La Región

Alta dosis de tensión

Un niño fue rescatado tras quedar encerrado en una camioneta

19|02|19 08:37 hs.

Una situación de alta dosis de tensión y con momentos de desesperación se vivió ayer en arenas de Dunamar cuando un pequeño de dos años quedó encerrado en una camioneta. 


Finalmente, y gracias a la ayuda de los guardavidas, el hecho no pasó a mayores y el pequeño pudo ser rescatado del vehículo. Bajo un sofocante calor, el hecho se registró en arenas de la Bajada de los Pescadores. 

Fue ayer al mediodía, cuando los ocupantes del rodado -una familia oriunda de Pilar que veranea desde hace 20 años en Claromecó- ya habían descendido de la camioneta para bajar los elementos de playa y disfrutar de una jornada junto al mar. 

En ese momento, el pequeño de dos años, de nombre Antonio, quedó dentro de la camioneta y, sin intención, apretó el llavero del rodado, acción que generó que se hayan activado las trabas de seguridad de las cuatro puertas del rodado. Todo ocurrió en fracción de segundos. 

Al ver la situación, los padres del niño, nerviosos por la situación, solicitaron ayuda a los guardavidas para rescatar al niño. De diversas maneras, los servidores intentaron abrir las puertas del rodado, aunque sin éxito. Y cuando ya estaban decididos de romper los cristales, y después de unos quince minutos enfocados en solucionar el problema presentado, pudieron alzar el llavero con un alambre y lograr abrir una de las puertas.

 Posteriormente, y en forma inmediata, los guardavidas hidrataron al pequeño, quien, rápidamente, fue trasladado por sus padres hasta el Hospitalito, donde siguió siendo asistido.