116 años junto a cada tresarroyense

ST 3. 6°
Despejado

Sociales

Esta noche, a las 21 en Quelaromecó

En busca de recobrar la popularidad de “El Che”

02|02|19 11:42 hs.

“El Che y yo”, es la obra que Raúl Garavaglia desarrolló a partir de una idea de Miguel Iglesias y subió a escena anoche en la Sala de Teatro Ricardo Listorti del Centro Cultural La Estación y hoy lo hace desde las 21 en Quelaromecó Espacio de Arte. 


El director entrevistado por LA VOZ DEL PUEBLO manifestó que es un proyecto que comenzó en agosto del año pasado con funciones en CABA a sala llena, la exitosa temporada culminó el 25 de noviembre en el teatro Korinthio. Garavaglia dijo que lo que apareció como un sueño se convirtió en una realidad y permitió presentar la obra para competir en los premios Estrella de Mar, “estamos expectantes porque el lunes sabremos los nominados y el 11 es la premiación”. 

Después de una inscripción recibieron la visita de los jurados del prestigioso premio y en una de las funciones asistieron a realizar la jura pertinente que determinará si finalmente quedan nominados.

Por la ciudad 
Garavaglia y la productora realizaron una volanteada por el centro de la ciudad, “fue tan buena y exitosa, la gente es muy amable y la ciudad es hermosa, conocían de la función por eso agradecemos a las chicas de Cultura que realizaron un trabajo muy bueno no sólo en lo referido a la comunicación sino también en la escenografía y todas necesidades que tenemos para subir a escena”. “No es una obra panfletaria, el título es convocante y a partir de ahí la fantasía en si es una obra que tira un mensaje o una bajada de línea, se trata de una propuesta que pretende imaginar qué sentía el Che los últimos dos días de su vida”, dijo Garavaglia. La obra salió de gira por Mar del Plata y Miramar, anoche en Tres Arroyos y hoy en Claromecó.   

La obra y sus protagonistas 
En Bolivia, La Higuera, Lari Lari, criatura mitológica de la región andina, preocupada por su pérdida de popularidad, dice haber atrapado al Che con el propósito de robar su alma y así apropiarse de la fama del guerrillero. Ese encuentro, que se produce en la escuelita de la zona, entre el 8 y 9 de octubre de 1967, nos revela un Che íntimo, atosigado por los embates de ese extraño ser dispuesto a todo para recuperar el prestigio y el respeto que supo tener en otros tiempos. 

“Como un actor es una hazaña, subir a escena es un disfrute, es un drama en el que no se sabe si el Che sueña, alucina, por eso creímos -al momento de armar el personaje- que en las últimas horas las personas hacemos un retroceso de lo vivido, y es en ese momento que aparece el personaje mitológico muy llamativo desde el argumento. Transita horas terribles y su personalidad la armé a partir de la investigación del niño que fue el Che”, dijo Laurentino Blanco quien interpreta al personaje histórico y legendario. 

“El Che enfrenta hasta el final los miedos, al personaje que lo increpa porque no sabe ser de otra manera. Todos sus problemas los sigue enfrentando como eterno rebelde dispuesto a morir por sus ideales, aún estando físicamente en las últimas sigue enfrentando al mundo hasta el final”, afirmó el actor. 

Laurentino manifestó que fue un enorme desafío representar al Che “me entusiasmé y cuando quedé en el casting me asusté mucho. Lo que me gustó de la propuesta es justamente que no se mostraba la ideología desde la política sino al hombre, al ser humano. En el estreno me dio miedo saber cómo iba a ser el impacto que tendría en el público”. 

“Seguramente tuvo momentos de soledad, flaqueó, seguro se preguntó muchos por qué y el público se va muy conmocionado tanto lo amen o lo odien”, destacó el intérprete. 

Tomás Claudio contó a LA VOZ DEL PUEBLO que su personaje –el Lari Lari- es todo un desafío tanto en lo actoral como en lo físico, “es un felino, como un gato que acosa al Che desde distintos personajes y poses además sumado a que a pesar de no dejar de ser el Lari Lari voy cambiando para poder engañarlo, entrar, volver, salir. El personaje me encanta, me enamora y estoy contento con el laburo”. 

Repercusiones 
Garavaglia dijo que “es un espectáculo sumamente digno, somos un grupo desconocido en Mar del Plata de producción propia que consiguió hacer muchas funciones con un público que aplaudió la obra y la recomendó, además de participar en los Estrella de Mar. Nos invitaron en octubre al festival de La Habana y tenemos en agenda participar en Bolivia país en el que se desarrolla la historia”. 

Laurentino expresó que “uno se enamora del producto que puede ser muy bueno pero no gustar a la gente, en este caso amamos la obra y el público como los críticos la avalaron, pero las cosas fueron surgiendo a partir del impacto. Queremos estar dispuestos y abiertos a trabajar para que se abran otras plazas nos da mucha felicidad”. 

Todos valoraron a los tresarroyenses que “convidan asados riquísimos” y destacaron su amistad con José Luis Rodríguez, “estamos abiertos a que ocurra lo que tenga que ocurrir si fluye vamos y si no lo dejamos”, finalizó Laurentino.