La Región

Claromecó

Envión y a la playa

13|02|19 18:54 hs.

A pesar de la mañana gris, un tanto fresca y con viento del sudoeste que se presentó ayer en Claromecó, algunos de los adolescentes que llegaron a la localidad proveniente de Benito Juárez no pararon de divertirse en las tibias aguas del balneario. Otros, en cambio, aprovecharon la amplia playa para jugar al fútbol, al tiempo que un tercer grupito del mismo contingente también se mostró más que feliz por estar en el principal destino turístico de Tres Arroyos. 


Al escenario descripto hay que sumarle a un equipo de profesionales que supervisó las actividades recreativas que los jóvenes desarrollaron en su primera jornada en Claromecó. 

Se trata de un contingente proveniente de Benito Juárez, precisamente del programa Envión de la mencionada ciudad. “Todos los años hacemos un viaje recreativo de verano y esta es la primera vez que venimos a Claromecó”, expresó a este diario Natalia Bedoya, coordinadora del programa Envión de Benito Juárez. 

Imagen 1

El grupo, contabilizando a los chicos y a los profesionales, está compuesto por unas 60 personas. El contingente llegó ayer a la mañana y partirá hoy a la tarde para su ciudad de origen. La estadía es en la Colonia de Vacaciones. “Siempre elegimos una localidad o ciudad balnearia cercana; y esta vez tocó Claromecó”, manifestó. “Los chicos, durante todo el año, van juntando dinero para solventar los gastos del viaje. El municipio aporta también con el transporte y la comida”, remarcó. 

En la sede de Benito Juárez, quienes asisten al programa Envión participan de diferentes talleres, tanto artísticos como recreativos y deportivos. “Se hacen actividades de reciclado, teatro, cocina, baile, cerámica y deportes. Eso se realiza durante todo el año. Además, el equipo técnico que trabaja en el programa hace un seguimiento escolar, de salud y con las familias”, indicó. 


Foto Carolina Mulder


Entre sus apreciaciones, Bedoya expresó que “hay chicos que asisten por voluntad propia, mientras que otros llegan derivados del Servicio de Niñez y Adolescencia o del contacto que tenemos con aquellas escuelas con las que trabajamos en red”. 

El programa Envión en Benito Juárez funciona desde 2010. Y desde entonces, y hasta la fecha, no ha parado de crecer. “El objetivo es generar inclusión social. La idea es estar presente y actuar cuando se vulneran los derechos de los chicos. Buscamos ofrecer propuestas recreativas, deportivas, educativas y laborales, siempre con el fin de acompañar el proceso de crecimiento de jóvenes de nuestra comunidad”, expresó Ernestina Cristeche, directora de Niñez y Adolescencia.


Foto Carolina Mulder


“Trabajo arduo” 
La referente se mostró satisfecha al ver que los objetivos trazados en el marco del programa Envión “se van cumpliendo”. En ese sentido, dijo que eso responde “a un trabajo arduo. Suele suceder que hay situaciones de frustración, pero es un desafío constante. Los objetivos generales se cumplen. Y por ahí, los específicos, los que se afrontan con cada chico, es lo que más cuesta”.

No obstante, dejó en claro que “somos muchos los profesionales que trabajamos en esto. En los últimos años hemos crecido mucho como equipo. Al programa le ponemos el corazón porque es nuestra vocación”.

Problemáticas 
En tanto, Bedoya se refirió a las problemáticas que más se repiten entre los jóvenes que asisten al programa Envión de Benito Juárez. “La deserción escolar es bastante preocupante. Afrontar ese asunto es el desafío que nos proponemos año tras año. El consumo de estupefacientes también nos preocupa mucho, al igual que la nocturnidad y las previas”. 

Además, manifestó: “La falta de un proyecto de vida es un tema sobre el cual trabajamos todos los días. Esa es la causa de muchos de los síntomas que tienen los chicos que acuden al Envión”. 


Foto Carolina Mulder


Sobre el rol de la familia, expresó: “Su presencia es fundamental. Hay familias ausentes que no acompañan este proceso, pero hay otras que sí lo hacen. Nosotros, en cada estrategia que implementamos, incluimos a la familia porque es una pata fundamental en el crecimiento de los chicos”. 

“A nivel individual integramos a la familia. Y este año tenemos proyectado convocarla para que sea parte de actividades grupales o en conjunto. La idea es que se involucren en el programa y los chicos vean el acompañamiento de las familias”, manifestó Bedoya.

Por su parte, Cristeche puso de relieve que quienes asisten al programa han experimentado positivas conductas. “Vemos cambios en los chicos, y para bien. Tienen un sentido de pertenencia muy fuerte con Envión”, señaló.