116 años junto a cada tresarroyense

ST 9. 8°
Despejado

Sociales

Intervención en la playa

Arte en homenaje a la Corvina Negra

31|01|19 11:41 hs.

Una intervención artística efímera –no permanente- generó un atractivo especial en la playa de Claromecó. El viernes pasado desde la tarde y hasta las primeras horas del sábado, estuvieron desarrollando esta tarea la artista plástica Florencia Sanguinetti y el arquitecto Facundo Berrueta. Fue una actividad en familia, porque también participaron sus hijos Vicente, de siete años, y Fermín, de tres. 


Residen en La Plata, pero tienen una fuerte pertenencia a nuestro distrito. Florencia explicó en un diálogo con este diario que “mi familia, mis padres, son de Tres Arroyos; Facundo se crió en Tres Arroyos y hemos venido toda nuestra vida a Claromecó. Tengo una historia familiar con el lugar y Facundo también”. 



Contó que “hemos hecho trabajos en conjunto un poco vinculando nuestras profesiones en algunas otras oportunidades. En este caso, ha sido similar. Es un encuentro interesante entre dos profesiones”. Además son docentes, él en la Facultad de Arquitectura y ella en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Nacional de La Plata. 


Florencia Saguinetti y Facundo Berrueta


El tema central, el eje de la intervención, es la pesca y el tradicional concurso de las 24 Horas de la Corvina Negra. “Mi papá es súper pescador (Luis Sanguinetti). Eterno de la Corvina Negra, de participar siempre. Logró ganar el certamen en 1993. Lo he acompañado muchas veces y ver esa bajada de los pescadores que se hacía antes, una caña junto a la otra… Esa imagen nos despertó un poco la idea de hacer esto”, indicó. 

1993 

El año en que Luis Sanguinetti, padre de Florencia, ganó en las 24 Horas de la Corvina Negra 


El proyecto buscó “resignificar esta idea de la pesca y lo que implica para nosotros en nuestras vidas personales, lo que es para Claromecó también”. Al describir las características de la actividad, hizo referencia a la participación de sus hijos Vicente y Fermín. “Empezamos el viernes 25 y estuvimos hasta las dos de la mañana, ya iniciado el sábado 26. Es una manera de recuperar o tener presente esa mística de la Corvina, de bajar con la comida a la playa”, observó. 


Costa. El nombre de la intervención


Pintaron las cañas con pintura fotoluminiscente. “Armamos una jornada extendida desde la tarde –señaló-. Esa pintura es para que se cargue con la luz del sol. Durante el día se estuvieron cargando y de noche dieron un brillo particular por esa misma pintura”. 

Siempre es valioso contar con muestras de apoyo, porque son actitudes positivas que facilitan y dan impulso a las propuestas. Un ejemplo es el aporte de las cañas, sobre lo cual comentó que “nos las dieron dos vecinos, Víctor (Dubovick), de Vivero El Molino, y Nati también. Los conocemos de toda la vida”. 

Imagen 4

Florencia agradeció especialmente a quienes los acompañaron de una u otra manera. El nombre de la intervención es “Costa”. Dijo que “en el momento de la carga, las cañas estuvieron un poco más alejadas, y después las acercamos al borde del agua para reforzar esa idea de los pescadores, que fue en realidad el motor inicial”.



La historia 
Florencia recordó que “hice algunas cosas por mi cuenta hace muchos años en la playa, con unas banderas impresas o remeras con cosas pintadas, y otras intervenciones en distintos lugares”. Junto a Facundo, realizaron en Tigre “una obra que en realidad es permanente. Tres molinos de varios metros que se activan justamente con el viento. Es como una especie de monumento público”. 

Esta vez, en la playa y en familia, crearon y generaron una obra en homenaje a un acontecimiento que dentro de pocos días, el 9 y 10 de febrero, vivirá una nueva edición. “Es una manera interesante de contar desde un lugar artístico y jugando con la historia de mi padre”, concluyó.