La Región

Claromecó

“Nos sacaron un pedazo de familia”

30|01|19 09:29 hs.

Jazmín Mir, una vecina de Claromecó, mostró toda su angustia luego de que su perra caniche fuera baleada con un aire comprimido. El hecho sucedió en la tarde del pasado lunes, en calle 29 a metros de 28, donde la damnificada vive con su hija y su marido. 


La joven, a raíz del episodio vivido, efectuó la denuncia en la Estación Policial de Claromecó, la cual fue tomada en dicha dependencia y posteriormente remitida a la Fiscalía para el desarrollo de los pasos correspondientes. 

No obstante eso, y una vez que el lamentable hecho se viralizó en la redes sociales, vecinos de la localidad expresaron un fuerte repudio hacia el autor del hecho, sobre quien se desconoce su identidad. De acuerdo al testimonio de la mujer, la perrita, de nombre Zira, murió como consecuencia de un disparo provocado con un rifle aire comprimido. 

Si bien aclaró que desconoce quién cometió el hecho, dejó en claro que, por cómo se dieron las circunstancias, tiene la certeza de que la muerte del animal fue provocada intencionalmente.

Angustia 
Todavía con evidentes muestras de dolor por la inesperada pérdida de su mascota, Jazmín Mir dio precisiones sobre el momento en que se dio la situación. “Llegué a mi casa alrededor de las 19.10 -del lunes- y veo que la perra estaba echada en el pasto. La llamaba y no me respondía. Entonces, cuando me acerco, vi que tenía un agujero en la paleta. Llamo a mi marido y cuando la ve se da cuenta que había recibido un balinazo”, relató la joven. 

Según expresó la damnificada, Zira -nombre de su mascota- “siempre andaba cerca de mi casa. Nunca se alejaba. Hacía media cuadra para la 28 y media para la 31. Nunca pasaba de eso. Siempre estaba afuera, suelta y jamás pasó nada”. 

Jazmín contó que ella salió de su vivienda a las 17, aproximadamente, y cuando regresó, dos horas después, encontró el cuerpo de su caniche de cinco años. “La mataron en ese ratito que no estuve. Era parte de nuestra familia, y siempre va a ser así aunque ya no esté con nosotros”, aseguró la vecina, totalmente cargada de angustia.

Bajo ese estado, manifestó: “Me duele mucho que haya este tipo de gente que le moleste y mate animales. Una persona que mata un perro no se la puede llamar persona”.

“Es horrible lo que pasó. Esto fue intencional, no hay dudas. Tenía un tiro en la paleta”, sostuvo la damnificada, quien alertó a la población a partir de lo que le sucedió. “Ojalá que no vuelva a repetirse esto que nos pasó a nosotros”. 

En tanto, agregó que el lunes por la tarde, luego de constatar el hecho, “consultamos a dos vecinos y nadie vio, ni tampoco escucho nada”.

“Te repito: la perra hacía media cuadra para la 31 y media para la 28. Más que eso no andaba. Tuvo que haber sido alguien de acá cerca. Ojalá que quien nos hizo esto, que lo pague. Nos sacaron un pedazo de familia. Nos partieron el alma”, dijo la joven.  

“Me abrazaba”
Jazmín es madre de Jimena, una pequeña de cuatro que tenía adoración por su mascota. “Mi nena me abrazaba a mí. Me decía: ‘No estés triste. Zira está en el cielo’. Después me preguntó cuándo iba a volver la perrita. A mí eso me partió el alma”, expresó la joven. 

A pesar de haber transcurrido un día del hecho, todavía se pregunta los motivos por los cuales mataron a su caniche. “La perra no molestaba a nadie. No puedo entender por qué lo hicieron”, culminó la joven bajo llanto.