La Región

Claromecó

Piden responsabilidad a la hora de usar los kayaks

30|01|19 11:40 hs.

A partir de un hecho que se dio el pasado sábado, distintas voces pidieron que se tome especial conciencia a la hora de manejar un kayak. Y, principalmente, se hizo foco en la utilización de las distintas medidas de seguridad que deben cumplimentarse a la hora de embarcarse y, de esa forma, ganar en tranquilidad. 


Las recomendaciones surgieron luego de un caso que se dio el pasado sábado en aguas de Dunamar. Fue cuando integrantes del Cuerpo de Guardavidas rescataron dos menores de edad que se encontraban a bordo de un kayak, a la deriva en el mar y sin el chaleco salvavidas reglamentario para realizar la actividad. 

Ante esa situación, y consultados puntualmente por ese tema, el concejal de Cambiemos Enrique Groenenberg y el jefe del Cuerpo de Guardavidas Germán Castro hicieron pidieron responsabilidad y conciencia a la hora de ingresar al mar con un kayak. “Con el tema kayak, lo primero que habría que reglamentar es en base a los elementos de seguridad que se necesitan. Ahí sí hay que concientizar a los padres y decirles que no pueden darle a los menores de edad un kayak, por más planchado que esté el mar”, señaló Castro. 

Y posteriormente, dio un ejemplo: “La semana pasada sacamos a dos chicos de edad de Tucumán. Habían comprado el kayak, tenían los chalecos salvavidas pero no contaban con experiencia. El mar estaba planchado pero había un viento norte de 40 kilómetros. Se metieron y después no podían volver”. 

En su evaluación, solicitó que esa cuestión sea claramente reglamentada y que esa normativa tenga el control necesario para que se cumpla. “Si hay algún sector delimitado para la navegación en kayak, mucho mejor”, subrayó. 

"Estoy de acuerdo con la toma de conciencia y de la educación con respecto al correcto uso del kayak, pero alguien tendría que controlar si ingresan al mar con los elementos de seguridad. Nosotros, dentro de la zona de baño, a eso lo hacemos. Sin embargo, no podemos ir al Pozo de Alonso o al Médano Verde a controlar eso. No son uno o dos kayaks. Son cien”, manifestó. 

En su evaluación, lejos estuvo Castro de fomentar la prohibición de la actividad. Todo lo contrario. “Hay que pensar y reglamentar. No hay que prohibir nada, sino hay que apoyar y tratar de que todos tengan la posibilidad de disfrutar. Es cuestión de organizar para que no haya accidentes”, expresó. 

“El Cuerpo de Guardavidas siempre busca tratar de prevenir accidentes. Ha aumentado muchísima la cantidad de bañistas y de actividades en el mar. Hace veinte años no existía nada. Había dos o tres lanchas y algunos chicos con barrenadores de telgopor. Hoy, todo cambió. Entonces nos tenemos que adaptar, adecuar y organizar para que todos lo pasemos bien”, indicó.

Los kitesurf
Castro extendió su punto de vista y se refirió a la actividad de los kitesurf, una práctica que en los últimos años ha ganado en adeptos en aguas de Claromecó. “En el caso de los kitesurf creo que habría que destinar un sector para que entren, salgan, tengan su sector y no se metan en la zona de baño, sobre todo aquellos que no cuentan con experiencia. Eso puede provocar un accidente grave”, sostuvo.

“En el frente costero del Náutico tienen una cantidad de metros suficiente para poder andar. No es necesario que lo hagan frente a la gente y en la zona de baño. Creo que habría que colocar boyas y organizarlo de alguna manera para que entren y salgan por ahí”, recomendó Castro.  

Factor clima 
Por otro lado, y a pocos días de finalizar el mes más “fuerte” del verano, el jefe del Cuerpo de Guardavidas evaluó el desarrollo de la temporada con respecto a lo que fue la tarea de los trabajadores de la playa. En primera instancia, valoró que el calendario haya comenzado el fin de semana largo de noviembre de 2018 “con una cantidad muy reducida de guardavidas pero efectiva. Fue un trabajo de prevención y se evitaron muchos accidentes. Fue una muy buena decisión la que se tomó este año”. 

En tanto, agregó: “En diciembre tuvimos bastante trabajo. Hubo mejor clima que en diciembre de 2017. En enero no acompañó tanto. Es un mes de temporada alta, con mucha gente. Pero este año nos acompañó el dibujo costero y el mar no estuvo tan complicado”.

“Enero tuvo mucho viento norte. Además, hubo presencia de aguavivas, como hacía, fácil, diez años no teníamos. Eso depende de los vientos”, subrayó Castro. 

En ese sentido, expresó: “En lo que son rescates, siempre tenemos mucho trabajo pero este año el número fue menor. Y los que hicimos, no fueron tan complicados como sí lo fueron en los últimos dos veranos”. 

A su vez, se refirió a la cobertura que se hace fuera de la zona de baño. “Claromecó tiene una playa kilométrica. En la zona de baño estamos con todo el servicio pero este año hemos tenido intervenciones en el Segundo Salto y hasta casi en el Caracolero”. 

         ****************************************************************************

“La gente no toma conciencia”
El concejal de Cambiemos, Enrique Groenenberg, pidió tomar conciencia en torno al uso correcto del kayak. “Lamentablemente la gente sigue sin tomar conciencia de los peligros del mar, y más en los kayaks”, señaló. 

El edil se refirió al hecho sucedido el último sábado, sobre lo cual dijo: “Felizmente no pasó nada y no hubo que lamentar una desgracia”. “Todos tienen que entrar con chaleco salvavidas puesto. Hay que tener mucha precaución, sobre todo los días de viento norte. Por eso hay que tener también todos los elementos de seguridad”, manifestó. 

Ante eso, el concejal de Cambiemos pidió tener conciencia y responsabilidad a la hora de manipular un kayak. “Tenemos 40 kilómetros de playa y es imposible controlar semejante extensión. No hay otra alternativa que la toma de conciencia”, remarcó.