La Ciudad

Vecinos que decidieron ayudar en la refacción

Manos solidarias ante la decadencia estructural del edificio de la Comisaría

26|01|19 12:42 hs.

Un grupo de vecinos decidió hacerse cargo -junto con el personal policial- de los arreglos de la Estación Policial de la calle Pringles. Proyectan una ambiciosa obra con el objetivo de hacer habitable el lugar que alberga oficiales de varios distritos 


En junio de 1870 la Provincia autorizó la creación de “una partida de policía” en nuestra localidad, pero a pesar del pedido realizado por el juez de paz Samuel Roseti, la misma no se concretó. Fue en 1873 que se organizó “para tranquilidad de los vecinos” la partida compuesta por 15 hombres con sus armamentos-según el libro “Historias del Partido de Tres Arroyos”. 

En 1880-según el historiador Ramón González Beloqui- la Policía se organizó esquemáticamente como se encuentra hoy. El primer local en el que funcionó formalmente como comisaría fue en la avenida Moreno al 200. 

Este lugar tenía enormes problemas de infraestructura: no tenía dependencias seguras para los presos, por eso unos años después se instaló la comisaría en Belgrano 170, hasta que en 1930 se inauguró el edificio de la calle Pringles. 

“Me llamó la atención el abandono que había”, así se refirió un vecino de nuestra ciudad-que prefiere mantener el anonimato de su tarea solidaria respecto al personal policial-cuando ingresó por primera vez a la Estación Primera para realizar un trámite de rigor. Antes de comenzar el diálogo con este diario el empresario que trabaja para mejorar el edificio de la Policía manifiesta que se lleva bien con todos los partidos políticos y que no tiene problemas con ninguno, dice que trabaja en esto porque “es triste ver una comisaría -así lo mismo si fuera un hospital- son instituciones públicas que hay que sostener”. 

“Me interioricé de la situación y me preocupé porque no podía creer que hubiera gente trabajando o viviendo en ese lugar”, continúa la explicación. Fue así que el colaborador buscó a otros amigos que hicieron causa común con él y se pusieron a disposición de las autoridades tanto políticas como policiales para intentar resolver el problema estructural grave de la comisaría local. 

“A simple vista está claro que hace años que no se hace nada de nada”, explica el vecino. Asimismo agrega que la intención es ayudar y que la gente que trabaja en la sede de la Policía Comunal no siga en las condiciones que califica como “infrahumanas”. 

Del mismo modo agradeció la intervención del concejal Julio Pity Federico al que sumó al grupo de ayudantes y del que dice: “Dio respuesta rápida siempre sigue atrás del tema y siempre está, es para sacarle el sombrero, es un tipo muy dedicado para todos no importa la condición social”. 


"Me llamó la atención el abandono que había", dijo el vecino colaborador.



La Gestión de Garate
 El vecino que trabaja para mejorar las condiciones edilicias de la comisaría habla de la visita que el diputado Pablo Garate y el concejal Julio Federico realizaron después del temporal de año nuevo a la comisaría. “Hubo algunos videos que se filtraron -de gente que casualmente se encontraba en el lugar- cuando fue el tornado. Grabaron cómo se llovía adentro tanto como afuera”, comenta el vecino. 

Además agrega, fueron esas filmaciones que llevaron a los legisladores hacia la comisaría, más allá que entiendo Pity venía haciendo trámites en este sentido”. 

Consultado por este diario, el diputado del Frente Renovador Pablo Garate confirmó que se acercaron a hablar con los jefes policiales quienes informaron de la reunión al secretario de Seguridad Claudio Cuesta. Ante la pregunta de LA VOZ DEL PUEBLO sobre los avances de las gestiones que se comprometió a realizar dijo “estuve hablando con fuentes muy importantes del Ministerio de Seguridad que hablaron del Fondo de Seguridad entregado en 2016 y 2017, como así también de la decisión que asumió el intendente Sánchez cuando adhirió a la ley de creación de la Policía Comunal”.

En igual sentido agregó, “las fuentes de Seguridad con las que hice la gestión por infraestructura para la comisaría acotaron que el Municipio eligió otras prioridades y detallaron los insumos que se compraron con el fondo de seguridad por un monto de $19.411.200 con un dólar a $16”. 

Desde la repartición provincial destacaron el envío de todos los recursos solicitados oportunamente y fueron contundentes al referirse a las críticas del Ejecutivo respecto a la falta de presupuesto y dijeron “el intendente se comprometió a una serie de cuestiones al aceptar la Policía Comunal”. 

Sin servicio de gas,con los calabozos clausurados y baños que no se pueden utilizar,entre muchas otras dificultades edilicias, la Comisaría se encuentra en estado de emergencia. Ya no puede esperar.