Policiales

Denunció la existencia de cocaína en la comisaría

Santillán, la droga en Chaves y las denuncias que no tienen eco

27|01|19 10:05 hs.

Por Jorge Enrique Mendiberri

El 7 de noviembre pasado, el intendente de Gonzales Chaves se hartó de la droga y la indiferencia en su pueblo. Ese día, Eduardo Marcelo Santillán se preguntó en su Facebook cómo la sociedad a la que representa no se haga preguntas sobre la presencia cada vez más grande de la droga y, como ejemplo, mencionó un hallazgo de cocaína en la dependencia policial, meses antes. 

En una entrevista con LA VOZ DEL PUEBLO, el jefe comunal chavense (FpV) también criticó la ausencia de resultados en la investigación sobre la denuncia por “amenazas” presentada luego de recibir un mensaje donde se le advertía que acabarían con su vida y la existencia de un solo y único fiscal para investigar los distintos episodios delictivos que ocurren en Chaves. 

Si bien poco después de la publicación de su posteo de Facebook, su posición fue la de criticar ciertos criterios periodísticos aplicados para difundir su planteo en la red social, hoy, a poco más de dos meses de aquel mensaje, prefiere enfocarse en lo que verdaderamente le preocupó en aquel momento: la droga y su flagelo en el distrito. 

A pesar de que, según él mismo afirma, su equipo de trabajo le pide que se calle, Santillán quiere mostrar lo que pasa en su pueblo. Por eso, aceptó acercarse a nuestra redacción y revivir momentos, denuncias y propuestas que mantengan viva la demanda de opinión pública sobre el tema. “En febrero de 2017 la secretaria de seguridad, Lilian Montes, me informa que estaba con el comisario Héctor Arista (recientemente asumido) y que habían encontrado un cofre de la comisaría con un bulto que aparentemente era cocaína”, dijo al referirse al hecho que primero impactó en la sociedad al ser difundido directamente por él. 

”A mí me parece que hay un gran temor, que nadie quiere hablar. Entonces, la comunidad se encuentra con una baja credibilidad de que pueda haber tráfico de drogas y apunta siempre al pibito del porrito”


Tras la convocatoria al ayudante fiscal, el doctor Juan Ustarroz, y a la Auditoria de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, a Santillán le surgió la sospecha de que la droga “había sido puesta” por alguien para perjudicar al nuevo comisario, “en ningún momento se sospechó de la policía y lo que a mí me llamó la atención fue que no trascendía”, dijo al referirse a las iniciales razones de su publicación en la red social Facebook, “empecé a pensar que había un gran pacto. Sobre todo, cuando a veces corre un ratón y es noticia en todos los portales de la ciudad”, recordó. 

Según el jefe comunal chavense, ese sería el primer episodio sobre una preocupante seguidilla de hechos con presencia de droga, la cual según su hipótesis inicial, en el caso de la policía, sería la munición elegida por miembros de las fuerzas de seguridad para atacarse en una interna. 

Poco después de ese hallazgo de cocaína en la comisaría chavense, se produjo la interceptación de un efectivo de Tres Arroyos con seis gramos de la misma droga en la rotonda de Energía, algo que Santillán relaciona con directamente con el hallazgo de droga en su comisaría, “me dio la sensación de que se marcaron la cancha, un intento de correr al comisario que venía”. 

La problemática de la droga es un tema acerca del cual Santillán asegura manifestarse en cuanta reunión política mantiene, aunque por motivos que él no puede precisar, ese llamado de atención, no prospera entre sus pares, “esto pasa a raíz de que tengo 180 personas intervenidas en el CPA, un número que para Chaves es bastante grande. No solo por cocaína, sino por distintas adicciones, pero no deja de ser preocupante”. 

Sin embargo, la gota que colmó el vaso de su paciencia, salió de un caso particular. Poco tiempo después de entregar un subsidio para pintar una escuela de la localidad, la directora del establecimiento educativo y la presidenta de la cooperadora le transmitieron que el dinero destinado a esa reparación, había sido gastado por el pintor para saldar una deuda por drogas que, según recordó Santillán, los acreedores fueron a cobrar al trabajador mientras se estaban dictando clases. 

