La Ciudad

#DenunciasDeVecinos

Denunciante denunciada

15|02|19 09:54 hs.

Por medio de un escrito que personalmente acercó a la redacción de LA VOZ DEL PUEBLO, la propietaria de la vivienda ubicada en 25 de Mayo al 900 sobre la que una vecina reclamó limpieza, le respondió con otra denuncia. “Tener una propiedad desocupada no es delito. Violar la propiedad privada sí lo es”, sostiene entre varias consideraciones y descripciones la mujer que también pidió –como su denunciante- quedar en el anonimato. 


Contó además que al margen de haberse hecho cargo de la limpieza que le correspondía como propietaria, apuntó que en el interior de su inmueble halló mucha suciedad generada adrede. A continuación publicamos textualmente la nota con la cual, además de efectuar su descargo, contraataca y acusa a la denunciante:


El antes



El después


El descargo 
“En forma anónima, tal como lo hiciera una vecina lindera a la vivienda, y luego de haber limpiado la propiedad denunciada, invito a las siguientes reflexiones: “¿Hay que naturalizar que los vecinos a una propiedad desocupada tiren en la misma latas de arvejas, paté, tomate que usan para elaborar su propia comida? “Somos adultos, señora. Nadie camina dos cuadras con una lata para descartar. Toda esa mugre viene de muy cerca. 

"¿Es normal tirarle al vecino los escobillones que ya no se usan, envases vacíos de líquido de frenos, filtro de un camión!!!, juguetes rotos, botellas de vidrio, botellas plásticas, etc.? “¿Es normal que una vecina que construyó planta alta en su propiedad contrate albañiles y pintores que violen la propiedad privada del vecino para revocar paredes y pintarlas; sin pedir autorización siquiera a través de la inmobiliaria cuyo cartel se exhibía? Tal violación a la propiedad privada fue observada por testigos y corroborada por propietarios de la vivienda. 

“Tener una propiedad desocupada no es delito. Violar la propiedad privada sí lo es”. 


La propietaria de la casa mostró restos de escombros y de la suciedad generada en el interior del patio


A la denunciante
“Señora denunciante: La invito a retirar todos los escombros, producto de su construcción, que son suyos, y quedaron adentro de la propiedad denunciada. Le cuento que hasta el rodillo y el envase que dio color a su pared ya he juntado. 



“Le recuerdo que su calle cuenta con servicio de recolección de residuos, para que su propia basura la coloque en bolsas de consorcio y las deje en su basurín, tampoco en la vereda de la casa denunciada, porque si perros la rompen usted acudirá nuevamente al diario a denunciar mugre". 



“Los escombros dentro de la propiedad denunciada tienen el sello de la casa lindera: restos de pisos modernos, de paredes justo con el color de pintura de esa vivienda. Escombros con evidencia perfecta de su propiedad, que tan prolijita se observa desde la calle". 

“Y cierro con una reflexión bíblica: Vemos la paja en el ojo ajeno pero no la viga en nuestro propio ojo”.