La Ciudad

Debe dejar su vivienda hoy

María se queda en la calle

15|01|19 09:37 hs.

María de los Ángeles Martín realiza tareas domésticas en casas de familias y cuida ancianos. Sin embargo hace varios días que no puede trabajar porque va boyando de oficina en oficina en Desarrollo Social, en el Palacio Municipal, en el Concejo Deliberante y en la Secretaría de Seguridad. “Tengo hambre, ampollas en los pies, estoy desesperada, mañana no tengo dónde ir a vivir y nadie me ayuda”, le dijo la mujer a LA VOZ DEL PUEBLO. 


La última esperanza se disipó ayer cuando el propietario de un departamento en alquiler le dijo que ya no tenía disponible la propiedad. La gestión la había realizado la concejala Daiana De Grazia, pero no pudo concretarse. 

Asimismo, por recomendación de una amiga, la locataria buscó otra posibilidad en el barrio Benito Machado, pero tampoco encontró el lugar que le mencionaron.

Cabe recordar que María de los Ángeles no sabe leer ni escribir, cuestión que dificulta más cualquier trámite que emprende. “Hoy fui a Desarrollo Social y las chicas no me pudieron atender, hablé con los concejales, yo no sé a quién más pedirle ayuda, pero estoy desesperada y tengo que trabajar”, finalizó María que al momento de la entrevista partía hacia el Hospital Pirovano en busca de ayuda y de control de su salud porque se sentía muy angustiada y débil. 

El caso 
La vecina que alquila una vivienda en la calle La Rioja al 1086 sigue buscando una casa porque le solicitaron que deje la suya por problemas con sus vecinos. La mujer no sabe leer ni escribir y la ayuda ante esta circunstancia tendría que ser integral. 

Un conflicto con sus vecinos motivado por sus perros y por la aversión que las personas que la hostigan sienten hacia uno de sus hijos -según relató la mujer a LA VOZ DEL PUEBLO- tuvo como consecuencia que el dueño de la casa que alquila le pida que deje la vivienda, algo que la propia María de los Angeles quiere hacer tras las amenazas de su vecino. 

La mujer relató que adelante del dueño de la casa los vecinos la insultaron y le dijeron “barbaridades”. Dijo que no tiene dónde estar y por eso pidió públicamente ayuda para conseguir una casa para vivir. “Yo le comenté al dueño de la casa qué pasaba y estaba muy enojado porque me decía que alguna causa tenía que haber para esa situación. Creo que tiene problemas con mi hijo también y le molesta todo de nosotros”. 

La mujer manifestó que se siente muy mal que necesita trabajar, se dedica a cuidar abuelos, a limpiar casas y toda la situación le hizo muy mal, “tengo una denuncia para tener seguridad y que la vecina no me siga molestando, acá tengo el sello de quien me tomó la denuncia pero como no sé leer ni escribir y estoy sola no puedo decirte quién me atendió”, alcanzó a decir a este diario.