116 años junto a cada tresarroyense

ST 8. 5°
Despejado

Sociales

Lucrecia Bianchi y Alf Franzoni, en Claromecó

“En Europa no existe que un par de zapatillas lo pagues en 12 cuotas”

03|01|19 10:30 hs.

Lucrecia Bianchi y Alf Franzoni empezaron 2019 cerca del mar de Claromecó. Llegaron desde Europa el pasado 30 de diciembre con la idea de recibir al nuevo año en el lugar donde nació la rubia mujer. El es alemán y es parte del equipo directivo de Siemens, en Portugal, país donde ambos residen desde hace ya unos años. 


Lucrecia y Alf sienten amor mutuo. Ese sentimiento nació y se potenció luego de que amigos muy cercanos que tienen en común hayan fomentado el encuentro para que se conozcan. “Una pareja de amigos nos presentó. Pensaron que teníamos mucho en común y así fue”, señaló Lucrecia, quien nació en Claromecó pero, junto a sus padres, partió a Europa en 1989 en busca de nuevos horizontes. 

Ella decidió en 2002 radicarse en Portugal. En el país ibérico se desenvuelve como empresaria y dejó en claro que siempre tiene presente a su querido Claromecó. “Cada vez que podemos, venimos”, dijo Lucrecia, minutos antes de emprender una relajada caminata por las arenas de la playa céntrica de la localidad y acompañada por Alf. 

La oriunda de Claromecó describió la percepción que reina en el Viejo Continente en torno a aspectos de nuestro país. “Argentina es un país que en Europa gusta mucho. Y Buenos Aires más aún. Tenemos amigos de Portugal que tienen casa en Argentina y poco a poco vamos haciendo que se conozca nuestra zona”, destacó. 



Puntualmente, se refirió a ciertas costumbres que por estas tierras son aceptadas y permitidas. “Hay mucha curiosidad de las cosas que se pueden hacer acá, como por ejemplo pasear en la playa en coche, en cuatriciclo o en caballo. Eso llama la atención. Son licencias que en Europa no se tienen. La libertad de bajar una lancha y meterse al mar desde la playa es algo que allá no existe, como tampoco andar en cuatriciclo entre las dunas. Son cosas que sólo se hacen acá”, manifestó. 

En tanto, Alf -Lucrecia actuó como traductora durante la entrevista- transformó en palabras las impresiones que le provoca Claromecó, lugar al que visita por segunda oportunidad. “Es un pequeño pueblo que para mí es impresionante. Tiene muchas oportunidades para el futuro”, señaló. 

Franzoni es parte del equipo directivo de Siemens Portugal, donde tiene a cargo a unas 1500 personas que cumplen funciones en la mencionada firma multinacional. 

El nacido en Alemania dijo que Argentina tiene enormes posibilidades de crecimiento. Sin embargo, hizo alusión a la coyuntura económica que, históricamente, reina en este país. “Para las compañías extranjeras es muy complicado convivir con la inflación. El no tener una estabilidad económica genera incertidumbre. Un año se paga, por ejemplo, 1000 pesos de sueldo, y al otro año 3000. Eso hace que a las empresas extranjeras no les llame la atención invertir en Argentina”, sostuvo. 

“De todos modos, -agregó- para Siemens, Argentina es un país muy importante para invertir. Dentro de Siemens tenemos lo de energías renovables y podemos ayudar al desarrollo de estas nuevas tecnologías, pero el país debe preocuparse y querer hacerlo”.

“Es muy divertido”
A Franzoni, según dijo, lo sorprende el ADN del habitante argentino. “Es muy divertido y muy abierto. Me gusta mucho la vida familiar que se hace acá”, señaló. 

En tanto, rescató como “muy positivo” el hecho de que el argentino, “a pesar de las crisis, siempre sigue y mira hacia adelante. Su actitud es increíble y admirable”. 

Por su parte, Lucrecia puso sobre la mesa una cuestión que la comenzó a observar a partir de su estadía en Europa. “Hace muchos años que vivo afuera y me cuesta mucho entender cómo se puede vivir con la inestabilidad encima, día a día y no poder saber cuánto gastar o invertir el año que viene”. 


Lucrecia Bianchi y Alf Franzoni pasan unos días en Claromecó y nos contaron sus experiencias


En tal sentido, dijo: “Hoy tenés un montón y mañana, porque baja el trigo o se dispara el dólar, por ejemplo, no sabés lo que podés tener. En Europa cuesta entender eso y no se acostumbra a vivir así. No es viable vivir así”. 

“Allá no existe, por ejemplo, que un par de zapatillas lo pagués en 12 cuotas. Eso no existe. Dividir el pago de los bienes básicos, como la compra de ropa o calzados, no se ve”.  

“Costó entender” 
El golf y el fútbol son dos pasiones que movilizan a Alf. Tanto es así que ayer por la tarde acudió al Club de Campo Santana para despuntar el vicio y con la idea de hacer “hoyo en uno”. 

Y con respecto al fútbol, el hincha del Bayer Kaiserslaurten (equipo que milita en la tercera división de Alemania) y del poderoso Bayer Munich, lamentó que la última edición final de la Copa Libertadores se haya jugado en España. 

“Fue una pena que esa gran final se haya jugado en Europa y no en Buenos Aires. La imagen que se dio en Argentina -por los incidentes registrados el 24 de noviembre en el Monumental- causó vergüenza allá”, sostuvo.

Y en ese sentido, agregó: “Fue increíble que ese partido, para que se juegue, se haya tenido que llevar a Madrid. A España, económicamente, le resultó, pero a los medios y a la gente de allá le costó entender cómo se llegó a ese punto”. 

“Los que vivimos en Europa nunca nos imaginamos que íbamos a poder tener un River-Boca tan trascendental”, dijo en el cierre.