116 años junto a cada tresarroyense

ST 19. 7°
Despejado

La Ciudad

La carneada es constante, aseguró Groenenberg

Sin seguridad en los campos, productores venden animales

07|02|19 09:18 hs.

La falta de prevención en los campos del distrito sumado a la permanente rotación de jefes del Comando de Prevención Rural, la consecuente desorganización policial y el descontento de productores con la Justicia y los fiscales, ha impactado en la producción de ovejas y vacas. 


Hay productores que los venden por no poder garantizar el cuidado ante “la constante” actividad de faena clandestina existente, según confió a LA VOZ DEL PUEBLO el concejal de Cambiemos, Enrique Groenenberg, después de haber participado de la presentación del nuevo jefe del CPR ante las autoridades de la Sociedad Rural, donde además se ventiló que la alarmante cantidad de recambios que hubo en la jefatura de esa dependencia.


Enrique Groenenberg, concejal de Cambiemos


Once en tres 
“Ya pasaron muchísimos jefes del CPR y eso atenta contra el buen funcionamiento de una sede policial. Y un coordinador zonal de los comandos nos comentó que en tres años pasaron once jefes en Tres Arroyos, cosa que es totalmente inapropiado para que funcione el trabajo preventivo”, expresó. 

“Hubo productores que ya manifestaron su disconformidad con la Justicia y los fiscales, el problema es generalizado. Pero empieza porque falla la prevención al no frenar la faena clandestina que es cotidiana”, dijo el concejal de Cambiemos.


Y agregó que “lamentablemente hace tres años que estamos empezando de cero porque cada vez que viene un funcionario –como el nuevo- empezamos de cero. Estamos perdiendo tiempo contra el delito que está organizado”, afirmó. 

Explicó además que la decisión de la rotación de los jefes policiales responde a una decisión de sus superiores, e incluso puso como ejemplo que en la reunión de ayer “el intendente (Carlos Sánchez) en un momento comentó que no había conocido al jefe que se está yendo. Eso habla de una desorganización policial que atenta contra la seguridad pública de población tresarroyense”. 

La situación 
Evaluó la situación de la seguridad en el ámbito rural local como de “muy complicada”, a partir de que se tornó “constante –aunque no diario- la faena clandestina que es mucha. La gente está sufriendo y como los campos están bastante vacíos van directamente y carnean”. Citando información del jefe zonal, comisario mayor Javier Bertón, contó además que “el mapa del delito muestra que las zonas más afectadas son Cascallares, La Tigra, y La Horqueta”. 

Groenenberg, que compartió sus inquietudes y la información con la diputada provincial, Laura Aprile, dio a conocer que el ex jefe del CPR se llevó con él a dos ayudantes, con lo cual el nuevo titular de la seguridad rural debe incorporar “dos o tres efectivos de Coronel Dorrego” que -como el titular- deberán comenzar a conocer la zona y sus problemáticas, desde cero. 

“Hubo productores que ya manifestaron su disconformidad con la justicia y los fiscales, el problema es generalizado. Pero empieza porque falla la prevención al no frenar la faena clandestina que es cotidiana”, resaltó. 

Los vende más chicos cuando los podría vender con 400 ó 450 kilos a cada novillo, y se los van a comprar al destete cuando los saque de la madre. Y ya está haciendo las transacciones”, remarcó. 


Más consecuencias 
Para el cierre, Groenenberg se reservó información que acrecienta la preocupación por lo que está sucediendo en las tierras productivas del distrito ante el paso –sin freno- de la delincuencia. “La falta de seguridad en el campo también atenta económicamente en la producción ganadera. La oveja se fue del distrito porque si la tenías había que andar cuidándola, por la inseguridad, y llevaba un trabajo extra”, dijo. 

Pero a ese dato le sumó otro que habla de una situación que no deja de agravarse. “Hoy –por ayer- casualmente me llamo la atención que un productor dijo que él tiene 300 terneros para engordar, y que los vende al destete. Tiene las instalaciones, espacios y la logística para poder engordarlos él y hacer la recría. Pero ante la inseguridad, porque le carnean, los va a vender a todos y entonces van a ir a otra provincia para hacer la recría”, indicó. 

Dejar de producir 
Groenenberg que es veterinario rural, concluyó, que “lamentablemente la inseguridad lleva a que se baje la producción. Somos un país que necesitamos producir y cuanto más se produzca, mejor. Pero ante los hechos de inseguridad este productor va a dejar de producir. Los vende más chicos cuando los podría vender con 400 ó 450 kilos a cada novillo, y se los van a comprar al destete cuando los saque de la madre. Y ya está haciendo las transacciones”, remarcó. 

Pero además agregó que conoce el caso de otro productor que “recorre todos los días y le carnean, y que la única opción que le está quedando es vender las vacas. Cuando empezás a escuchar esas expresiones, es lamentable”, dijo al cerrar.