116 años junto a cada tresarroyense

ST 20. 6°
Cielo cubierto

El Campo

Campaña de fina

Una buena cosecha triguera, pero que tiene gusto a poco

13|01|19 11:10 hs.

Con una dispersión en los rindes que van de los 2500 a los 6500 kilos consecuencia de las heladas de noviembre y una de principios de diciembre, un promedio regional que ronda los 4800 kilos y supera a la media de las últimas campañas, en una mirada general el trigo redondeó una buena cosecha. 


“La cosa cambia cuando el análisis se hace en particular, observando la situación de cada campo. Ahí para algunos los resultados fueron muy buenos, para otros muy malos y para otros de normales a buenos”, sintetiza el ingeniero Rubén Caro, asesor de la Cooperativa Rural Alfa, y deja una mirada que sirve para entender cómo fue la campaña triguera. 

“No es que fue una cosecha mala. Diría que fue de normal para buena. Lo que pasa es que el trigo pintaba tan bien, había generado tan buenas expectativas, que finalmente a causa de las heladas los rendimientos no fueron tan altos por causa de las heladas hizo que muchos se desilusionaran”, explica el ingeniero Gonzalo Rodera, asesor de la Cooperativa Agraria de Tres Arroyos. 

“El número de espigas por metro cuadrado y el aspecto de los cultivos eran muy buenos, pero cuando metías la máquina empezaba a incidir por un lado la helada, que fue lo que más impactó a nivel zonal, y a eso se le sumó en varios lotes la tormenta de granizo de principio de año”, describe Caro. 

“Fue una cosecha buena en general. Teniendo en cuenta los resultados en rindes, que terminaron siendo en promedio un poco mayor a la media, y con el precio que tiene hoy el cereal, creo que el trigo termina redondeando una buena campaña”, asegura el ingeniero Luciano Piloni, asesor de la Regional Tres Arroyos de Aapresid.

Heladas 
“Se puede decir que las heladas podaron los rindes”, comenta el ingeniero Alejandro Poulsen Hornum, asesor de la Cooperativa Agraria en Orense y San Francisco de Bellocq. En lo que es la franja costera, la cosecha no fue mala, pero la helada pegó fuerte. “Lotes de trigo que siempre andan arriba de los 5000 o 6000 kilos, dieron 5000 con lo justo, 4800, 4600. Son rindes buenos, pero en esa zona si no hubiera helado se cosecha más”, dice en referencia a lo que dejó la trilla en campos de San Francisco, Claromecó, Energía y Cristiano Muerto.

“La primera helada se dio cuando el cultivo estaba en floración y fue la que más daño generó”, aporta Rodera. Piloni suma más datos para armar el mapa de resultados. “Los trigos más afectados en las empresas que asesoro estuvieron en la zona de San Cayetano, Ochandio y Cristiano Muerto. Ahí hay lotes con hasta 80% de afectación. Entonces, trigos que iban a rendir muy bien, tuvieron una merma grande. Tuve lotes que dieron 3500 kilos y tenían el 60% helado, quiere decir que podían haber rendido 5500 kilos”, indica el ingeniero de Aapresid, que en su área de trabajo estima que la media de rinde está en 4800 kilos. “Más allá de la helada, hubo muy pocos lotes como el año pasado, que tuve muchos arriba de 7000 kilos. Este año eso no se dio”, agrega. 

En el partido de Gonzales Chaves, la cosecha “fue normal”. “Salvo la zona de la ruta 75 hacia San Cayetano, donde la helado pegó más fuerte, y también hubo daño hacia De la Garma”, dice la ingeniera Victoria Picasso, asesora de la Agraria en ese distrito. “Los trigos que se estimaban iban a rendir 5000 kilos, terminaron dando 3500; y los que parecía que iban a dar 4000, terminaron en 2500 kilos”, se suma Rodera. 

En una lectura similar, Rubén Caro explica que en los campos de los socios de la Cooperativa Alfa “el trigo terminó promediando 4200 kilos, cuando se esperaban entre 4800 y 5000 kilos. Y ese fue el daño de la helada”.   

Retraso improductivo 
Si bien la cosecha se atrasó unos 10 días, en este caso el retraso no redundó en mejores rindes como suele suceder. “El atraso siempre es bueno porque hace que el peso de mi granos sea mayor. Pero este año eso no se cumplió. Al haber habido tres heladas, que se dieron espaciadas en el tiempo, les terminaron pegando a una importante cantidad de lotes. Porque el que zafó de la primera por fecha de siembra, terminó sufriendo con la tercera”, cuenta Caro. 

En el ámbito de la Alfa hubo lotes sin helada que rindieron cerca de los 6000 kilos, y otros con daños severos que dieron 1500 o 2000. Otra de las características que tuvo la campaña en la franja costera fue la falta de lluvias. “De San Francisco hacia Claromecó faltó agua, porque en lotes sin daño de piedra y muy poco perjuicio de helada, hay trigos de 4200 kilos que pintaban para mucho más”, dice Caro. 

El ingeniero Piloni le pone cifras a la escasez: “En un campo de El Carretero el promedio de 1979 a 2017 son 960 milímetros, y en 2018 la lluvia fue de 738 milímetros. Y parte de esa falta de milimetraje se registró en octubre y el cultivo lo sintió”. 

Sorpresa y media 
Esta vez, las buenas noticias llegaron desde la franja del sudoeste, porque en la zona de Copetonas y Oriente el trigo superó las expectativas. “Hay lotes de 4000, 4500, 5000 y hasta 6500 kilos. Y para el lado de Aparicio bajó un poco el rinde, pero igual fueron buenos los resultados. Las calidades también fueron buenas”, cuenta la ingeniera Natalia Ross, asesora en esa zona de la Agraria. 

En ese sector la helada pegó muchísimo menos que en resto de la región. “El rinde promedio estuvo por arriba de la media de los últimos años”, agrega la ingeniera. “Los rendimientos de esa zona son los que mejoran el rinde promedio del partido”, completa el ingeniero Rodera.