116 años junto a cada tresarroyense

ST 12. 8°
Cielo cubierto

La Ciudad

Paloma Fersen

Una voluntaria de la fe

10|02|19 15:06 hs.

Paloma Fersen es una joven tresarroyense de 18 años que comenzará a cursar su segundo año de bioquímica en la ciudad de Bahía Blanca. Contó a LA VOZ DEL PUEBLO que como integrante de la iglesia evangélica Pueblo Nuevo tuvo la oportunidad de acceder a ocupar un lugar como voluntaria en el barco Logos Hope, que próximamente llegará a las costas bahienses. 


El gran navío de 132 metros de largo por 21 de ancho es conocido por trasladar a unas 400 personas a bordo, pero sobre todo por disponer de una gran biblioteca, que según Paloma, contiene todo tipo de literatura, incluida la cristiana. 

Por estos días se encuentra en la ciudad portuaria cumpliendo con las formalidades que la harán parte de una experiencia muy particular. La embarcación permanecerá entre el 21 y el 31 de marzo en el puerto de Ingeniero White, ubicado a 40 kilómetros de la ciudad cabecera.

“No es cristiana” 
"Es una liberaría con voluntarios de más de 40 países. Van llegando a cada puerto y buscan colaboradores para trabajar en esa posta en la que van a estar durante ese tiempo en el Logos Hope”, contó. Dijo además que así como será su caso, “los chicos que van en el barco son cristianos”. 

Pero aclaró que “no es una librería cristiana. Muchos piensan que sí. Pero el objetivo del barco llegando a cada puerto es llevar un mensaje para compartir conocimiento, ayuda y esperanza”. 

Dijo además que “al estar en puerto bajan y a bordo del barco hay médicos, de todo, todos hacen su trabajo pero también se acercan con el mensaje a las personas”. 


La joven tresarroyense será una de las voluntarias del Logos Hope. Cuenta que la embarcación y sus tripulantes llevan “un mensaje para compartir conocimiento, ayuda y esperanza”


Sobre este mismo aspecto remarcó que “trabajamos con los más jóvenes pero con las familias también. No vamos con la palabra cruda de Dios porque sabemos que el recibimiento no es fácil. Pero sí nos acercamos de apoco vamos llevando nuestro mensaje de salvación”.   

La oportunidad 
Su oportunidad llegó cuando desde la organización se contactaron con su iglesia “y dijeron que estaban buscando voluntarios”. 

Para esto, Paloma que viene desarrollando una tarea con su iglesia en un barrio carenciado de Bahía Blanca, estaba esperando su chance. Contó que en la amplia librería donde se puede encontrar cualquier obra clásica, y mucha literatura en general, también funciona una cafetería que es el lugar donde ella va a cumplir su función como voluntaria entre las 13 y las 16. 

Otros sitios para cumplir el voluntariado son la lavandería y la cocina. El ingreso al Logos Hope será de 50 pesos por persona, y “los precios de los libros son muy accesibles”. 

Asimismo como parte de los entretenimientos que tiene prevista la organización, se realizará “la noche internacional donde participan los voluntarios y también la gente que pase de visita. 

El navío 
“El barco consta de nueve pisos, y la librería y cafetería están en el cuarto que es el piso que la gente puede visitar. El resto son ocupados por quienes viven en la embarcación recorriendo el mundo, algo que Paloma –confiesa- tiene reservado como un deseo para una vez que concluya su carrera universitaria. 

Explicó en este sentido que “cada dos años el barco hace una renovación de personas entre quienes deseen participar, pero ya no son voluntarios, sino que pasan a formar parte de la tripulación por dos años, o menos tiempo si es que tienen obligaciones profesionales”. 

Contó que entre quienes toman voluntariados por tres meses suelen no regresar, y deciden permanecen en el Logos Hope, y que si bien su experiencia no recibe una paga, “el trabajo que uno hace es por amor y para conocer”. 

Las experiencias 
Confió también que la experiencia en el barco biblioteca que el próximo mes llegará a Bahía Blanca será a nivel personal muy positiva. “Estoy muy contenta, soy de socializar y cuando se me presentó esta oportunidad pensé que es una gran posibilidad por la experiencia en sí misma. Y me queda la puerta abierta para cuando termine de estudiar para irme al barco el tiempo que considere necesario”. 

Paloma también extendió la invitación a quienes deseen conocer la nave de extraordinarias dimensiones, que recorre el mundo por vía marítima. “No mucha veces se presenta este tipo de barcos -y librería- en este caso como en Bahía Blanca, y más aún con la gente que va a ir en su interior. No va a ser una librería más, y muchas personas van a salir del barco con algo más en la cabeza”, expresó al final.