La Región

Entrevista a Natalia Lara en Claromecó

“El paso por la tele me dio más seguridad”

22|01|19 15:02 hs.


Luego de su positiva experiencia en La Voz Argentina, Natalia Lara expuso todo su potencial artístico en Claromecó. Tal como sucedió en el reality de Telefe, la tresarroyense no se guardó nada en un colmado -y desbordado- Quelaromecó Espacio de Arte, de donde se llevó la ovación de pie de quienes disfrutaron de su música. 

Ni bien llegó al ex centro cívico de la localidad balnearia, Natalia se debió a su público. Y luego de su enérgica presentación, también. Tanto antes como después de su show se mostró totalmente predispuesta a sacarse una selfie con quienes así se lo solicitaron. 

 En la oportunidad, no estuvo sola. Isabel Binetti, una joven tresarroyense, también demostró todas sus cualidades artísticas. “Es increíble lo que canta. La conozco de muy chiquita”, resumió Lara sobre el cierre de una entrevista que le concedió a este diario, en la cual habló de su paso por la televisión argentina, de su sueño como cantante y de lo que se viene para su 2019. 

 - ¿Qué te dejó el paso por la televisión? 
- Me encantó. Lo súper disfruté. Valió mucho la pena. Estuvo genial y creo que fue un salto muy grande. El paso por la tele me dio más seguridad. 

- ¿Era lo que vos soñabas? 
- Sí, fue tal como lo pensaba e imaginaba. Siempre me había preguntado qué pasaría si yo fuera a unos de esos realities. Pero también yo pensaba que hubiera pasado si participaba, por ejemplo, de un La Voz en España. Eso me imaginaba. Una argentina triunfando en el extranjero haría mucho ruido ¿no es cierto? Bueno, no fue necesario irme de Argentina para eso. Estoy muy contenta de haber logrado eso acá, en mi país. 

 - ¿Qué fue lo que más te sorprendió y lo que más defraudó o no te gustó del mundo de la televisión? 
- Vamos a empezar por lo feo así lo descartamos y nos quedamos con lo lindo. Lo que más me defraudó, algo que siempre me pasa, es el ser humano, su egoísmo y el choque de egos. Son cosas que no se ven y que no se pueden contar porque no tienen sentido. Eso es algo que existe, existió y existirá, lamentablemente. Y lo bueno de esta experiencia fue todo el resto…(risas) 

- ¿Cómo es Marley? 
- Es muy disperso. Las productoras me decían que pasa una mosca y él se queda mirando la mosca. Cuando está por empezar a grabar tiene que haber un silencio absoluto en el estudio porque se distrae con muy poco. 

 -Tuviste un apoyo muy grande de Tres Arroyos en cada una de las galas de La Voz ¿Cómo viviste lo eso? 
- Me impresionó. La repercusión que tuvo mi primera presentación fue muy grande. Mi teléfono no paró de sonar por más de dos horas. Llegaban notificaciones a cada rato. Ya en lo que fue mi segunda salida al aire lo dejé que suene. La repercusión que tuvo la audición a ciegas fue muy linda. Todavía hay mensajes que estoy viendo recién ahora. 

 - ¿Cómo se hace para mantener los pies sobre la tierra después de haber pasado por un programa como La Voz Argentina? 
- Creo que eso se logra no olvidándose de dónde viene uno. Yo no me olvido que un día el escenario donde canté fue el piso de un bondi, de un tren o de un subte. 

 - A eso lo viviste… 
- Exacto. Sí. Los pies sobre la tierra se tienen no olivándose jamás de dónde viene uno. Cuando a uno se olvida de eso, se le vuelan los patos y eso no está bueno. 

- ¿En el mismo momento que cantabas en La Voz, te acordaste de todo lo que pasaste en los micros o trenes? 
- Por supuesto. El productor ejecutivo del programa, en la tercera gala, se acercó y nos pidió que seamos los mismos del primer día. “Ustedes están acá porque son humildes. Hagan de cuenta que nunca salieron en la tele”, nos decía. Mucha gente me contaba que se emocionaba cuando me veían en la tele. Y yo a todos les contestaba lo mismo: “Ustedes también me hicieron llorar”. 

 -¿Ya caíste después de todo lo que viviste? 
- Me parece que a veces no (risas). 

 -¿Cómo será tu 2019? 
- Ufff…viene muy lindo. Arrancamos muy bien. El 3 de febrero, Soledad me invitó a compartir escenario en la Fiesta de la Frambuesa en Barker. Estoy muy emocionada por esa posibilidad. Todavía no caigo que voy a cantar con ella. Espero no ponerme nerviosa, porque no es lo mismo un escenario que un estudio de televisión. Ojalá que me sienta más tranquila. 

- ¿Cuál es tu desafío principal en la música? 
- Llenar un estadio (risas, nuevamente). Eso me parece un sueño increíble. Pienso que uno logra lo que se propone. Si me pongo ese objetivo, casi seguro suceda que lo pueda lograr. Por ahora quiero que la gente disfrute cuando me escuche cantar. Transmitir es mi pasión. Llegarle al otro con lo que uno hace es muy fuerte. Eso quiere decir que uno siente lo que canta. Está bueno también que yo pueda percibir lo que el público siente. Es un juego mutuo que para mí es muy fuerte y emotivo. 

 - En marzo te vas a subir nuevamente al escenario de la Fiesta del Trigo, ¿Este año consideras que puede ser especial por todo lo que viviste en 2018? 
- Sí, claro. Desde el año 2000 que estoy en la Fiesta del Trigo. Es un honor poder cantar en la fiesta de mi ciudad. Me honra que me elijan. Son los 50 años de la Fiesta del Trigo, una fecha muy especial para todos.   

Te interesaría leer