La Ciudad

Operativo ante una situación de riesgo

Pérdida de amoníaco en Anselmo: ardua labor de bomberos durante siete horas

22|01|19 00:59 hs.


La rotura de un caño que trasladaba gas amoníaco a las cámaras frigoríficas de la firma Anselmo generó preocupación en la empresa tresarroyense dedicada a la faena, industrialización y comercialización de carnes. 

A raíz de este episodio, que a los bomberos les demandó más de siete horas de trabajo controlar, fueron hospitalizadas 14 personas a las que, luego de un procedimiento médico, según se informó desde el centro de salud local, anoche habían recibido el alta. 

 El trabajo empezó a las 10 de la mañana y terminó a las 17.25. Intervinieron cuatro dotaciones de bomberos a cargo del segundo jefe del cuartel, Maximiliano Llanos. 

El incidente se dió en el sector de máquinas, donde existe un contenedor de amoníaco al cual se le rompió un caño, precisamente una rajadura. Un contenedor de amóniaco es un recipiente que se usa para refrigerar, mientras que el amoníaco anhídrido es un gas tóxico venenoso que, si se inhala en grandes cantidades, puede llegar a provocar la muerte de manera instantánea. 

Según informó a LA VOZ DEL PUEBLO Juan Bilbao, titular del Departamento de Materiales Peligrosos del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Tres Arroyos, “como primera medida se realizó una evacuación, se aisló la zona, donde solo podía ingresar gente autorizada, ingenieros, para que puedan resolver el problema con equipos de protección personal completo, con capacidad de respiración autónoma que impide inhalar el gas”. 

Al referirse a la tarea desarrollada por los bomberos tresarroyenses, Bilbao explicó que el trabajo para sacar el gas del recinto consistió en la realización de tareas de ventilación mecánica utilizando un extractor trifásico, que forma parte del equipo de rescate, “armamos una suerte de manga, unos fuelles grandes, con los que succionamos el gas y lo liberamos al aire libre para que eso lo diluya el viento. 

En tanto, en la parte trasera, donde había una saturación más importante que en la sala de máquinas, trabajamos con ventilación hidráulica, haciendo una suerte de abanico de agua (el gas busca naturalmente la humedad) y, adentro, trabajamos con rocío de niebla, para bajarlo (al gas) a estado líquido, de forma de evitar la volatilidad y que la gente no lo respire”. 

Otro aspecto para destacar, consistió en la detección de la presencia de gas que, al ser invisible y no contar en nuestra ciudad con un dosímetro, el elemento necesario para su localización, los bomberos apelaron al sentido del olfato, “en este caso lo hicimos por el olor, pero no tenía una concentración de gas tan grande como si hubiera explotado el tanque. 

Fue una rajadura”, subrayó, antes de reconocer que no se pudo determinar el origen del daño que provocó la fuga. El control Pasadas las 17, el personal de Frigorífico Anselmo controló la fuga soldando el caño roto, luego de traspasar el líquido a otro tanque. 

“Mientras tanto, nosotros estuvimos abocados a bajar la concentración de amoníaco en todos lados. Si tenés una concentración muy alta de amónico, morís. Si estas expuesto muchas horas a una concentración no muy alta, tenés un riesgo muy grande a la salud”. 

En ese sentido, anoche había llegado a 14 el número de personas que fueron trasladadas al Hospital Pirovano, “tenían lesiones leves. Se les aplicó un tratamiento con oxígeno y se trató de desinflamar los bronquios para que puedan respirar bien. Tras eso, les deben haber aplicado diclofenac para bajar la fiebre o los dolores de garganta”, dijo Bilbao refiriéndose al combate de los principales síntomas, que son picazón o ardor de garganta o nariz. En este caso, el amoníaco es el refrigerante industrial de las cámaras frigoríficas y, en lugares como el Parque Industrial, tiene contenedores de hasta veinte veces más grande que los del Frigorífico. 

“Fue un trabajo arduo. Nuestro Departamento se formó hace cuatro o cinco años y estamos siempre capacitándonos. Lo hacemos en Buenos Aires y, a su vez, en Tres Arroyos, capacitamos a 25 cuarteles de la zona”, señaló antes de reconocer que la de ayer fue la primera intervención de gran envergadura que se realiza en nuestra ciudad. 

“Al no haber una carrera universitaria de Bomberos, lo importante es poder capacitarse de la mejor manera posible, para alcanzar el mejor nivel al que uno pueda llegar. Si tenemos un caso de más riesgo todavía, lo que hacemos es derivar a Policía Ecológica de Bahía Blanca o Necochea, pero hasta que llegue esa gente, alguien debe trabajar en la prevención”. 

Al cierre de nuestra edición, las direcciones de Medio Ambiente y Bromatología de Tres Arroyos se encontraban midiendo el PH del agua para saber el grado amoníaco que había quedado concentrado en una trampa de agua que hay en el frigorífico para saber si era necesario neutralizarlo.  

Te interesaría leer