La Ciudad

Política provincial y local

Definiciones que pueden acelerarse

21|01|19 17:10 hs.


La Comisión Bicameral que analiza el desdoblamiento de las elecciones tuvo el jueves pasado su segunda reunión, esta vez en Azul. La primera se había realizado el jueves 3 del corriente mes en Mar del Plata. Como se informó, la diputada provincial tresarroyense Laura Aprile es una de las integrantes, en lo que es considerado como una muestra de confianza por parte de la gobernadora María Eugenia Vidal. 

Otro legislador de nuestra ciudad realizó un aporte directo al debate. Esto es así porque Pablo Garate es autor de uno de los tres proyectos vinculados a separar las elecciones municipales del comicio en la provincia, tema central de la jornada que se desarrolló en Azul. 

En evaluaciones periodísticas de la reciente reunión, se indicó que parece perder consenso la posibilidad de votar en los municipios en forma autónoma del calendario electoral provincial. Si esto se confirma, el mismo día se sufragará para candidatos a intendente y gobernador, además de concejales y legisladores. 

Ahora bien, el eje será si finalmente prospera la idea de adelantar la fecha de la elección del gobernador (y por ende, siguiendo el anterior escenario mencionado, de intendente). Es decir ¿Vidal pondrá a consideración su reelección antes que Macri? Aquí radica el tema a profundizar por la Comisión Bicameral en la tercera convocatoria, para el 7 de febrero en la ciudad de La Plata. 

Lo que decidan los legisladores que integran la Comisión no es vinculante. Puede el gobierno provincial eventualmente tomar otro camino. No obstante, la definición que deben dar a conocer una vez concluido el debate, que se extenderá hasta los últimos días de febrero, implicará toda una señal política. 

Si se pronuncian por el adelantamiento y la gobernadora Vidal decide avanzar en ese sentido, requerirá de apoyo en la Legislatura para las modificaciones legales necesarias. Claro que deberá tener el OK de la Casa Rosada. No “blanqueó” aún su candidatura, pero nadie duda que irá por otro mandato. 

Plazos 
Si se votara en junio o julio en la provincia, meses que se indicaron como posibles siempre que la propuesta avance, se acelerarían mucho los plazos. Para el armado de listas y presentación de candidatos. Una dificultad mayor para quienes todavía se encuentran ante el desafío de ordenar “la tropa interna” o de cerrar acuerdos que permitan generar nuevas coaliciones electorales. 

Las PASO tienen como fecha el 11 de agosto, por lo cual tal instancia –en caso de desdoblar- podría que descartada en la Provincia. Las internas se dirimirían entonces puertas adentro de cada fuerza política. 

A Tres Arroyos, por supuesto, no le resultan ajenos tales movimientos hipotéticos en el calendario electoral. Los pasos que se den en las próximas semanas, marcarán cómo será el proceso previo a las urnas y pueden eventualmente incidir notoriamente en los tiempos. 

Ningún dirigente dirá abiertamente que está pensando en la campaña o en las listas. Los inconvenientes que afectan a la sociedad son lo suficientemente complejos y difíciles como para hacerlo. Además generaría un desgaste anticipado, cuando el año electoral acaba de comenzar. Las gestiones, llamados y diálogos se dan, previsiblemente, en la trastienda. 

Sin embargo, es cierto que surgieron postulaciones de cara a la sociedad a nivel nacional o provincial. Por ejemplo, Agustín Rossi manifestó su interés en ser candidato a presidente de una alternativa amplia, en caso de que no lo haga Cristina Kirchner. 

En el Movimiento Vecinal, el intendente Carlos Sánchez ya hizo público en diciembre que está pensando si se presenta por un nuevo mandato o no. “Diría que estamos en un empate, uno a uno”, afirmó en una entrevista realizada el 29 de diciembre en este diario, cuando fue consultado sobre si incidían en este momento más los factores para presentarse o por el contrario, para no hacerlo. En el oficialismo hay otros posibles candidatos, mencionados y no desmentidos como alternativas factibles, pero no se han pronunciado públicamente. 

Cambiemos tendrá su tercera participación, luego de dos celebraciones. En 2015 sumó dos concejales, además de festejar los triunfos de Vidal y Macri; mientras que en 2017, sobre “la ola amarilla” que se extendió hacia el interior del territorio provincial, dio un batacazo con el triunfo a nivel local, el ingreso de otros tres concejales, la elección de Laura Aprile como diputada y la continuidad de Rosío Antinori. El contexto actual es menos favorable, sobre todo por el errático camino de la economía, el impacto de la devaluación, la elevada inflación y otros indicadores que exhiben el retroceso claro durante el año pasado. 

También 2017 generó alegría en el Frente Renovador, no tanto a nivel nacional o provincial. Pero bajo el nombre Un País, en la Sexta Sección Electoral Pablo Garate encabezó la nómina de candidatos a diputados y en Tres Arroyos, la lista se ubicó en el segundo lugar (el MV quedó relevado al tercer lugar y luego se ubicó Unidad Ciudadana). 

El peronismo tiene un desafío grande. Pudo dar muestras de madurez con el interbloque en el Concejo, uniendo lo que en algún momento se dispersó demasiado. Una prueba mayor es trasladar este espacio en común, junto al PJ de Tres Arroyos y distintas agrupaciones y gremios, a una propuesta que tenga aspiraciones concretas de ganar. 

Quien movió rápido es Donato Callá. Pasó de las ganas de ser candidato a una confirmación. Por su parte, el Frente de Izquierda intentará seguir una marcha que ha sido ascendente, aunque todavía lejana del desempeño que hace falta para llegar al Concejo. 

La Bicameral quizás sea un diálogo institucional sin efectos en la práctica o por el contrario, abra las puertas a un cambio que abarcará a todos los distritos. Es un camino con final incierto, que comenzó a transitarse. 

Te interesaría leer