116 años junto a cada tresarroyense

ST 20. 6°
Cielo cubierto

Deportes

Por Jorge López de Ipiña

ATB: con saldo positivo

07|02|19 10:02 hs.

Por Jorge López de Ipiña

Difícilmente la ATB pueda decidir por sí misma su propio destino en el plano de la Federación Bonaerense de Básquet; pero esto no invalida a que se trabaje con todas las fuerzas y argumentos legales para intentar conseguirlo. 

Después del “llamativo” pedido de cambio de zona para la ATB que promovieron sus pares de Olavarría, Tandil y Necochea, el cual contó con el apoyo de Federación, entidad que en primera medida dictaminó el pase de la ATB a la Zona 3, pasando a compartirla junto a Bahía Blanca y Punta Alta, la posición de los tresarroyenses quedó en los primeros pasos como ciertamente debilitada. Pero tal como lo indicó el presidente Martín Goizueta y sus compañeros de CD, la intención de pelearla hasta las últimas consecuencias (medida que contó con el aval de todos los clubes afiliados) suena como la alternativa más sensata y adecuada. 

Muchos son los elementos que tiene la ATB para defender su postura (un ejemplo de la trasparencia con la cual se maneja lo ratifica el hecho de haber declarado un pago de 38 mil pesos que Federación contabilizó dos veces en favor de la ATB), pero en un tema que parece tener ribetes “políticos” o hasta “vengativos”, si se me permite el término, el desafío será complicado aunque hermoso de afrontar. En lo personal no creo que sea una cuestión deportiva exclusivamente, como si algunos pregonan, más allá del crecimiento de nuestras selecciones; entiendo que la razón pasa por otro lado… 

Decir que Tres Arroyos se ha comportado tanto en Zona 4 como en Federación como una Asociación positiva en todos los aspectos, parece sonar hasta lógico y repetido. Que a la región propia le ha sumado un elemento más para potenciar su competitividad lo mismo; también es cierto que a la ATB “se la atacó” en un momento de debilidad, cuando estaba en pleno traspaso de mando de Nickel a Goizueta. Y cuando comenzó su defensa ya corría en desventaja… 

Lo valedero fue la reacción, la intención de, al menos, pedir que la modificación tuviese argumentos sólidos, reales, concretos y valederos. Y si se logra llegar a este debate, después de lo mucho que se hizo en la segunda mitad del 2018 y de lo que se hará en los días venideros, y el resultado no es favorable, al menos tener la sensación que se dio un paso serio y respetuoso. 

Si esto terminara así, no soy de la idea que estar en la Zona 3 es caer al vacío o que el básquet tresarroyense recibe un golpe de nocaut. Prefiero pensar en lo positivo, y hay elementos para hacerlo. Casi con seguridad podremos participar en un Provincial por año (el que casi siempre organiza Bahía Blanca y que en 2019 seria en U17); mi deseo es que al tener que enfrentar a los sureños recibamos un mensaje de crecimiento, de progreso. Como sucedió el despegue para acercarnos a Olavarría y Mar del Plata (a los cuales en alguna oportunidad se les ganó, pero muy de vez en cuando), medirnos con Bahía debe despertar ese desafío, el cual si es tomado con las mayores fuerzas, puede ser muy pero muy productivo. 

El tema económico en los zonales también tiene su lado positivo, aunque es verdad que la competencia será menor, al menos en cantidad de partidos; y el otro punto “no favorable” que asoma en lo inmediato, es la poca posibilidad que nuestros jugadores sean pedidos por Bahía para los provinciales. Pero reitero, no creo que todo sea tan malo…

Arranque a pleno 
La primera sesión de la mesa directiva en este año duro casi 4 horas. Muchos fueron los temas pero también hubo debate. Además del ítem abordado anteriormente, lo mejor fue volver a saber que Alumni de Orense regresa a la competencia en Primera División. Su presidente, Orlando Montenegro, se mostró medido y cauto, pero se sabe que están trabajando para ser competitivos. 

Sin perder tiempo y obligados por la urgencia, se convocó a una reunión extraordinaria de presidentes para el martes venidero. En principio serán 3 los puntos a tratar: la elaboración y firma de una nota de defensa para presentar en Federación por el cambio de región; la de evaluar y exponer lo realizado en 2018 en el plano local en general y la de tratar el pedido de afiliación de Sports Club. 

En el tema selecciones tuve la sensación que se había dado un paso adelante. Interpreté que el compromiso es mayor y firme y que, por fin, se tratarán de realizar procesos de trabajo largos. Se confirmó que Raúl Bianco será el coordinador general y no oficiara de entrenador, aunque será una fuente de apoyo y consulta permanentemente; también se nombró a Osvaldo Frapiccini como PF general. El martes se presentaron las propuestas de los cuerpos técnicos. En la rama masculina, en U13 se les ofrecerá el cargo a Darío Frapiccini y Juan López; en U15 a Federico Arias y Agustín de Iraeta. En U17 a Damian Beitia y Fabián Gondean; en U19 a Juan Soldini y Jorge Furque, mientras que en Mayores se les ofrecerá el cargo a Gabriel Colamarino y Javier Escur. En la rama femenina, en U13 y U15 los elegidos fueron Osvaldo Frapiccini y Juan López; en U17 y U19 Juan López y Federico Arias, y en Primera Federico Arias y Juan López. 

Otra valiosa iniciativa es la de involucrarse en el tema ficha de salud o salud propiamente dicha en los jugadores afiliados. La ATB se comprometió a trabajar en la promoción y prevención. Se quiere ir de la mano junto a los clubes en los controles; organizar charlas con profesionales en los clubes. El primer paso confirmado es la presencia que tendrá Mercedes Moreno en la próxima sesión de delegados, donde tratará de mostrar sintéticamente las exigencias y consecuencias cardiacas a la que se exponen los deportistas. 

Y en el tema competencia, la intención es mantenerse de la mano con los formatos que dieron resultados. 

En menores se busca repetir lo del 2018, aunque la segura ausencia de Centro Vasco podría cambiar alguna cuestión, más allá que Claromecó jugará con Premini, Mini y U15, mientras que en U13 lo hará de manera amistosa. Otro punto es ver qué pasa con Sports Club. 

Lo mismo sucedió en Primera, se busca fortalecer los formatos positivos, que convoquen a la gente, que mantengan vivo el interés, que las entidades refloten sus torneos emblemáticos. Ocho son los equipos confirmados con el regreso de Alumni; hay que ver si Monte Hermoso, que está con ganas, puede volver, y otra vez saber qué pasa con Sports Club. Las propuestas, que se resolverán en breve, nunca podrán dejar de lado el aspecto económico. Esto llevará a agudizar el ingenio, a acomodar los viajes para que los clubes sufran lo menos posible; aquí también habrá un trabajo profundo. 

En definitiva, cuando el reloj marcaba la medianoche y el día miércoles pedía paso tras las casi 4 horas de reunión, me retiré de la ATB con la tranquilidad de entender que el encuentro había sido positivo, que se seguirá trabajando para mejorar el básquet y que, entiendo es muy importante, los dirigentes (de la ATB y delegados) prometieron un trabajo en conjunto, dejando de lado muchas mezquindades individuales que en el pasado nunca fueron productivos.