La Ciudad

CPA

En los barrios, en una tarea de equipo

28|01|19 09:30 hs.

Marina Sánchez también hizo referencia a los dispositivos de atención comunitarios, en un trabajo relacionado con otros organismos e instituciones.


Jóvenes 
En 2015, se inició un trabajo intersectorial en el barrio Ranchos Virgen de Luján con jóvenes, vinculado a la construcción de un proyecto de vida. Participan una trabajadora social de la sala, dependiente de Desarrollo Social del municipio; el CPA y el Centro de Responsabilidad Penal Juvenil.

“Los fundamentos teóricos y la realización del trabajo se basan en la nueva ley de Salud Mental 26657, la cual contempla que el proceso de atención debe realizarse preferentemente fuera del ámbito de internación hospitalario y en el marco de un abordaje interdisciplinario e intersectorial, basado en los principios de la atención primaria de la salud”, indicó. 

Son actividades orientadas a reforzar, restituir o promover los lazos sociales. Los objetivos son “la inclusión social, laboral y comunitaria”. La directora del CPA puntualizó que “trabajando desde la perspectiva de la corresponsabilidad”, se busca generar espacios en los que el joven sea protagonista. 

El proyecto consta de dos instancias articuladas. Por un lado, la capacitación en oficios y en actitudes para el desempeño laboral, con la coordinación de una persona idónea que acompaña las tareas. Los jóvenes perciben un plan comunitario. 



Por otro lado, semanalmente asisten al grupo de reflexión y orientación, espacio de escucha y encuentro con el equipo interviniente. Se propicia la disminución del consumo de sustancias y se trabaja en el riesgo de reincidir en el delito.  

Niños y adolescentes 
En el Centro de Día Barrio Ranchos, se realiza una actividad intersectorial. Intervienen el equipo del Centro de Salud Ranchos, el CPA, el Centro de Responsabilidad Penal Juvenil y talleristas del barrio que aportan sus saberes, como así también asistencias técnicas de Cultura y el aporte de Desarrollo Social del Municipio.

“Es un espacio de prevención que apunta a la inclusión de los niños y adolescentes en diversos talleres y propuestas, guiados por los talleristas y con el acompañamiento del equipo”, sostuvo Marina Sánchez. Entre los talleres que se llevaron a cabo en 2018 se encuentran percusión, pesca, carpintería, cocina, apoyo escolar, costura y huerta. 

Entre Mujeres 
Además se cuenta con un espacio de encuentro y trabajo de mujeres del Barrio Olimpo. Este trabajo comunitario, que se denomina Entre Mujeres, se inició hace 18 meses y tiene lugar en el Centro Integrador Comunitario (CIC) del mencionado barrio. 

El equipo que coordina el trabajo se compone de mujeres de diferentes instituciones: Residencia de Trabajo Social, CPA, Desarrollo Social de Nación y Secretaría de Acción Social municipal. Funciona los lunes, martes y viernes por la mañana. “Se trata de un espacio colectivo de encuentro destinado a mujeres de diferentes edades que tienen cercanía con el barrio. Tiene una multiplicidad de objetivos: encontrarse, generar un lugar de escucha y de compartir tiempo, potenciar habilidades, debatir temáticas de la vida cotidiana y actuales, contar experiencias e historias de vida, crear nuevos recursos propios y grupales, armar lazos y trama entre nosotras”, enumeró la directora del CPA. 

Hace aproximadamente seis meses, el grupo comenzó con el armado de un emprendimiento laboral de cocina y de elaboración de productos decorativos. Observó que “junto con este proceso colectivo, se apuesta también a un acompañamiento y seguimiento de cada una de ellas, con sus historias, problemáticas y situaciones singulares, tendiendo puentes con otros servicios, instituciones, organizaciones”. Se intenta fortalecer una red que contenga y acompañe a cada mujer y su familia. 

El Roperito 
En el Barrio Boca funciona El Roperito. Es un espacio intersectorial en donde participan el CPA, la operadora barrial, el equipo del CIC y el equipo de matriciamiento. Destacó que implica “una forma de acercamiento a las mujeres del barrio, a sus realidades locales”, mediante “el diálogo y la escucha” en el ámbito del ropero comunitario. 

También se lleva adelante la confección de diversos objetos, mediante las manualidades y la costura. “Esto nos ha permitido también la participación en festivales barriales”, valoró.  

El Costurero 
En el Barrio Municipal, la actividad que se desarrolla es El Costurero, junto al equipo del Centro de Salud y Desarrollo Social de la Nación. Una propuesta novedosa, que se está generando con características similares al proyecto de Boca. 

Programa municipal 
El CPA forma parte del programa municipal de Prevención de las Adicciones desde enero de 2017, a partir de la convocatoria del intendente Carlos Sánchez. “Participan muchas instituciones de la comunidad –mencionó-. Se vino trabajando en tres ejes fundamentales: educativo, territorial y de difusión”. 

Se estableció contacto con el Sedronar a través del programa Municipios en Acción. Esto permitió una aproximación a un diagnóstico situacional, “por medio de ventanas epidemiológicas”, para lograr datos locales y una instancia formativa para las entidades que intervienen. “El CPA participó en numerosas actividades de los distintos ejes”, concluyó.