116 años junto a cada tresarroyense

ST 11. 5°
Despejado

Sociales

Diego Asef, desde la Univ. del Centro hacia Canadá

A la medida del polo tecnológico de Toronto

06|01|19 12:17 hs.

“Siempre me encanta volver a Tres Arroyos, encontrarme con amigos, con la ciudad desarrollándose”, dice Diego Asef con la alegría que le genera cada regreso. Sus padres Héctor y Mabel lo esperan con ansias, porque los separan miles de kilómetros de distancia. 


En La Voz del Pueblo, cuenta sobre los pasos que dio en su vida hasta llegar a Toronto, en Canadá, y también allí seguir avanzando. Estudió Informática en la Universidad Nacional del Centro y desde 2012 reside en el mencionado país, donde actualmente integra como vicepresidente las empresas Teach Away y Skooli. Pero antes recorrió un camino, apostó por el conocimiento y eligió una carrera que expresa su vocación. 


Durante la entrevista en La Voz del Pueblo


En Tandil 
Diego Asef cursó la Primaria en el Colegio Jesús Adolescente y la Secundaria en la Escuela Técnica. Cuando tenía 18 años, partió de Tres Arroyos para radicarse en Tandil; “empecé a estudiar y trabajar en Ingeniería en Sistemas”, recuerda. Mientras cursaba, se desempeñó como docente en el programa de mayores de la Universidad Nacional del Centro. “Lo hice por unos cuatro años, junto con otros estudiantes de la carrera, en distintos talleres. Además capacitábamos alumnos de la Facultad de Ciencias Económicas, en todo lo que era el área de Informática en ese momento”, señala. 

Se detiene en el relato y habla de “una experiencia hermosa” y “un momento genial” debido a que por entonces transcurría “la transición. Empezaba el uso de celulares y de otras tecnologías. Sobre todo para los adultos era una barrera, así que hicimos un programa que los ayudaba muchísimo a conectarse con sus hijos o a integrarse en redes sociales”. 

De la misma manera, capacitó a empresarios en el uso de herramientas informáticas, para colaborar en la modernización de las Pymes. “Generé cursos para ese sector”, puntualiza.

Cuando trabajaba para Globant, desde Tandil, formó parte del equipo que intervino en la programación del juego FIFA para Electronic Arts


Se dedicó a la programación. Hacia allí enfocó su actividad laboral. Formó parte de empresas de Buenos Aires que tenían oficinas en Tandil, como Avatar. “Hacíamos proyectos para Banco Nación, Mastercard, Whirpool”, enumera a modo de ejemplo. Un gran desafío fue sumarse a Globant, la empresa líder del sector en nuestro país. 

Tuvo la oportunidad nada menos que intervenir en la programación del juego FIFA, el más vendido del mundo; “trabajamos para Electronic Arts, que produce FIFA o el juego de la NBA. Desde Argentina programábamos para la empresa e íbamos a hacer capacitaciones. Fue muy lindo”. 

En este contexto, viajó a Vancouver por un período corto de tiempo. “Aportamos nuestro granito de arena desde Argentina –afirma con satisfacción-. El fútbol es muy interesante y programar es lo que más me gusta. Estábamos la mitad del equipo en Tandil, algunos en Buenos Aires y el resto en Vancouver. Tuve la posibilidad de visitar Electronic Arts y estar allí con ellos personalmente”. 


En la oficina de la sede central en Toronto, con sus compañeros


Oportunidades 
Recibió la propuesta para incorporarse a una empresa en Toronto en 2012. Con su señora Fernanda, quien es de Tandil, decidieron “emprender y hacer una experiencia allá”. La idea original era permanecer un año, pero luego “nos fuimos quedando”. 

Por su radicación en el exterior, finalmente no se graduó de ingeniero. Lo contactaron en “una recluta internacional” de la empresa Instaclik, donde permaneció tres años y seis meses. “Nos hicieron algunas entrevistas y dos personas de un equipo argentino tuvimos la posibilidad de ir y radicarnos allá”, sostiene sobre este paso significativo. 

En primer término, trabajó “más que nada en un sector de redes sociales y también con herramientas financieras de procesamiento de tarjetas de crédito. En mi último trabajo en Argentina, había hecho programación para una empresa que es especialista en préstamos entre personas. Estaba un poco alineado con lo que ellos estaban buscando en ese momento”. 

