116 años junto a cada tresarroyense

ST 4. 4°
Nubes dispersas

Policiales

VIOLENTO ATRACO EN ORIENTE

Un matrimonio fue asaltado en su casa por dos encapuchados armados

24|01|19 08:25 hs.

Ocurrió en una casa de la calle Bartolomé Mitre al 700 el martes a las 22.30. Los delincuentes se llevaron 30.000 pesos que Mario Michia y su esposa tenían reservados para irse de vacaciones, además del auto de las víctimas, un Fiat Siena color azul que anoche no había sido localizado


Un matrimonio de Oriente fue asaltado en la noche del martes por dos sujetos encapuchados poco después de haber despedido a su hijo, que los había visitado. 

Las víctimas del hecho fueron Mario Michia, de 64 años, y su esposa Liliana Beatriz Herrero, el martes a las 22.30, en su casa de la calle Bartolomé Mitre 735. 

En diálogo con LA VOZ DEL PUEBLO, Michia recordó el dramático episodio vivido en la tranquila localidad dorreguense, durante el cual los delincuentes le sustrajeron 30.000 pesos que la familia había ahorrado para sus vacaciones, antes de huir en su auto que, anoche al cierre de nuestra edición, aún no había aparecido.

Las víctimas del hecho fueron Mario Michia, de 64 años, y su esposa Liliana Beatriz Herrero, el martes a las 22.30, en su casa de la calle Bartolomé Mitre 735.  


“Ellos (por los ladrones) entran violentamente armados a mí casa cuando mi hijo se retira a su casa, que vive enfrente de la mía. Yo lo miro cuando se va y ahí es cuando entran de manera violenta y me llevan a la habitación”, recordó Michia, un empleado municipal que pasó la mayor parte de su tiempo como sepulturero de la Municipalidad de Coronel Dorrego, y en la actualidad trabaja en la parte de mantenimiento. 

“Nos llevan a mí y a mi señora, se llevan el auto y la plata, aproximadamente 30.000 pesos, todo lo ahorrado para irnos unos días de vacaciones”, comentó acerca del botín. 

Según entendió Michia, el hecho delictivo fue consecuencia de un error de información en los delincuentes, “yo pienso que ellos buscaban una cantidad de plata que yo nunca tuve, pero ellos seguían buscando. Cuando se dieron cuenta que no tenía el dinero me insultaron y amenazaron. Igual, no era un dinero exhuberante”.

Durante el atraco cometido en la vivienda ubicada a tres cuadras de la avenida principal y a otras tres de la comisaría del pueblo, los ladrones habrían demostrado que tenían estudiado el terreno, “me han hecho un servicio de inteligencia muy a fondo, porque desde el momento en que esperaban que mi hijo salga, y cruce el terreno para ir a su casa, dejó la puerta abierta y se mandan todos encapuchados”. 

Violencia parcial 
Tal como lo recordó Michia, uno de los delincuentes tenía 20 años y el otro más de 30. Éste último fue el que se quedó con su esposa y “no parecía tan violento”. “A ella no la agarraron tan violento como a mí”, dijo el hombre, antes de informar cómo lo redujeron, “me ataron las manos atrás de la espalda, me pusieron la cinta en la boca y en las piernas. Después me desaté cuando mi señora me dijo ‘el auto ya se fue’”, señaló en referencia al auto marca Fiat Siena, color azul, dominio HZK 735, que anoche continuaba buscado por la policía. 

A pesar del mal momento vivido, Mario Michia, se mostró comprensivo con sus victimarios, “hay que tener piedad de los pobres muchachos. La verdad que, venir a robarle a un empleado municipal, hay que estar mal”.

A raíz de este episodio, se iniciaron actuaciones judiciales por “robo calificado por el uso de armas” en la Ayudantía Fiscal de Coronel Dorrego.