Sociales

Por Héctor Haag (*)

Stop

27|01|19 11:59 hs.

Suenan Los Beatles en la compu, un amigo me prestó una joyita que incluye 26 LP (antes se llamaban así) de los muchachos de Liverpool. 


Es inevitable el recuerdo de los años ‘70 mientras escucho sus canciones; más de cuarenta años han transcurrido y durante ese tiempo he vivido las más diversas circunstancias para llegar a este siglo tan conflictivo. 

Cuando por las radios pasaban “Hey Jude”, para nada hubiera imaginado que la vida era tan compleja -tal vez debiera decir nosotros, los seres humanos- seríamos tan complejos; tampoco hubiera soñado tener a mi disposición más de doscientos cincuenta canciones de los Beatles con solo mover un dedo. 

Tantos avances hemos hecho por el lado de la ciencia y la tecnología que pocas cosas nos sorprenden, aunque para decir la verdad, yo aún no entiendo el funcionamiento de mi reloj de cuarzo descartable.

La balada de John y Yoko… años después John Lennon sería asesinado por un fanático... “We all want to change a world” dice la letra de “Revolution”… 

¿Qué diríamos nosotros hoy? “Queremos cambiar el mundo… ¡urgente!” Hambre, corrupción, violencia, hipocresía y demás… todo eso existió siempre, pero hemos llegado a niveles que nos asustan. 

Queremos cambiar el mundo, pero ¿Por dónde empezamos? ¿Por los países más pobres? ¿Luchando a favor de la ecología?, ¿O esperamos que vengan seres de algún remoto planeta y nos solucionen los problemas? 

Para cambiar el mundo hay que comenzar por uno mismo desde el lugar que le tocó en esta vida.

¿Puedes sentir el aire de la mañana? ¿Te emocionas con tu canción favorita? ¿Te pones rojo de bronca por algo que no salió como esperabas? ¿Lloras por una pérdida? ¿Festejas y ríes con tus amigos?... ¡Felicitaciones! ¡Estás vivo! Y a tiempo para comenzar el cambio. 


Héctor Haag

(*) El autor es tresarroyense. Fue cofundador de ANDHAR (Asociación Necochense Discapacitados hacia la Reintegración), escribió como columnista en la revista "Sueña", del hogar de día Ayúdenlos de Necochea; participó en el proyecto de hogares para personas con discapacidad en Mar del Plata (HoMAB); y escribió para el sitio web "Advalens" de la capital. En 2018 presentó su libro autobiográfico “Lo que quiero, lo que puedo, lo que siento” y comenzó a escribir para la revista “Diferentes pero iguales” de Mar del Plata