Policiales

Los sorprenden mientras cenaban

Se llevan 400.000 pesos durante un violento asalto en Reta

13|02|19 09:11 hs.

Una familia de trabajadores tresarroyenses que se encuentra radicada en Reta hace varios años, sufrió un violento asalto en la noche del lunes, cuando tres sujetos armados y encapuchados los amenazaron y redujeron para sustraerle 400.000 pesos. 


El hecho ocurrió en la vivienda que la familia Laborde tiene en el mismo espacio donde funciona su panadería, Costa Del Sol, en calle 38, entre 29 y 31, donde en medio de la noche, un grupo de delincuentes irrumpió tras romper una ventana de vidrio y, en pocos segundos, reducir mediante amenazas a sus moradores. 

En ese momento, se encontraba en el lugar Sebastián Laborde junto a su esposa, su hija y una persona mayor, acerca de quien no trascendieron datos, pero sería la madre de uno de los integrantes del matrimonio. Tal como pudo saberse de manera extraoficial, los delincuentes habrían contado con información precisa acerca de la existencia de dinero en el lugar, ya que horas más tarde al hecho, estaba previsto el arribo de un proveedor, como así también el pago de los jornales de los empleados del lugar. 

Al mismo tiempo, en el pueblo es sabido que, en los días previos al atraco, se observaron movimientos sospechosos en los alrededores al inmueble, precisamente en actitudes semejantes a las de un robo en ausencia de moradores por parte de sujetos desconocidos, aunque finalmente no se habría perpetrado ningún delito.

Imagen 1 

Sin límites 
Entre las principales hipótesis, que circulan en la delegación tresarroyense, la certeza de la información habría sido decisiva en el accionar delictivo. Como si estuvieran completamente seguros acerca de la existencia de dinero en el inmueble, los ladrones rompieron el vidrio de una abertura y, lejos de preocuparse por la reacción de los moradores, coparon el lugar y los redujeron a todos. Actuaron armados y encapuchados. 

Además, durante el robo, los delincuentes habrían amenazado todo el tiempo a las víctimas para que no realicen la denuncia, ya que se mostraron dispuestos a volver y balear a los miembros de la familia si esa orden era desobedecida. 

Este, tal vez, haya sido el motivo por el que las víctimas optaron por no hacer la denuncia. De esta manera, las autoridades policiales conocieron la existencia del hecho a través de las redes sociales y debieron actuar de oficio. Algo que generó profundo malestar entre los investigadores, sobre todo, por las demoras que genera en el avance de un probable esclarecimiento. 

El hecho causó profunda indignación entre los vecinos de Reta, que ayer fueron testigos del arribo de los distintos jefes policiales de este distrito, para interiorizarse sobre los detalles del caso, aunque hasta el cierre de nuestra edición, no había novedades en torno a la identificación de los delincuentes. 

“Sin comentarios” 
Al ser consultado por LA VOZ DEL PUEBLO, Sebastián Laborde, el propietario del negocio robado, pidió no hacer declaraciones “por unos días”. De acuerdo a lo indicado por el damnificado, “me gustaría ver cómo evoluciona esto (en referencia a la investigación) y, tal vez, más adelante, haga alguna declaración”, dijo al excusarse ante este diario de manera cordial.