116 años junto a cada tresarroyense

ST 3. 6°
Despejado

Carta de Lectores

Escribe Alicia Hurtado

Sordera

01|02|19 09:58 hs.

Señora directora: 


Parece que son muchos los que padecen una disminución en su capacidad de escuchar, o entender u oír. Pero no se trata de personas con un problema de salud física, o una carencia con la que nacieron, o una secuela de algún accidente. No, en estos casos se trata de una elección, han elegido no oír u oír mal. 

No escuchan a quienes reclaman, más bien que mal, por algo que han perdido, algo tan fundamental como el trabajo. Y si escuchan, pretenden resolverlo denunciando penalmente a quienes reclaman, que no son simples desocupados, son nuestros vecinos, personas que hasta ayer, podríamos decir, trabajaban tan dignamente como nosotros, sus hijos e hijas van al colegio con los nuestros, nos los cruzamos en la calle y nos decimos “buen día”. 

¿A quién le puede gustar acampar en la banquina, con sol, lluvia o viento, para que los demás se enteren de que los han abandonado? Seguramente no es el caso de estos conciudadanos, ellos, como usted y como yo, preferirían estar trabajando o descansando un rato en casa luego del turno de trabajo. Pero no pueden, porque los echaron, porque no les pagaron, porque no saben cómo llevar lo imprescindible a cada hogar. 

Quizás haya otras formas de protesta que no sean quemar neumáticos, pero ésta es la que han pensado, y, al menos en mi caso, la respeto, como respeto que un docente reclame haciendo huelga, aunque no sea la forma que más me agrade. Como respeté a la gente de campo cuando hizo lo mismo, aunque no me pareciera lo más adecuado. 

Tristeza es lo que provoca la insensibilidad, la sordera por elección, la falta de respeto ante el dolor del otro, del otro que, en este caso puntual, no es un desconocido sino un tresarroyense con nombre, apellido, una cara y unos ojos que muchos, los que han denunciado penalmente, no se deben atrever a mirar.   

Alicia Hurtado