

Tendido eléctrico 
Según contó a LA VOZ DEL PUEBLO el jefe de Redes de la CELTA, Sergio Sjelborg, este hecho desencadenó la interrupción en el servicio eléctrico que afectó a la ciudad. Contó a este diario que sobre las 21, la luz se había restablecido en el 80 por ciento de la ciudad. “El lugar que más daño ha sufrido es el Parque Industrial. Le destrozó el galpón a Eima y todas las chapas que están desparramadas por el todo el parque nos destrozaron los cables en todos lados”. 



Confió el ingeniero eléctrico que para la madrugada gran parte del trabajo pendiente quedaría restablecido. Todo esto mientras un grupo grande de operarios de la cooperativa trabajaba en avenida Alem, sobre la Escuela 18 donde cayeron plantas y provocaron serias consecuencias. 

Otro grupo actuaba sobre la troncal hacia Cascallares. En cuanto a “la zona de La Perrera en adelante volteó un montón de plantas, tenemos que ver si llegamos a restablecerlo durante la madrugada porque también rompió el cruce de la Ruta 3”, dijo Sjelborg que consideraba “probable” que sectores como el de La Vaquerías quedase sin luz durante la madrugada. 


El techo del Jardín de Infantes 909, voló hacia el frente de la Escuela Nº26, en Olivero Duggan 3500.



En total unos 30 trabajadores de la CELTA continuaban anoche atendiendo reclamos y resolviendo pedidos por cruces de baja tensión que se cortaron por las ramas caídas. El 20 por ciento que restaba resolver contenía la troncal a Vázquez, Castelli al 1400 y algunas derivaciones rurales. Rivadavia 3000, y también la quinta de Luz y Fuerza donde el fenómeno bajó todos los postes de línea de media tensión, que ahora se deben reconstruir a nuevo. 

Ayuda social 
Pero el temporal tampoco dejó planta sin sacudir, y alcanzó a dañar los techos de numerosas viviendas por las caídas de árboles y por la voladura de chapas. Para dar respuesta a las familias que ayer padecieron estas consecuencias, Desarrollo Social municipal y de Nación coordinaban la entrega de un stock de chapas que la Provincia envía a los 135 municipios, según contó la diputada Laura Aprile, de Cambiemos, a LA VOZ DEL PUEBLO.



“Hable con el Ministerio de Desarrollo Social de Provincia para contar lo sucedido y me puse a disposición del intendente”, contó. Por su parte el secretario municipal de Desarrollo Social, Marcelo León, contó a este diario que los barrios más afectados resultaron ser Ranchos, Municipal y Ciclista, y aseguró que “no hubo evacuados”. 

Efecto del viento 
Las consecuencias también se observaron en el techo del fogón del club Colegiales, el paredón posterior del club El Nacional que da sobre calle Mazzini, un corralón de la cancha del club Unión; los techos del vestuario del Club Argentino Junior y del Jardín 909 perteneciente a la Escuela 26; y en una firma comercial ubicada sobre Primera Junta en cercanías de la rotonda de las rutas 3 y 228; en el Parque Industrial, y sobre cada calle tresarroyense donde se pudieron ver ramas y restos de plantas por doquier.   

Caídas y voladuras 
Desde bomberos voluntarios informaron a La Voz del Pueblo que debieron intervenir en una gran cantidad de viviendas. Por voladuras de techos en calle León 1550; 12 de Octubre 890; Deán Funes 1151; Betolaza 1255; Aníbal Ponce 74 y Pueyrredón 330 y Libertad. 

En tanto por la caída de árboles los servidores públicos asistieron a llamados que advirtieron sobre ese tipo de incidentes en calle Mar del Plata 1865; Bernardo de Irigoyen 865 y 1525; 12 de Octubre 1448; Av. Alem 275; León 270; Estrada 1281; Pringles y Balcarce; Brown 1030; Colón 1345; 1º de Mayo y Deán Funes; 9 de Julio 934; Lavalle 881 y Almafuerte al 4000. 

Bomberos también intervino ante la rotura de vidrios y existencia de humo en el interior de Automotores Beitía, sobre avenida San Martín 1200. 

Desde la institución también se dio aviso a la Municipalidad para que dé respuestas ante la caída del corralón del Club El Nacional, sobre calle Mazzini. Allí se ordenó liberar la calle para el tránsito y trabajar con un segmento del paredón que estaba por caerse. 

Colapso 
La intensa precipitación que se extendió por aproximadamente diez minutos y que sobrevino a la caída de granizo de gran tamaño, generó que numerosas calles no resistan el caudal de drenaje que exigía el momento y esto quedó evidenciado en las calles Quintana del 200 al 300; Estrada del 100 al 200; Istilart y Mitre y Humberto Primo entre Sebastián Costa y Roca. 

Esto mismo se advirtió en el cruce de avenidas Caseros y Ameghino donde la acumulación de agua generó reclamos de vecinos y conductores porque “hace mucho que no se limpian las bocas de tormenta”.