La Ciudad

No solo pasa en Tres Arroyos

Quejas en municipios de la provincia por las fuertes subas de las tasas municipales

10|01|19 11:36 hs.

Luego de que los intendentes bonaerenses consiguieran el aval para subir las tasas municipales tras la caída del artículo del presupuesto provincial que prohibía incrementos por encima del 38%, en varias comunas se aprobaron subas superiores al 40%, mientras que en algunos casos se convalidaron esquemas escalonados de acuerdo a la inflación -una especie de cláusula gatillo-, lo que provocó quejas de vecinos y cruces políticos por la presión impositiva. Lejos quedó el límite del 38%. 


El informe pone como ejemplo lo sucedido en Tres Arroyos, donde el Ejecutivo local pretendía un aumento del 58% en los tributos locales, que no consiguió consenso, y finalmente se tradujo en la aprobación de un 38% de suba para enero y de un 10% más a partir de abril. 

En Coronel Dorrego, el incremento promedia el 45% y en Balcarce de un 41%. En Junín, donde se dio una tensa sesión con un auditorio colmado en el que hubo cantos de protesta, la suba se aprobó por mayoría en torno al 43%, aunque con pico en la Tasa de Seguridad del 116%.

En Tornquist, el Código Tributario Municipal (CTM), que rige desde del 1 de enero establece un aumento del 50% del Servicio Público Urbano (SPU, ex ABL), y de un 250% de la tasa por inspección de Seguridad e Higiene para el sector gastronómico y alojamiento turístico, y la aplicación por única vez de la alícuota del 2% para los parques eólicos. 

Un caso particular es el de Azul, donde la tasa urbana tuvo un incremento del 20%, según la ordenanza, más un 3% como cláusula gatillo. No obstante, las quejas de los contribuyentes no tardaron en hacerse públicas al comprobar incrementos del alumbrado, barrido y limpieza, muy por encima de lo previsto. Es que en ese distrito, el revalúo inmobiliario que aplicó la Provincia disparó a su vez los tributos locales, atados a esa suba, en especial en los terrenos baldíos. 

En Baradero, donde las tasas se incrementarán en un 35% promedio, los comerciantes nucleados en el Centro de Comercio e Industrias enviaron una nota al Ejecutivo local y al Concejo Deliberante para reclamar que se busquen otras alternativas para mejorar los ingresos del municipio sin que eso implique más presión fiscal sobre los negocios.

Con "cláusula gatillo" 
En tanto, en Ituzaingó, el incremento aprobado fue del 20%, pero la ordenanza otorga facultades al intendente Alberto Descalzo para aplicar una especie de cláusula gatillo para actualizar las subas de acuerdo a la inflación. Una herramienta de similares características fue aprobada en Pilar. Se trata de un Módulo Fiscal, que permite aumentar las tasas de manera automática cada dos meses, sin necesidad de consultar nuevamente al Concejo Deliberante, a partir de una fórmula que refleja la variación de la inflación y de los sueldos municipales. 

En Escobar, asimismo, la suba del 30% podrá "en caso de que las razones económicas coyunturales lo justifiquen", elevarse hasta un 10% en cualquier de sus puntos. (DIB) MCH