Un factor central, que menciona especialmente, es “la dinámica de la industria. Toronto en particular en el último tiempo generó más trabajo que el Silicon Valley en Estados Unidos, ha sido muy competitivo”. 


En la ciudad de Tirana, con integrantes del grupo de trabajo de Albania


Luego de Insta Clik, durante un año y ocho meses integró SoCast. “Es una empresa que realiza plataformas para radios, me pareció interesante porque estaba conectando con mi papá –reflexiona en referencia a sus raíces-. Un puesto de manager que, además de una posición de liderazgo técnico, me permitió ocuparme de procesos, entrar más en lo que era una carrera de negocios. Fue importante para modernizar radios de Canadá y Estados Unidos, generar innovación. Luego empezamos a trabajar con los dispositivos nuevos de reconocimiento de voz”. 

Su responsabilidad actual es grande, con un rol de vicepresidente en un grupo de empresas cuya principal es Teach Away e incluye otras como Skooli. “Combina tecnología y educación. Me pareció muy interesante”, expresa. Una de las necesidades que se plantearon fue ayudar a resolver a la sociedad la carencia de profesores. “En el mundo no están compensados de la manera que deberían. Son insuficientes, mientras la cantidad de alumnos crece –argumenta-. Generamos oportunidades de trabajo dentro del país, pero también les posibilitamos a los profesores hacer experiencias laborales en otras naciones; actualmente estamos teniendo más presencia en China, también en Reino Unido. Acercamos el recurso humano al lugar que hace falta”. 


En el estadio del Toronto Football Club


En forma paralela, diseñaron “plataformas virtuales para enseñar a través de la computadora u otros dispositivos móviles”. El beneficio más notorio se aprecia en zonas rurales o alejadas, más en el caso de Canadá que a veces tiene mucha nieve en su territorio y no es sencillo asistir a clases. “Pueden tener el soporte digital y acceder al mismo contenido que otros chicos”, valora. 

Para la provincia de Ontario, llevaron adelante un proyecto y “los alumnos de todas las escuelas están usando la herramienta nuestra para aprender matemática, dentro y fuera de la escuela. En el momento que necesitan asistencia hay profesores disponibles, los llaman y comparten un pizarrón virtual, hacen ejercicios juntos. Les queda la grabación sobre cómo resolver el ejercicio, la voz del maestro que después pueden repasar. Ayuda mucho con el aprendizaje”. 

Habla de los testimonios espontáneos de alumnos y padres, que agradecieron por la plataforma, lo cual “es genial y nos motiva para seguir mejorando”. 

El mundo está cada vez más conectado. Para Diego Asef, se trata de hacer todo lo posible por “achicar distancias. Culturalmente es lo marca una diferencia. Que un alumno de otro país tenga la necesidad de aprender un contenido que tal vez hoy por hoy lo tiene un profesor en Canadá o Estados Unidos, nosotros podemos unir eso. Tal vez en unos años ese mismo alumno se transforme en profesor, es un circulo virtuoso y el conocimiento se va expandiendo”.  

Por el mundo 
Toronto es un polo tecnológico muy fuerte. Vive cerca de la CN Tower (la torre nacional de Canadá). Como turista, ha recorrido otras ciudades. La empresa tiene oficinas en Toronto, Vancouver, Edimburgo (Escocia) y en Tirana (Albania). “También operamos en Shangai”, agrega. 



Confiesa que han evaluado la apertura de una sede en Argentina, porque “el talento es excelente saben de la calidad educativa de la Argentina. Hay interés extender los lazos y tal vez radicar una oficina en el futuro”. El viaje a Albania, por citar una de las actividades fuera de Canadá, fue “muy positivo. Tenemos un equipo de ingenieros jóvenes ahí. Voy a estar recorriendo más en 2019”. 

Reitera, en la entrevista, su beneplácito por volver a Tres Arroyos. Plantea que sería bárbaro que CRESTA pueda desarrollar una carrera de tecnología en convenio con la Universidad Nacional del Centro y pone en primer plano dar “un buen nivel de educación en Tres Arroyos. Sería otro avance para la ciudad”.