116 años junto a cada tresarroyense

ST 20. 3°
Despejado

El Campo

.

Siembra de segunda (y de tercera)

11|01|19 10:43 hs.

Cuando todo parecía indicar que en esta campaña iba a haber muy pocos lotes de segunda, la intensa lluvia del sábado 29 de diciembre se convirtió en la bisagra y en el impulso que hizo que las sembradoras entraran en acción. A ese golpe de agua le siguieron varios más y hoy un gran porcentaje de los rastrojos de cebada y de trigo fueron sembrados con soja y maíz. Algo que parecía imposible antes del último sábado del año pasado, cuando la falta de humedad impedía trabajar a las sembradoras y amenazaba seriamente la evolución de los cultivos de gruesa de primera. 


“Estimamos que hasta el 15 o 20 de enero se va a seguir sembrando soja de segunda. Hoy las condiciones de humedad son muy buenas, así que los productores continuarán con la siembra”, explicó el ingeniero Gonzalo Rodera, asesor de la Cooperativa Agraria de Tres Arroyos. “Hasta la lluvia del 29 diciembre se habían hecho muy poquitos lotes. Sólo se había sembrado hacia el lado de chaves, que antes de Navidad había recibido una lluvia de 18 milímetros. Pero fue una excepción”, agregó. 

“A la falta de humedad se le sumó también que la cosecha se atrasó mucho y eso retrasó más la siembra”, aportó la ingeniera Natalia Ross, asesora también de la CATA en la zona de Oriente, Copetonas y Aparicio. 

Un escenario muy parecido describió el ingeniero Luciano Piloni, asesor de la Regional Tres Arroyos de Aapresid. “Hubo un 20% de la superficie que se sembró en seco después de Navidad, y después llegó la lluvia del 29 que le vino muy bien a esos lotes y generó que se arrancara a sembrar el resto de los lotes”, comentó sobre la situación de los campos que asesora. 

“Se pudieron sembrar todos los lotes que venían de cebada y algunos de trigo también. Y como sigue lloviendo, los productores van a seguir algunos días más”, indicó. 

Como particularidad, Piloni comentó que a la habitual siembra de soja de segunda se le sumó la implantación de maíces de segunda. “Muchos lotes fueron sembrados con los materiales ultraprecoces que desde hace algunas campañas dan muy buenos resultados”, aseguró. 

 En el área de influencia de la Cooperativa Agrícola de Micaela Cascallares las sembradoras también están trabajando aprovechando la humedad aportada por las últimas lluvias. “Si bien no había buenas condiciones, en diciembre muchos de los lotes que venían de cebada se sembraron con soja de segunda. Pero todo se generalizó con la llegada de las lluvias de fin de año. Y hoy se está sembrando soja y maíz”, comentó el ingeniero Carlos María Mendiberri. 

“Es cierto que la fecha no la ideal, todo se atrasó por la falta de agua y por el retraso de la cosecha fina, pero ahora las condiciones para que nazcan los cultivos son muy buenas”, agregó. 

De todos modos, Mendiberri aclaró que “van a quedar muchos lotes sin sembrar de soja porque ya no da la fecha. Esta semana estaría terminando la siembra”. Y estimó que “poco más del 50% del área que tuvo cultivos de fina se hizo con soja de segunda”. 

En tanto, el ingeniero Rubén Caro, asesor de la Cooperativa Rural Alfa, indicó que hubo productores que “directamente optaron por no sembrar soja de segunda porque se atrasó mucho la fecha”. Aunque también hubo de los otros, “que se animaron igual”. De todos modos, aseguró que “no fueron buenas las condiciones para hacer soja de segunda, ni en cuanto a fecha de siembra ni humedad”.  

Pum para arriba 
Para los cultivos de verano de primera también el quiebre de la campaña fue el 29 de diciembre. Hasta esa fecha venían sufriendo con la falta de humedad debido a la ausencia de precipitaciones importantes desde noviembre. Girasoles y maíces eran los que más necesitaban el agua que empezó a llegar el último fin de semana de 2018. Y el escenario hoy es más que alentador. 

“La gruesa está muy linda. Y estas lluvias que venimos teniendo son fundamentales. Faltaba mucha agua, a los girasoles y maíces les llovió en el momento justo”, explicó el ingeniero Rodera. 

“La semana pasada tuvimos lluvias importantes en muchas zonas, de entre 50 y 70 milímetros. Y eso le trajo un gran alivio a la gruesa, y también a las pasturas. Ahora el panorama es otro”, manifestó Rubén Caro. “Estos golpes de agua sirvieron para tener buenos nacimientos, para los maíces sembrados temprano que ya están por entrar en floración, para los girasoles sembrados en época que ya están en botón floral e iniciando floración. Están en momentos críticos y el agua vino fenomenal”, agregó. 

Como punto para tener en cuenta e intensificar los monitoreos, Rodera manifestó la preocupación por la gran cantidad de problemas de malezas. “Se ha complicado demasiado el panorama. Porque tenemos muchas especies. En una zona tenés raigrás, en otra tenés nabón, en otra nabocolza, más la rama negra, el yuyo colorado… Es necesario adoptar un manejo integrado”, dijo.