“Expongo esto en el Concejo Deliberante. Les digo a los concejales que iba a gastar el dinero de nuevo, que le iba a dar 80.000 pesos para que se haga la obra. Una semana más tarde, el chico que se había gastado el dinero, una persona bien considerada en el colegio por lo buen alumno que había sido cuando concurría ahí, me pide que lo ayude. Le conseguimos un lugar en Escobar, internado, y hoy se nos hace redifícil mantenerlo”. 

Una situación que, en el contacto con Santillán, ubica la presencia de droga también en ámbitos deportivos, políticos y de seguridad de la vecina localidad, cuyos datos prefiere mantener bajo reservas en el marco de esta nota, pero que figuran en distintos expedientes abiertos con sus denuncias ante la Justicia. 


Posteo polémico. El 7 de noviembre, Marcelo Santillán tomó a su cargo la difusión de distintos delitos que no trascendían en Adolfo Gonzales Chaves


Droga y amenazas 
Las historias con la droga como eje del problema en Gonzales Chaves surgen una tras otra en el relato del intendente chavense. “También tuvimos el caso de un policía que entró con una sobredosis de cocaína en el Hospital local. Me llamó su hermana, me transmitió el problema, hizo su recuperación en Escobar y se encuentra dentro de la fuerza cumpliendo funciones sin su arma reglamentaria. Un caso que también fue denunciado”, informó. 

Así, la policía vuelve a aparecer en un nuevo relato donde, esta vez, la venganza pareciera ser el factor motivante, “hace poquito a un policía le prendieron fuego la casa y se sospecha que fue por su trabajo como miembro de la División Drogas Ilícitas. Cuando todos pensaban que era como consecuencia de un accidente, al otro día comienza el rumor de que fue por actos vinculados a su trabajo. Y a nadie le llama la atención”, afirmó molesto. 

“Hay mucha resistencia de los padres a reconocer que en el entorno de sus hijos puede haber droga y está el ´no te metás´. Mientras que en las instituciones está eso de dejar pasar, cuidar el cargo, una actitud de ´no me meto, pero tampoco combato´”


Tanto insistir con el pedido de investigaciones y denuncias, no tardó en motivar la existencia de amenazas hacia su persona y también de manera virtual. “Primero me advierten desde un Facebook ´trucho’ que iban a robar en el Banco Provincia. Yo hago la denuncia pero el fiscal me dice que no es motivo suficiente para tomarla. Luego, un domingo a la tarde, del mismo Facebook, me mandan un mensaje que dice ‘te vamos a matar cuando menos te lo esperes”. 

En ese sentido, el malestar más grande de Santillán surgió en una supuesta demora existente en el inicio de las respectivas actuaciones judiciales, “la denuncia la hago en junio y recién en diciembre, llaman a declarar a alguno de los amigos (virtuales) que tenía ese usuario de Facebook (de donde provino la amenaza de muerte). Llaman a tres testigos y, uno de ellos, sostiene que el usuario de ese Facebook era menor. En el archivo de la causa, dice que ‘los dichos de un menor no pueden producir en un mayor un amedrantamiento suficiente para considerar la existencia de un delito’. A renglón seguido, me dice que la causa no puede seguir, porque el imputado es menor. Entonces, me pregunto, ¿cómo puede haber imputado, si en el renglón anterior me afirmaron que no existe delito?”, se preguntó en la introducción de sus manifestaciones contra la actuación judicial en el marco de las distintas denuncias efectuadas. 


Sin miedo. El intendente de Adolfo Gonzales Chaves no le tiene miedo a lo que pueda pasarle por denunciar la presencia de droga en su distrito



Enojado 
Muy molesto por la manera en que la Ayudantía Fiscal chavense acepta la posibilidad de que haya un menor en la causa por “amenazas” (los dichos de un testigo), la cual fue girada inmediatamente a ese fuero (de Menores), Santillán afirmó haberse dirigido a la Fiscalía General del Departamento Judicial de Bahía Blanca, para pedir que Chaves vuelva al régimen anterior de fiscales por turnos, “acá se amenazó de muerte al intendente y no se realizó ninguna investigación”, dijo indignado. 

“Gonzales Chaves tiene fiscal único desde 2009. Entonces cuando asumo, pregunto por qué Bianconi está asignado a Gonzales Chaves y quién lo designó. Porque nosotros pertenecemos a Tres Arroyos, donde los fiscales se sortean las causas. Pero en Chaves no. Se lo plantee al Fiscal General y hasta a (el procurador General Julio) Conte Grand. El primero, me dijo que, para que el ayudante fiscal no tenga cinco criterios diferentes, le asignamos un fiscal único. Pero eso no figura escrito en ningún lado”, manifestó, antes de criticar la forma de trabajo del doctor José Bianconi, por estas horas, el fiscal que investiga los casos en Chaves, “cuando se ven los datos estadísticos, Bianconi ha conciliado la mayoría de las causas. Bianconi para hacer un allanamiento pide cinco pasos más. Por eso quiero saber por qué está designado a Chaves sin acto administrativo alguno por parte de la Procuración”, señaló acerca del representante del Ministerio Público, con quien reconoce haber tenido un altercado en el marco de una reunión de trabajo. 

Tal como lo recordó, fue durante un encuentro en el que el fiscal habría utilizado como elemento de prueba de una supuesta represión policial a delincuentes, una filmación realizada por una mujer que, semanas más tarde, apuñaló a un joven y le hizo perder un riñón. “Puede ser el criterio de un fiscal general para su jurisdicción o una liberación de zonas. ¿Vos pensás que es lo mismo ir a cometer un delito a cualquier lugar que a uno donde te piden 20 pasos antes de hacer un allanamiento?”, se preguntó. 

Inacción política 
A todo esto, en diciembre pasado, el posteo en facebook (“maldita adicción”, escribió) de la madre de un chico que entró a robar en las oficinas de Favacard con un arma de juguete, se constituyeron en nuevos elementos que hoy lo tienen a Santillán encabezando esta denuncia pública, “ese chico, bueno, de clase media, educado, aparentemente roba para pagar una deuda de drogas. Esto hace que el problema sea cada vez más complejo”. 

Pero en medio de estos ejemplos de inseguridad presuntamente motivados por el uso de estupefacientes, no hay sospechosos procesados por comercialización de estupefacientes en Chaves, “hay causas iniciadas pero ninguna prosperó. Siempre que se allanó, se allanó a los monoblocks. Esto lo charlé con la gobernadora María Eugenia Vidal, para ver si podíamos armar alguna comisión de investigación, pero nunca se concretó nada”, reconoció. 

Con ese escenario, Santillán identifica el papel del miedo en la idiosincrasia social de su pueblo, “a mí me parece que hay un gran temor, que nadie quiere hablar. Entonces, la comunidad se encuentra con una baja credibilidad de que pueda haber tráfico de drogas y apunta siempre al pibito del porrito. Entonces, el que se maneja con drogas, lo hace con una comodidad absoluta, la gente tiene miedo y los que denunciamos somos pocos”. 

Así, y a pesar de todo, Santillán no puede identificar a los factores generadores de ese temor, “hay mucha resistencia de los padres a reconocer que en el entorno de sus hijos puede haber droga y está el ´no te metás´. Mientras que en las instituciones está eso de dejar pasar, cuidar el cargo, una actitud de ´no me meto, pero tampoco combato´”, comentó, antes de subrayar su voluntad explícita de ir a hablar al Concejo Deliberante sobre estos temas, “pero nunca me llamaron. Me piden un informe por escrito”, sentenció. 

Para el intendente chavense, la droga es el principal problema de su distrito y las voluntades de erradicarlo, escasas. “Esto no se combate con papelitos, pero con este escenario, ¿qué podemos pretender?”, concluyó.